Buscarían evitar que el CNM pueda suspender a Ramos y a Peláez

Decisiones. Hasta cuatro consejeros podrían verse impedidos de intervenir en investigaciones a fiscales supremos, y el Consejo, de siete miembros, no podría tomar decisiones por falta de quórum. Sospechosa actuación de Paz de la Barra.

César Romero C.

El Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) se enfrenta a una difícil situación tras el pedido del consejero Vladimir Paz de la Barra de suspender al fiscal de la Nación, Carlos Ramos Heredia, y a su antecesor en el cargo José Antonio Peláez Bardales por presunto encubrimiento de las actividades del detenido presidente regional César Álvarez en el caso "La Centralita".

Si bien un grupo de consejeros podría estar a favor de apoyar esa decisión, esto no es lo que corresponde en este momento, y pues una decisión de esta naturaleza, lejos de mejorar la administración de justicia, generaría una situación de caos e inestabilidad en el Ministerio Público y la Fiscalía de la Nación.
Algunos consejeros consideran que el pedido de Vladimir Paz de la Barra es una trampa legal, un regalo envenenado y prematuro que va a ser rechazado.

La desconfianza nace, en principio, del hecho de que el estudio de abogados Paz de la Barra, que hoy dirige su hijo Álvaro, defendió a César Álvarez y lo seguiría defendiendo, y del enredo que genera su pedido.

Limpieza

Precisamente, este último viernes el pleno del CNM, que integran Pablo Talavera (presidente), Luis Maezono (vicepresidente), Gonzalo García Núñez, Luz Marina Guzmán, Gastón Soto Vallenas, Máximo Herrera Bonilla y Vladimir Paz de la Barra le dijeron a este último, que debía inhibirse de intervenir en los casos de Ramos y Peláez para darle transparencia al proceso, dada la defensa que su hijo hizo a favor de Álvarez.

Paz de la Barra no estuvo de acuerdo y al término de esa reunión presentó al presidente del CNM un pedido para que en un próximo pleno, el jueves, se proceda a la suspensión inmediata de Ramos y de Peláez.

En esa reunión también se habló de otras inhibiciones que terminarían por neutralizar a todo el Consejo.
Esta es la segunda vez que Paz de la Barra hace este pedido. La primera vez fue en julio y fue rechazado de plano, teniéndolo por no presentado, pues no es el momento apropiado para tomar esa decisión, ya que aun falta concluir la investigación preliminar.

Ramos y Peláez están sometidos a una investigación preliminar en la Comisión de Procesos Disciplinarios, un proceso en el que se deben reunir los elementos y pruebas necesarios que permitan al Consejo decidir y justificar el inicio de un proceso disciplinario de destitución.

Será recién, luego de que el pleno decida el inicio del proceso disciplinario, que corresponderá debatir y decidir si, además, debe suspenderse a los funcionarios comprendidos en la investigación. 

La suspensión debe estar basada en pruebas e indicios, y no en el número de investigaciones. Además, es un acto que debe notificarse a los afectados para que estos puedan ejercer su defensa. 

Tomar una decisión apresurada, de cara a las tribunas o los medios de comunicación, como supuestamente pretendería Paz de la Barra, según varios consejeros, afectaría el debido proceso y los afectados pueden recurrir a la jurisdicción constitucional, para anular la sanción que les imponga el CNM.

Como se recordará, hace unos meses el CNM se vio enfrentado al Tribunal Constitucional por deficiencias al fundamentar el no nombramiento de dos postulantes a fiscales supremos, caso en el que también Paz de la Barra tuvo un papel protagónico. En un principio votó a favor de un candidato y luego se le opuso tenazmente.

Así, el CNM podría esta semana suspender a Ramos y este ser repuesto por un juez constitucional, con lo cual un nuevo Fiscal de la Nación no tendría estabilidad para hacer cambios en el Ministerio Público.

Dudas 

El otro hecho que hace dudar a los consejeros de la transparencia del pedido de Paz de la Barra es que gracias a una denuncia suya Ramos reabrió una absurda investigación al consejero Gonzalo García por ratificar hace un par de años a un juez que tenía una condena suspendida.

