Asesinan a dirigente de construcción civil que se oponía a pago de cupos en Cañete

Inseguridad. Eberth Vigoria era secretario general en San Luis. Sicarios lo acribillaron luego de unos días de publicarse el DL 1187, que sanciona hasta con 25 años la violencia en ese gremio.

1 Oct 2015 | 23:30 h

Eberth Vigoria Vivanco, secretario general de construcción civil de San Luis-Cañete, afiliado a la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), fue asesinado ayer a tiros por dos sicarios que lo esperaron a la salida de su casa. Vigoria era uno de los dirigentes que se oponían a los pseudosindicatos en esa zona de Lima.
 
Con Vigoria ya son 15 los dirigentes de ese gremio que han sido asesinados desde el 2011 por exigir la eliminación de estos grupos que se ponen al servicio de las mafias. 
“Este crimen ocurre justo cuando veníamos evaluando el Decreto Legislativo Nº 1187, que previene y sanciona la violencia en el gremio”, señala Luis Villanueva, secretario de organización de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil.
 
Vigoria, de 35 años, había sostenido reuniones de trabajo con los empresarios de un consorcio que viene construyendo el hospital de Cañete y con altos mandos policiales. Logró incluso que varios extorsionadores fueran a la cárcel.
 
Testigos del crimen revelaron que los asesinos serían los sicarios conocidos como ‘Palermo’ y ‘Pelao’, al servicio de un falso sindicato de Cañete. 
 
La construcción y equipamiento de la primera etapa de dicho hospital, que beneficiará a más de 230 mil pobladores de la región Lima, supera los 38 millones 362 mil soles en inversión.
 
La edificación se está levantando en un espacio de diez mil metros cuadrados y contará con áreas de hospitalización, emergencia, unidad de cuidados intensivos, consultorios externos, administración y zonas de parqueo. 

25 años de prisión

Para la policía no hay duda de que en los pseudosindicatos de construcción todo está permitido. Esta es la causa del escalamiento que va del hurto al robo, de la amenaza a la extorsión y después al asesinato. 
 
Para erradicar este flagelo se han modificado dos artículos del Código Penal, que sanciona con mayor severidad los actos de violencia provocados o relacionados con la actividad de la construcción.
 
Desde el 16 de agosto se han incorporado dos nuevos agravantes al delito de extorsión. Ahora serán sancionados con prisión de 15 a 25 años cuando la violencia o amenaza propia de este delito sea cometida por un integrante de un sindicato de construcción civil que se aprovecha de esta condición, o por quien simula ser trabajador de este gremio.
 
Ello lo dispone el Decreto Legislativo Nº 1187, que previene y sanciona la violencia en la actividad de la construcción.
 
“La intención del Ejecutivo al elaborar esta norma ha sido brindar políticas de control y prevención sobre las actividades de los miembros de los sindicatos”, dice el abogado laboralista Jesús Contreras.
 
El asesinato o su intento en estas mafias es producto de la escalada de violencia dentro de la carrera en un sindicato, que comienza con el cobro de cupos y luego le suceden la extorsión y el homicidio. “Las penas benévolas venían creando un clima propicio para el contagio de la delincuencia”, sostiene.

Negocio rentable

La extorsión es un negocio muy rentable para las mafias que se infiltran en el sector de construcción civil. Cada año ganan hasta 11 millones de soles por cobros a los concesionarios y encargados de las obras.
 
Buenaventura Vera, un dirigente amenazado, explica que los delincuentes piden 1%, 2% y 3% del total de la obra y, además, obligan a los empresarios a pagar a falsos empleados de seguridad, a quienes denominan ‘chalecos’.
 

“Exigimos depurar a los falsos sindicatos inscritos desde el 2008”

“En el fondo, el Decreto Legislativo Nº 1187 no va a tener eficacia porque son normas publicadas como decretos supremos desde el 2013, como son los registros de los trabajadores y organizaciones sindicales”, dijo el secretario de organización de la FTCC, Luis Villanueva.
 
“Incluso se ha pretendido la bancarización de las cuentas sindicales, que no es eficiente porque falta decisión política”, agregó.
 
“Lo que nosotros exigimos es la anulación de los registro de pseudosindicatos inscritos desde el 2008, durante el gobierno de Alan García”, indicó a La República.
 
Villanueva lamentó que un nuevo asesinato de un dirigente enlute al gremio de la construcción civil. “Exigimos justicia”, señaló.
 

Dirigentes de la FTCC asesinados

1.-Jorge Correa Piedra (Chepén)
2.-Jorge Vargas Guillén (S.P. de Lloc)
3.-Armando Viera Rosales (Callao)
4.-Guillermo Yacila Ubilluz (Callao)
5.-Rubén Soberón E. (Lambayeque)
6.-Favio Carbonero T. (Cañete)
7.-Gilmer Castro A. (Paramonga)
8.-César García Ch. (Paramonga)
9.-Jesús Ruiz Díaz (Barranca)
10.-Saturnino Rodríguez S. (Lima)
11.-Carlos Malásquez B. (Callao)
12.-Martín Vega H. (Vista Alegre)
13.-Víctor Rodas Medina (Guadalupe)
14.-Miguel Cotelo Villanueva (Casma)
15.-Eberth Vigoria V. (Cañete)
 

Te puede interesar