Demasiados héroes

Restrepo
Laura Restrepo. Demasiados héroes (Alfaguara, 2009)

La escritora colombiana Laura Restrepo (Bogotá, 1950) se inició en la literatura algo tardíamente –con la novela histórica La isla de la pasión (1989)–, pero su obra ha alcanzado un rápido reconocimiento internacional, especialmente con las novelas Dulce compañía (1995), La novia oscura (1999) y Delirio, Premio Alfaguara de Novela 2004. Tras cinco años de silencio, y de recibir en su país el Premio Nacional de Literatura 2007, Restrepo vuelve a la novela con Demasiados héroes (Alfaguara, 2009), una nueva versión de un tema clásico de la narrativa latinoamericana: el joven que busca al padre que lo abandonó.

El joven es Mateo Iribarren, un adolescente colombiano que viaja a Argentina acompañado de su madre (Lorenza), para conocer a Ramón, su padre. Casi todo el relato está constituido por los diálogos entre Lorenza y Mateo, en los que ella va contando la historia de su relación con Ramón. La pareja se conoció en Argentina, cuando ambos eran activistas políticos clandestinos y radicales opositores de la dictadura militar de los años 70. Paralelamente, Lorenza también cuenta “el episodio oscuro”, el triste suceso que ocasionó la ruptura de la pareja y el alejamiento definitivo de Ramón.

La autora usa los diálogos madre-hijo para establecer un contraste entre su propia generación, con tanta conciencia social y compromiso político (Restrepo formó parte de la comisión que negoció la paz con el movimiento guerrillero M-19) y la de los jóvenes de hoy: la de la cultura light, posmodernidad, Internet, liberalismo, video juegos, etc. Pero esta oposición no resulta muy consistente, principalmente porque las intervenciones de Mateo, más que las de un adolescente (dice ser “una cabeza” más alto que su padre), parecen las de un niño de ocho años. Lo infantil de esos diálogos (buena parte de la novela) termina afectando toda la narración: acciones, descripciones, reflexiones, desarrollo de los temas.

A pesar de eso, hay en la novela páginas interesantes y valiosas (como aquellas en que se describen los crímenes de la dictadura argentina) y una tensión narrativa siempre in crescendo. Restrepo demuestra una vez más su oficio literario y dominio de las técnicas narrativas: su prosa fluye clara y precisa, y los episodios de los tres relatos paralelos están dosificados con verdadero acierto. Con esos elementos Demasiados héroes resulta una lectura agradable y muy entretenida; un libro que seguramente se convertirá en un best seller en todo el mundo de habla hispana.

Enlaces relacionados
Sobre Demasiados héroes: Luis Fernado Afanador, Juan David Correa, Patricia Lara,
Entrevistas: caracoltv.com, Europa Press, Raúl Kollmann, lapatria.com, Daniel Ramírez, Susana Reinoso, Sergio Villamizar.