José Ugaz: Así somos... comemos ceviche y somos corruptos

La Republica

Todo normal. Cuando se aborda la corrupción en el Perú, las balas se disparan contra las autoridades. José Ugaz Sánchez Moreno también atribuye una enorme responsabilidad a la ciudadanía, que no sabe elegir. Por eso, le sorprendió la elección del gobernador de Arequipa.

En los noventa, José Ugaz fue designado procurador ad hoc para investigar la corrupción del gobierno de Fujimori. Cuando se le pregunta sobre las diferencias entre los casos delictivos de ahora y los de esa época, él encuentra diferencias sustanciales.

Durante el fujimorismo, la corrupción era centralizada y piramidal. La lideraba el jefe de Estado, el de las Fuerzas Armadas, así como el asesor presidencial Vladimiro Montesinos. Esa organización había capturado al Estado, lo controlaba desde el Servicio de Inteligencia Nacional (SIN). Desde ahí se digitaba a los órganos del Gobierno con proyección a los empresarios.

PUEDES VER: José Ugaz: “La corrupción ha permeado a la ciudadanía”

No hubo ninguna institución del Estado peruano que no estuviera bajo el control del SIN. En cambio, el exprocurador sostiene que la corrupción de ahora es desordenada con grupos orbitando en esferas de impacto limitado. Se corrompen los gobiernos regionales, Rodolfo Orellana y el tráfico de tierras, también los jueces. "Es curioso, pero una investigación a sicarios y narcos termina en la Corte Suprema y el Congreso", dice. Adicionalmente, está el caso Lava Jato, los sobornos de Odebrecht que impactaron en doce países. Aquí hay redes que se tejen, interactúan funcionarios estatales, políticos y élites empresariales con delincuentes del crimen organizado.

Lo lamentable aquí es la corrupción de los jueces, cuya misión es impartir justicia. Es como descubrir que el árbitro de un partido de fútbol está comprado, le comentamos. Para Ugaz, esto no es nuevo. Se hizo visible con los CNM audios, pero recuerda que hace años un vocal supremo se corrompió por una bolsa de chifles y una botella de vodka. También renunció el fiscal de la Nación Carlos Heredia por sus vinculaciones con Orellana. "Hoy tenemos un fiscal de la Nación claramente cuestionado por su relación con esas redes criminales. No hay duda, los magistrados corrompidos han tomado el sistema arrinconando a los sanos".

Ugaz afirma que eso se apreció en la última elección del presidente del Poder Judicial, José Luis Lecaros, elegido con una mayoría mínima, donde seis vocales de trayectoria reconocida votaron en blanco. Entonces, esa legitimidad está puesta en tela de juicio. Lo eligieron magistrados con serios problemas de conducta funcional.

¿José Luis Lecaros no es el magistrado idóneo para dirigir el Poder Judicial?

No puedo afirmar eso, pero el proceso para elegirlo está cuestionado. Todo esto enrarece el ambiente y da cuenta de un fenómeno donde los jueces íntegros no tomaron el liderazgo y prefieren inhibirse, cediendo espacio a los precedidos por cuestionamientos.

Volviendo al año 2000. Cuando se difundieron los vladivideos, donde aparecen varios personajes recibiendo cerros de dinero, se pensó que habíamos tocado fondo. Los CNM audios revelan que la corrupción en Perú no es episódica, sino constante.

No aprendimos la lección. Después de la gran crisis de Fujimori y Montesinos, hubo un proceso anticorrupción vigoroso. Se hizo un diagnóstico. El documento llamado Iniciativa Nacional Anticorrupción contenía un conjunto de medidas y sugerencias para evitar volver a caer en esta situación. Se entregó al presidente Toledo que lo encarpetó. Ya sabemos que ese presidente tuvo 20 millones de razones para ocultarlo, pues ya estaba pidiendo sobornos. Es cierto, de las  autoridades hubo nula voluntad política para enfrentar el problema. Pero el otro problema es la ciudadanía que actúa con complacencia, por no decir complicidad, con respecto a la corrupción. Una actitud que oscila entre frustración y cinismo. Ya casi lo tomamos como una broma . Así somos: comemos ceviche y somos corruptos. Eso es parte de ser peruanos.

Usted citó un estudio de Proética donde los peruanos tienen la idea de que la coima no es un delito, sino contraprestación por un servicio.

Si los ciudadanos peruanos fuéramos más conscientes del daño que hace la corrupción, elegiríamos mejor a nuestras  autoridades. La corrupción provoca desigualdad, debilidad institucional y falta de gobernabilidad. Fíjese lo que ha pasado en Arequipa en las ultimas elecciones. Tengo pocas horas aquí y me entero que el ganador tiene antecedentes por violación, que fue financiado por un personaje sospechoso (Walter Gutiérrez). La gente sabe eso y vota por él. Ahí hay una responsabilidad ciudadana, que no se está ejerciendo, y tiene que cambiar. 

