Verificador LR

De acuerdo con un texto difundido en redes sociales, Rusia habría descubierto, luego de realizar una autopsia, que la COVID-19 “no existe como un virus” y que la gente fallecía debido a la “radiación electromagnética 5G”.

La publicación también asegura que la enfermedad es causada por una bacteria o que se trataría de una “trombosis”. Tales afirmaciones son falsas. Rusia no ha determinado que la COVID-19 no provenga de un virus. La publicación reproduce bulos desmentidos anteriormente por Verificador.

La publicación viral presenta afirmaciones falsas. Foto: captura en Facebook

La publicación viral realiza una serie de afirmaciones sobre la pandemia de COVID-19 a partir de unos presuntos descubrimientos por parte de Rusia. Anuncia que dicho país realizó una autopsia post mortem contra las supuestas órdenes de la OMS (1).

Sus conclusiones principales fueron que la enfermedad “no existe como un virus” (2), que la gente muere por una “radiación electromagnética 5G mejorada” (3), que la enfermedad es una trombosis ocasionada por una bacteria y se cura con aspirina (4).

Rusia no descubrió que la COVID-19 “no existe como un virus”

Verificador de La República realizó una búsqueda por palabras clave y no encontró registros fiables de los descubrimientos atribuidos a Rusia, pese a la supuesta magnitud de los mismos. Por el contrario, la página web del Ministerio de Salud del mencionado país se refiere al SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19, como un virus y no como una bacteria.

De hecho, la información sobre la realización de autopsias, la versión de que la COVID-19 “es una trombosis”, de la bacteria en lugar de un virus y el tratamiento con aspirinas ha circulado anteriormente, pero asociada a médicos italianos.

Este medio lo revisó en dos ocasiones diferentes (1 y 2). En primer lugar, se concluyó que la trombosis podía ser una manifestación del nuevo coronavirus, al igual que la neumonía. Sin embargo, estas expresiones del virus no son excluyentes, por lo que no es cierto que la COVID-19 sea “solo” una trombosis.

De igual modo, es falsa la versión del supuesto origen bacteriano. El viral anterior, que atribuyó el descubrimiento a científicos italianos, no contaba con un sustento que lo respalde. Además, un informe sobre autopsias realizadas en Italia, publicado en la revista British Medical Journal, detalló que el causante de la COVID-19 es el virus SARS-CoV-2.

Sobre el uso de aspirinas a modo de tratamiento, la OMS señala que “ningún medicamento ha demostrado prevenir o curar” la COVID-19, y recomienda no automedicarse. A su vez, la Consejería de Salud de Murcia, España, recogió tres estudios sobre el uso de aspirina, y señaló que la información disponible es aún muy limitada para establecer la efectividad de este fármaco.

Las autopsias de pacientes con coronavirus no están prohibidas

Por otra parte, es falso que la Organización Mundial de la Salud haya prohibido las autopsias, como alega el post. En su lugar, la entidad sanitaria publicó un documento con recomendaciones para el manejo de cadáveres en el contexto del nuevo coronavirus (COVID-19).

Allí resalta que las autopsias de pacientes con COVID-19 merecen especial precaución, ya que existen probabilidades de que los órganos contengan el virus vivo.

Finalmente, Verificador también ha desmentido los rumores que alegan que las antenas 5G enferman a las personas o causan hipoxia.

Conclusión

La publicación que afirma que Rusia descubrió mediante autopsias que la COVID-19 “no existe como un virus” es falsa. Esta afirmación no cuenta con sustento y, además, recoge diversos bulos sobre la pandemia anteriormente desmentidos por Verificador. Por lo tanto, calificamos esta publicación como falsa.

*En caso desees saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.