Juan Solis

En los últimos días, se hizo viral la noticia del descubrimiento de un planeta bastante similar a la Tierra, Kepler 1649c. Aunque el hito, en realidad, se dio hace dos años, la información ha estado circulando en internet desde entonces. Lamentablemente, el gráfico que acompaña muchas de las publicaciones en redes sociales y los artículos de prensa no corresponde a este hallazgo y podría confundir a los internautas.

Captura de pantalla de las publicaciones virales. Composición LR Fotos: Facebook

El descubrimiento de “la segunda Tierra”

Como ya señalamos en una nota, el 2020, la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) descubrió, tras volver a revisar datos antiguos del telescopio espacial Kepler, un planeta muy semejante al nuestro: el Kepler-1649c.

Este se encuentra a aproximadamente 300 años luz, orbita una enana roja, tiene un tamaño 1, 06 veces el de la Tierra y recibe el 75% de la radiación solar que nosotros captamos.

Ilustración de la NASA que compara la Tierra con Kepler-1649c. Gráficos: NASA/Ames Research Center/Daniel Rutter

Existen varios cuerpos celestes parecidos al nuestro; sin embargo, Kepler-1649c es el único que cumple con tres similitudes clave: tamaño, nivel de radiación solar y el hecho de estar en zona habitable. Hasta ahora, es el que mejores condiciones reúne para una soñada futura colonización, por eso se ha hecho tan atractivo.

Aun así, como señala Sergio Best, doctorando en Astrofísica por la Universidad Católica de Chile (UC), falta información esencial, como la composición de su atmósfera, sobre la que aún no hay actualizaciones. Además, dada la cercanía a su estrella (consigue dar una vuelta a su órbita en tan solo 19.5 días terrestres) y las constantes llamaradas solares que emiten las enanas rojas, la vida en Kepler-1649c podría complicarse mucho.

La imagen que acompaña la noticia es un recurso para videojuegos

Hicimos una búsqueda en reversa del gráfico que mostramos al comienzo y encontramos su publicación original en el blog Open Art Game, especializado en la colaboración gratuita de artes para videojuegos. El autor de la imagen es el usuario “maewionn”, o Max Braun, un programador alemán.

La entrada en la web es del 2016; el descubrimiento de Kepler-1649c, del 2020, por lo que no existe relación alguna entre la noticia y este gráfico.

Captura de la entrada original con la imagen en el blog Open Game Art. Foto:Open Game Art

Las imágenes “oficiales” son ilustraciones con licencias artísticas

Junto a la difusión del hallazgo en el 2020, la NASA también publicó tres ilustraciones hechas por Daniel Rutter para el Ames Research Center. Estas podrían ser entendidas como las “correctas” a la hora de graficar la noticia. Sin embargo, como señala Sergio Best, son más que todo gráficos con licencias artísticas. El canal de Youtube del Instituto de Astrofísica de Astronomía (IAA) explica esto en un tono humorístico.

Ilustraciones originales que acompañan la noticia de la NASA. Composición LR. Gráficos: NASA/Ames Research Center/Daniel Rutter

De acuerdo a Best, los colores que puede proyectar un planeta dependen mucho de su temperatura, densidad, composición atmosférica, etc. Además, el análisis de esto solo arrojaría un promedio del astro analizado. “Lo que hace tan característica la imagen espacial de la Tierra, por ejemplo, es su variedad de climas, que configuran la vegetación; la atmósfera, que configura la nubosidad; el agua que genera océanos, lagos, ríos, etc. Es muy difícil que se pueda medir todo eso en Kepler-1649c”.

Entonces, ¿no existen fotos de exoplanetas?

Generalmente, el descubrimiento de otros planetas fuera de nuestro sistema solar (denominados “exoplanetas”) es realizado mediante procedimientos que no se basan en la observación, pues el contraste con la luz de sus astros lo hace muy dificultoso.

El más común es el conocido como “el método de tránsito” y consiste en detectar variaciones periódicas en el brillo que nos llega de otros soles. Así, se puede deducir que un cuerpo relativamente grande orbita alrededor de una estrella, tapando cada cierto tiempo un poco de la luz que esta emite.

Existen, aun así, unos pocos hallazgos (cerca de 50) por medio de la observación. Generalmente, como señala la Universidad Tecnológica de California, gracias a que estos planetas son muy jóvenes y grandes, están bastante lejos de su estrella anfitriona y son lo suficientemente brillantes en emisión térmica.

Sin embargo, las imágenes captadas son borrosas y pequeñas, en contraste con las ilustraciones detallistas y en buena calidad que suelen acompañar las noticias.

Foto en infrarrojo de exoplaneta, polarizada para hacer visibles los discos de polvo. Foto: C. Ginski/ESFERA

Conclusión

No se puede hablar de una representación real de los exoplanetas, pues son múltiples los factores que la complican. Sin embargo, una de las imágenes que suele acompañar a la reciente viralización de la noticia del descubrimiento de Kepler-1649c ni siquiera corresponde a la publicación original del hallazgo, sino a artes realizados para videojuegos. Por lo tanto, el gráfico es engañoso.

Podcast Verificador LR

Escucha el podcast de Verificador de La República, nuestra selección dominical de artículos de fact checking que desmienten la información falsa que circula en las redes sociales.

*Si desea saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o escríbanos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).