Tecnología

El ‘Curiosity’ peruano

Alumnos de la UNI vienen desarrollando un novedoso satélite inspirado en la misión espacial que explora Marte. Sus proyectos ponen al Perú en el camino del desarrollo tecnológico aeroespacial.

Edgar Gamboa

Domingo, 8 de Octubre del 2017

Un vehículo no tripulado, capaz de ser enrrollado hasta alcanzar el diámetro de una lata de gaseosa, es el proyecto más importante de un grupo de estudiantes de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). 'CanSat Rover Comeback', lleva por nombre este dispositivo inspirado en la misión espacial 'Curiosity' que la NASA desarrolló para explorar Marte.

Pero el CanSat Rover no ha sido enviado al espacio aún, ni se tiene previsto que vaya a ser usado para explorar otros planetas. Su utilidad, por ahora, se centra en el desarrollo y perfeccionamiento de nuevas tecnologías en el campo de la ingeniería aeroespacial.

PUEDES VER La NASA planea enviar nuevamente astronautas a la Luna y explorar Marte

Su mayor logro, no obstante, ha sido llevar al Perú a un terreno poco explorado: un merecido segundo puesto en el concurso universitario C'Space, en Francia, donde nuestros estudiantes sólo fueron superados por la delegación de Japón.

–Esta es la segunda vez que participamos en Francia, la primera vez fue el año pasado, pero ahora logramos el segundo lugar y eso nos motiva– comenta Iván Rodríguez (26), estudiante de ingeniería mecánica eléctrica.

–Ahora estamos trabajando en optimizar nuestros proyectos, en mejorarlos para poder ganar el próximo año– agrega Willimas Solís (24), alumno de ingeniería mecánica.

Ambos, son parte del laboratorio Smart Machines, del Centro de Tecnologías de Información y Comunicaciones (CTIC-UNI), el equipo que nos representó en julio último en Francia y que hace unas semanas también participó en otra competencia en Nevada, Estados Unidos.

Pequeño explorador

El diseño del CanSat Rover no es casual. Su capacidad de enrrollarse se debe a que viaja introducido en un cohete (la tecnología CanSat hace referencia a un satélite en forma de lata), el cual habrá de fragmentarse en el aire. Una vez libre, el Rover (por sus ruedas flexibles) desciende en un paracaídas y ya en la superficie comienza su trabajo.

Según sus creadores, su misión es explorar el lugar adonde es enviado. Para ello cuenta con una cámara y sensores que miden temperatura, presión atmosférica, niveles de contaminación, etc. Toda esta información es almacenada en su memoria y puede ser aprovechada gracias a otra de sus funciones principales: volver al lugar del lanzamiento.

–Nuestra idea es poder perfeccionar el CanSat Rover para que sea usado en misiones de exploración y rescate de personas, en zonas donde hayan ocurrido desastres naturales– apunta Tom Bozonnet, ingeniero aeroespacial francés, que se sumó hace dos meses al equipo Smart Machines.

La presencia de Bozonnet, se debe básicamente a que el Perú, en los últimos años, ha mostrado un gran progreso en el desarrollo de satélites CanSat y otras tecnologías aeroespaciales, sin embargo, aún depende de países como Francia o Japón para el desarrollo de cohetes. Bozonnet pretende compartir sus conocimientos en ese campo con nuestros estudiantes.

–Hay varios proyectos en desarrollo, como el 'drone submarino' que puede estudiar el comportamiento de cardúmenes de peces en los oceanos, o el cohete que produce lluvia y puede ser útil durante el Fenómeno del Niño– comenta el ingeniero Alonso Tenorio, director del CTIC-UNI.

Varios de estos proyectos, que ponen al Perú a la vanguardia del desarrollo tecnológico en la región, serán expuestos en la I Expoferia de Innovación Tecnológica, 'Innovando al Futuro', que se realizará del 10 al 12 de octubre en el Centro de Convenciones de Lima.

El CanSat Rover viaja introducido en un cohete, desciende en un paracaídas y ya en la superficie inicia su trabajo: explorar.

Te puede interesar

Nuestras portadas