Norman Ohler: "Hitler usaba Eukodal (droga) para aumentar su confianza"

Entrevista. Norman Ohler. Periodista y novelista alemán. Autor de la obra de no-ficción El gran delirio: Hitler, drogas y el III Reich.

9 Nov 2017 | 6:00 h

Elmer Mamani

Los laboratorios Temmler fueron por muchos años la principal cocina de la droga para el  III Reich (régimen nazi de Alemania 1933-1945). Ahora solo es un recuerdo en ruinas. Norman Ohler, periodista y novelista alemán, visitó sus ambientes vacíos con moho y fango en el barrio de Adlershof. Estas instalaciones ya no tienen el esplendor de los años 30, en que prensaba millones de comprimidos de Pervitin para la población y soldados nazis. Esta metanfetamina "es un estimulante que quita el sueño, el hambre y que aumenta el rendimiento, pero es destrucctiva y crea adicción a pasos acelerados", describe Norman Olher en su libro El gran delirio: Hitler, drogas y el III Reich.

 ¿Cómo se enteró que Adolfo Hitler y algunos soldados del ejército nazi consumían drogas?

Un amigo me lo contó. Encontró Pervitin original de la Alemania nazi en una vieja casa en Berlín.

 ¿De qué manera abordó la investigación para elaborar su libro El gran delirio: Hitler, drogas y el III Reich

Fue como un juego de detectives. La carrera de Hitler en el mundo de las drogas se convirtió en un descubrimiento absolutamente desquiciante.

 ¿Por qué Hitler consumía drogas? ¿Había algún tipo de creencia o convicción para hacerlo?

Hitler pensaba que se trataba de medicina que le permitía seguir funcionando. Él creía firmemente en la posibilidad de recuperarse instantáneamente de algunos males.

¿Qué tipo de drogas y en qué circunstancias las consumía Hitler? ¿Estos estupefacientes también los consumían sus principales generales?

Hitler usaba Eukodal, un opiáceo que tiene el efecto de causar euforia y lo hacía para aumentar su confianza en sí mismo. Algunos de sus generales también usaban Eukodal. Otros usaban Pervitin.

***

El Eukodal- dijo Ohler- es el primo de la heroína en fármaco, pero "la euforia que produce es más potente". El genocida Hitler se lo inyectaba. Incluso postula que estaba drogado mientras hablaba con Benito Mussolini (el dictador italiano) para que apoye a Alemania en la guerra. El gran delirio le costó 5 años de investigación a Ohler. El libro también revela que la fiebre por las metanfetaminas caló en mujeres. Las embarazadas y hasta las menopáusicas abusaban de ellas. "Engullían pastillas como si fueran bombones". El Pervitin fue de un éxito colosal para convertirse en una droga popular.

 ¿Se podría decir que la Segunda Guerra Mundial la condujeron no solo genocidas, sino también drogadictos?

Su consumo de drogas no los exculpa de los crímenes que cometieron, no solo los planearon (crímenes) sobrios, sino con la mayor sangre fría.

 Hace algunos años neonazis mataron a diez personas de tiros a la cabeza en Alemania. ¿En pleno siglo XXI, cómo se puede explicar que aún existan este tipo de fanáticos?

Es miedo al otro, al que es diferente.

 Desde hace varios años se cree que la tercera guerra mundial puede desatarse. Ahora con las amenazas de Corea del Norte a Estados Unidos de lanzarle sus bombas nucleares, ¿usted qué cree?

Claro que es posible. Es por eso mismo que debemos eliminar todas las armas nucleares que hay en el planeta.

 ¿Qué opina de las drogas para el proceso de creación? Muchos escritores y artistas las usaban y en algunas ocasiones les dieron "buenos resultados". 

Algunas drogas, usadas sabiamente, pueden resultar altamente beneficiosas.

¿Cree en la legalización de las drogas para evitar el narcotráfico y otros delitos a su alrededor? 

La guerra contra las drogas que conduce Estados Unidos debe ser detenida inmediatamente. Tengo la esperanza de que el gobierno alemán legalice la marihuana.

Aparte de novelista, eres cineasta. ¿Influye el cine en tu literatura? 

Me siento muy influenciado por David Lynch. ❧

Te puede interesar