Alianza Lima: Este amor no es para cobardes

Merecido. Después de 11 largos años, Alianza Lima vuelve a ser el monarca del fútbol peruano. Venció 2-0 a Comerciantes Unidos y alcanzó su título 23° luego de ser el campeón del Torneo Apertura y Clausura.

4 Dic 2017 | 14:40 h

Pasaron varios minutos y solo frente a la computadora que parece sonreírme para recibir órdenes, siento una ansiedad tremenda. Porque no puedo escribir con facilidad lo que se vivió antes, durante y después en ese estadio que unos llaman el ‘templo’ y, otros, la ‘caldera’.¿Cómo transmitir esas emociones que regala el Comando Sur? ¿Cómo detallar ese homenaje que baja desde las cuatro tribunas en forma de cánticos, gritos, llantos y sonrisas? ¿Cómo describir esas lágrimas que se pasean por las mejillas de Gabriel Leyes, el inesperado héroe de esta película? ¿Cómo? Quiero buscar las palabras idóneas, pero lo pienso una y otra vez.

Realmente este festejo superó todo lo imaginable. Y no era para menos, porque se esperó más de una década: 11 años con exactitud para ensayar una vuelta.

PUEDES VER Alianza Lima es el equipo con más títulos en este milenio
 

Alianza Lima es dueño de esta proeza y hay fiesta en el pueblo. Ese pueblo que empezó a ilusionarse desde aquel 5 de enero con este proyecto.

Por eso resulta complicado meterse en el sentimiento de la gente. En el fervor, en la entrega. Porque el cuadro victoriano es un sentimiento y, por lo tanto, es difícil explicarlo racionalmente.

Alianza sinónimo de corazón, actitud , voluntad, lo hizo posible cuando quizá, muchas voces, dudaban. Y todo Alianza lo festeja. Adentro y afuera de la cancha. Los jugadores corren de un lado a otro y se confunden en un abrazo ‘extra large’. También participan los suplentes. Apoteósico, excitante.

Leao Butrón, el súperheroe de carne y hueso, se arrodilla, mira al cielo y eleva una oración. Luego, salta de felicidad y lanza ese grito del alma, tan característico, tan tradicional_ ¡Arriba Alianza corazón!

Luis Aguiar no sabe si llorar o ir al banco en busca de su compatriota Gonzalo Godoy, quien sí derrama lágrimas por tanta emoción. Aldair Fuentes, Kevin Quevedo, Luis Garro y Francisco Duclós, la sangre nueva del equipo, no se quedan atrás y practican uno que otro pasito de baile.

Pero la escena más conmovedora fue ver a Gabriel Leyes, resistido desde su aparición en Matute, llorando a moco tendido. Querido por Pablo Bengoechea. Felicitado por los miles de hinchas que corean su nombre y lo emocionan mucho más. Una postal inolvidable que perdurará por siempre en la memoria del 9 que vino desde Montevideo.

Alianza Lima es fiesta que no para. Porque algunos ensayan una vuelta olímpica con unos polos que tienen un logo muy peculiar: “La Gloria está de vuelta”. Quizá nadie pensaba en esto, pero Alianza en su historia, su tradición, lo concretó y el milagro pinta en azul y blanco.

 

sufrió, pero gozó

 

El equipo íntimo quería irse a los vestuarios con la cabeza en alto. Por eso dejó el funcionamiento apático de la primera etapa a otro con mucha dinámica en el complemento. Y aquí fue muy inteligente Pablo Bengoechea, pues en el momento preciso movió la pizarra. Apostó por dos atacantes, Gabriel Leyes y Kevin Quevedo, y acertó. Porque la pelota transitaba con mayor peligro sobre el área de un Comerciantes Unidos que llegó a Matute a hacer lo suyo: defenderse y buscar la contra.

Y en un abrir y cerrar de ojos, todo Alianza se sintió aliviado cuando Leyes en su primer contacto con el balón la mandó a guardar sobre las redes del arco de Exar Rosales. Y tres minutos después el mismo Leyes se llenó una vez más la boca de gol.

Alianza era fiesta y había que disfrutarla. Porque no casualmente el canto sale desde el alma. Y no casualmente, todas las manos se elevan al cielo, como rindiendo tributo a esos jugadores que en la cancha hacen estallar de orgullo el nombre glorioso del club que está a punto de cumplir 117 años.

Ya estamos a punto de terminar el texto. Y sigo con la misma ansiedad de cuando empecé a escribir. Porque sigue siendo difícil encontrar las palabras idóneas para describir este título número 23 de Alianza Lima. Título que lo consiguió luego de 11 años, suficientes para explicar que el amor que tienen sus hinchas por este club, no es para cobardes. ❧

El semáforo

Silva. El zaguero de Comerciantes Unidos perdió la marca en los dos balones parados que terminan siendo los goles.

Aguiar. No tuvo un buen primer tiempo pero en el complemento dio las dos asistencias. Jugador clave para Bengoechea.

Leyes. El delantero uruguayo tuvo el triunfo en sus pies y cabeza. Gracias a sus goles son campeones.

Te puede interesar