La selva quiere ser escuchada

Voces activistas. Jóvenes artistas inauguran “Pacha, una sola tierra”, curada por Joicy Bartra, que busca generar conciencia en los espectadores sobre los problemas de la selva en el laboratorio creativo Sacharq, en Barranco.

14 Nov 2017 | 6:00 h

Entre el 2016 y 2017 hubo más de quince derrames de petróleo, de los cuales seis ocurrieron solo este año. Millones de especies en peligro de extinción son vendidas en los mercados y se deforestan árboles a diario, pero no se siembra ni uno solo; sin embargo, nadie ha hecho nada.

Nuestra selva está abandonada, y ante la gravedad e invisibilidad del problema, un grupo de jóvenes artistas se han reunido para generar conciencia en la gente a través de su muestra titulada “Pacha, una sola madre” que se inaugura hoy en Sacharq, laboratorio creativo.

PUEDES VER Aparecen pintas subversivas en la selva de Puno

Claudia María Calderón, Alicia Carballo, Patricio Chávez, Claudia Negrón, Martín Schor y Macarena Marius, bajo la curaduría de Joicy Bartra, han intentado levantar su voz de protesta contra los atentados hacia la tierra desde sus diferentes disciplinas.

“Son jóvenes artistas testigos de su época. Por eso, desde su trabajo han generado una pequeña voz que habla desde el silencio de las otras personas. Hemos estado tan callados ante el abuso de la selva, nos hemos vuelto tan duros ante sus gritos que no sentimos nada. Dejamos que la lastimen, pero la pacha ya está reclamando”, señala la curadora de la muestra.

En cada fotografía, cuadro topográfico, escultura y máscara expuesta, el espectador confronta con la realidad más álgida de nuestra selva, abandonada por el Estado y lo que es peor, por sus propios pobladores. “Lo que hace el Estado es insuficiente porque los grandes capitales manejan la selva. Pero lo malo es que los pobladores hacen como si no notaran el problema porque probablemente se benefician de alguna manera”, continúa.

Por su parte, Alicia Carballo, quien dirige junto a Patricio Chávez, Sacharq, cree que “el problema está muy asolapado, nadie lo habla. El hecho de que la gente vea normal que pasen mujeres encadenadas producto de la trata de personas por las rutas ilegales, donde también pasa la droga y el petróleo, quiere decir que hay un problema interno como sociedad que todavía hay que solucionar”.

Pero, si en la Selva la gente no ve lo que está frente a ellos, en Lima la situación no es muy distinta.

“En la capital la gente es muy ajena a este tema. Por eso hemos tratado de impactar visualmente con imágenes fuertes que van a estar reforzadas con un video, que si bien es artístico, también busca generar una serie de emociones contradictorias. La selva es muy bonita, pero también es un lugar donde se derrama petróleo y se contamina el ambiente”, interviene Chávez.

En ese sentido, “la muestra es una forma de activismo a través del arte, pero nuestro papel va más allá. Queremos vender las obras para brindar una ayuda económica, social y psicológica más directa a la población de la zona”, concluye Carvallo. 

El dato

“Pacha, una sola madre”, organizado por el laboratorio creativo Sacharq, se inaugura hoy, 7 p.m., en la Bajada Oroya 113, Barranco. Ingreso libre. Visitas guiadas el jueves 16 y sábado 18 de noviembre.

Te puede interesar