¿Se tienen cifras de cuánto daño le hizo daño la corrupción al Perú?

Hay diversas cifras. El INEI habla de una afectación de 10% del Producto Bruto Interno, una cifra abrumadora. Si ese dinero no se hubiera desviado, muchos peruanos habrían salido de la pobreza; se habrían resuelto los  problemas en educación, salud, desnutrición. Tenemos una inaceptable cifra de anemia en sectores rurales. Ese problema probablemente se habría resuelto con todo el dinero que va a los bolsillos de unos cuantos sinvergüenzas.

PUEDES VER: José Ugaz sobre García: "Esperemos que Uruguay le niegue el asilo" [VIDEO]

Fernando Olivera señaló que Vladimiro Montesinos, exasesor de Fujimori, cuando estaba fugándose a Panamá, hizo una llamada a Alan García y que usted tenía conocimiento de esa pista...

Hubo indicios de dos llamadas desde el teléfono de Montesinos, una a los Humala que en ese momento se habían levantado contra el gobierno de Fujimori y también a Alan García. No recuerdo mucho si fue a García o a magistrados vinculados al Apra, que estaban viendo el caso de Montesinos. Se inició una investigación, se interrogó a algunos vinculados y se le preguntó a Montesinos. Respondió afirmativamente, pero luego se desdijo. Señaló que la fiscal Magallanes y yo lo habíamos presionado cuando estaba preso, chantajeándolo para que inculpe a Alan García. Cosa que fue totalmente falsa. En ese interrogatorio, donde afirma que hubo conversaciones con Alan García, estuvo presente su abogado.

-¿De qué trataban esas conversaciones?

No se pudo determinar. Fueron llamadas muy cortas de pocos segundos. Técnicamente no pudimos avanzar.

¿Es rara esa conexión entre Montesinos y Alan García?

Era raro que se hubiera producido, como las llamadas a los Humala, cuando se supone que ellos se habían sublevado contra Montesinos y Fujimori. Por eso, muchos analistas especulaban que ese levantamiento era una cortina de humo para facilitar la fuga de Montesinos.

Del 2000 a ahora, hay mejores armas para poder investigar la corrupción.

Sin duda. En esa época no teníamos Unidad de Inteligencia Financiera, no teníamos sistemas especializados; recién se empezaron a formalizar sistemas de jueces y fiscales anticorrupción. Las normas no nos daban todas las herramientas. Tuvimos que proponer algunas normas como la colaboración eficaz y medida cautelares. Hoy con el Nuevo Código Procesal Penal (NCPP) hay muchas más herramientas.

¿El NCPP contempla las prisiones preventivas y muchos están en desacuerdo?

La prisión preventiva no es un invento del nuevo código, la tenemos desde muchísimo tiempo atrás. La novedad es que ahora se define en horas, son audiencias continuadas. La gente las puede ver en la televisión. Antes se hacía en un cuarto oscuro con un juez que tomaba una decisión y nadie sabía qué pasaba. La prisión preventiva existe en la mayoría de sistemas judiciales del mundo. No es un invento peruano.

¿Se le señala de violar la presunción de inocencia?

La detención preliminar siempre fue una excepción a la presunción de inocencia. Es una excepción constitucionalmente válida. Existe en los países escandinavos, Estados Unidos, Europa y el Perú. Cómo se ejerce es otro tema. Si uno cuestiona que si el juez cumplió con los tres requisitos que establece la ley, si se excedió, si fue muy subjetivo, si tenía arraigo domiciliario o no, eso ya es una evaluación propia, caso por caso. Lo que no se puede decir es que en el Perú hay una dictadura o no se cumple con la debida garantía porque hay detención preliminar. 

¿El Gobierno ha tratado de plantear una agenda para enfrentar la corrupción?

Veo con mucha esperanza lo decidido por el presidente. Primero, que haya reaccionado ante esta oposición que quiso desestabilizar su gobierno; luego, que haya planteado una estrategia de salida a la crisis de corrupción, las reformas políticas. La corrupción en el Perú es sistémica y estructural, las reformas tienen que ir en ese sentido. Y, por primera vez en la historia de este país, la autoridad lo plantea de esta manera. Eso ha sido objeto de votación en el referéndum del domingo pasado. Esto no resuelve el problema, es el primero paso.

Pero dicen que son insuficientes. En realidad, lo que hace Vizcarra es profundizar su enfrentamiento con el Congreso.

Es evidente que tiene que lidiar con el Congreso por su obstruccionismo, que trató de meter de contrabando medidas que debilitan las propuestas del Gobierno. Por qué el congreso pretende dar una ley de financiamiento de partidos no idónea dos días antes del referéndum, por qué en las propuestas de bicameralidad introducen una medida para tratar de quitarle al Ejecutivo la capacidad de plantear la cuestión de confianza.