22 May 2020 | 22:09 h

Esta semana un usuario envió al WhasApp de Verificador de La República un video titulado “Una médica alemana destapa toda la verdad” sobre el coronavirus. La descripción de YouTube indicaba de que se trataba de una doctora que deseaba “una nueva normalidad”; es decir, una opinión. Sin embargo, ella afirmó cosas que cabría aclarar.

Estableció que estaba (1) condicionada por guías médicas, lo cual es falso, ya que estas contienen recomendaciones que no son obligatorias. También dijo que (2) “solo una vacuna devolvería los derechos básicos” en Alemania, lo cual no es cierto, pues el país ha estado relajando las medidas de confinamiento. Por último, precisó que el (3) Gobierno alemán estaba apoyando con millones de euros para el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus, lo cual es verdad.

PUEDES VER Es falso que Washington Post confirmó que paciente cero de COVID-19 trabajaba en laboratorio de Wuhan

Katrin Korb dio su discurso el 9 de mayo del 2020 en una manifestación convocada en Oldenburg, Alemania, de acuerdo al video de News HQ, publicado al día siguiente, que encontramos a través de una búsqueda de imágenes en Google.

Médica estuvo presente en una concentración contra las medidas impuestas por el coronavirus.

El mismo canal publicó el 9 de mayo un fragmento del discurso de la “doctora alemana”. Dicho medio indicó que su intervención tuvo lugar en una “manifestación por los derechos fundamentales y la dignidad humana”, en la plaza del Palacio de Oldenburg, en Baja Sajonia. Esta fue una de las tantas protestas contra el confinamiento en Alemania, medida impuesta debido a la expansión del coronavirus.

No encontramos mucha información sobre la alemana Katrin Korb, con excepción de tres páginas (Sanego, Weisse Liste y Jamego) que describían que estaba especializada en Medicina general y en Homeopatía (opción terapéutica alternativa). Sin embargo, no pudimos comprobar ese dato de manera independiente.

1. Las guías no son obligatorias

Ella afirmó que tanto médicos como pacientes estaban sometidos a un sistema de salud favorable a la industria farmacéutica, sin adjuntar prueba alguna. Además, aseguró que, en su calidad de doctora, había pautas "en contra de su convicción” que debía seguir y citó como ejemplo una “guía europea para enfermedades del corazón”.

Encontramos dos documentos de la European Society of Cardiology que podrían estar relacionados: Directrices de 2019 sobre diabetes, prediabetes y enfermedades cardiovasculares desarrolladas en colaboración con el EASD y la Guía de la Sociedad Europea de Cardiología para el manejo del COVID-19. Ninguno de ellos “obliga” a los profesionales de salud a adoptar una medida.

En su preámbulo, el primero menciona que las recomendaciones “deberían facilitar la toma de decisiones”, pero estas recaerían en los médicos responsables en consulta con los pacientes. Similar declaración contiene el segundo documento.

Por su parte, el portal de verificación Mimicama señaló que Katrin Korb “no proporcionaba ninguna prueba" de esa afirmación. En el artículo se aseveró la existencia del Programa de Pautas de Atención Nacional, que contiene recomendaciones dirigidas a los profesionales de la salud de Alemania. “Las pautas en la página 39 (...) abogan por la atención focalizada en el paciente, que se centra en los valores, deseos y necesidades de los pacientes”.

“No se puede establecer hasta qué punto las compañías farmacéuticas apoyan estas asociaciones y si esto influye en ellas”, aclaró Mimicama.

2. Los “derechos básicos” en Alemania no están condicionados por una vacuna

“El párrafo 2 de la Constitución (de Alemania) no especifica: 'Derecho a la salud, sino derecho a la integridad física. Esa es una gran diferencia. ¡Entonces no hay derecho a la salud! Estar enfermo es parte de nuestra vida humana”, ponderó la mujer.

El artículo 2 de la Ley Fundamental de la República Federal de Alemania defiende el derecho a la vida. Además, el libre desarrollo “siempre que no viole los derechos de otros”.

Artículo 2 de la Constitución alemana.

Sin embargo, la cuarentena en Alemania es ahora menos estricta que en otros países, cuando todavía no se ha creado ninguna vacuna contra el coronavirus. Las familias podrán reunirse y las personas con discapacidad o adultos mayores podrán recibir visitas, de acuerdo a la BBC. Por lo tanto, es falso que los derechos dependan de la existencia de un tratamiento inmunológico.

3. Alemania sí prometió apoyo económico para vacuna contra COVID-19

Por iniciativa de la Comisión Europea, Gobiernos, organizaciones no gubernamentales y civiles donaron unos 7.400 millones de euros para investigaciones a fin de conseguir una vacuna contra la COVID. Ángela Merkel, “la mandataria alemana, prometió 525 millones de euros", según DW. Eso sí es cierto.

Conclusión

Debido a que se trata de una opinión, hemos evitado calificar las reflexiones de la mujer identificada como una doctora alemana. Sin embargo, hemos encontrado dos afirmaciones falsas y una cierta, por lo que consideramos que su discurso es erróneo o inexacto. Por otro lado, cabe señalar que ella critica una vacuna contra la COVID-19 (que todavía no existe) sin ningún argumento científico.