Ese caso había sido archivado por el anterior fiscal de la Nación José Peláez en enero de este año. Pero Paz de la Barra pidió reconsideración y Ramos se la concedió. Una denuncia que, de prosperar, no solo afectaría a García, sino a todo el CNM, pues una ratificación no se decide por un solo voto.

Luego de reabrir la investigación fiscal, Ramos utilizó ese caso como excusa para pedir que Gonzalo deje la Comisión Disciplinaria, pues se había suscitado, dijo, un conflicto entre ambos. 

Para entender mejor esto, debemos precisar que García no es solo un voto menos, a favor o en contra, en el pleno CNM. Él junto a Herrera Bonilla y Gastón Soto integra la Comisión de Procesos Disciplinarios que se encarga de investigar a Ramos.

Corresponde a dicha Comisión reunir los elementos de convicción que permitan al pleno del CNM decidir abrir un proceso disciplinario y proponer, de ser necesario, la suspensión en el cargo.

Dentro de la Comisión, Herrera, como representante del Ministerio Público, se inhibió de investigar a Ramos y Peláez, por lo que si procede la tacha presentada contra García solo quedaría Soto para investigar.

Así, el CNM tendría que reconformar dicha Comisión, lo que retrasaría cualquier decisión, no solo en estos casos, sino en todo los temas pendientes de resolver.

Vistas las cosas de esta manera, resulta que el mismo consejero que hoy pide suspender a Ramos y Peláez ayer propició que se tache a García y que se paralice la Comisión de Procesos Disciplinarios, que debe reunir los elementos o pruebas que justifiquen sancionar a ambos fiscales supremos, es decir, bloquea su mismo pedido.

¿Quién reemplazaría a Herrera y García en la Comisión? Los primeros que serían convocados para integrar la susodicha Comisión son Paz de la Barra y Guzmán. 

Pero Paz debería inhibirse por la defensa que su estudio de abogados hace de Álvarez y, también ahora, por pedir la suspensión de Ramos y Peláez, ya que de esta manera adelantó opinión en contra de los investigados por la Comisión.

Guzmán también podría ser tachada. Para la mitad de Chimbote, ella también fue víctima de Álvarez, mientras que para otros, recibió apoyo de dicho personaje. Por lo que, en determinado momento, tengan o no la razón, unos u otros le pedirán que se aparte del caso. 

Inmovilidad

Con lo cual, podría llegar el momento en que solo tres consejeros: Talavera, Gastón y Maezono estarían aptos para integrar la Comisión, pero ya no podrían decidir en el Pleno por falta de quórum. Esto ha sucedido antes y ha generado el actual embalse de 68 investigaciones preliminares pendientes que se había decidido resolver en estos días.

Así, la única salida posible parecería ser que se rechace o se retiren todos los obstáculos que impidan a la Comisión de Procesos Disciplinarios tomar decisiones dentro del respeto al debido proceso. Un linchamiento o una defensa obstruccionista solo favorecería la corrupción.

 

El futuro incierto de los fiscales 

 

El CNM solo evalúa la conducta jurisdiccional de los magistrados supremos. En caso de encontrar indicios o hechos que supongan la comisión de un delito, debe solicitar el antejuicio al Congreso de la República e informar al Ministerio Público para la investigación respectiva.

Ramos Heredia es investigado preliminarmente por el Consejo por pedir sancionar al fiscal Luis Checa por investigar a Álvarez, no sancionar a la fiscal que archivó el caso Sánchez Paredes, por recibir en su despacho a Rodolfo Orellana y por sancionar benignamente al fiscal Farro Murillo.

José Peláez afronta investigaciones por cambiar hasta a 12 fiscales en el caso "La Centralita", negar asistencia a Estados Unidos en el caso Sánchez Paredes, no sancionar a Farro Murillo y por tener de asesor a un socio de Rodolfo Orellana.

Síguenos en Facebook