Johana  Perleche

En redes sociales, circula una publicación de la página “Fit & pregnant” en la que se enlista una serie de procedimientos que al realizarse de manera rutinaria, sin explicación y justificación médica es considerada violencia obstétrica.

“¿Sabías que si el día de tu parto te prohibieron comer, te pusieron oxitocina por rutina, te hicieron enema, te rasuraron por rutina, usaron monitoreo continuo, te rompieron membranas, te hicieron Kristeller, dirigieron tu pujo, te hicieron episiotomía por rutina, cortaron inmediatamente el cordón umbilical y te revisaron la cavidad uterina, todas estas intervenciones no están recomendadas por las normas y guías que rigen la atención médica?”, señala la descripción.

Publicación en redes sociales menciona algunos tipos de violencia obstétrica, según la OMS y la ONU. Foto: captura Facebook

¿Qué es la violencia obstétrica?

De acuerdo al Observatorio Nacional de la Violencia contra las Mujeres y los Integrantes del Grupo Familiar, “es un tipo de violencia institucional que comprende todos los actos de violencia por parte del personal de salud con relación a los procesos reproductivos de las mujeres y que se expresa en un trato deshumanizador, abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales, que impacta negativamente en la calidad de vida de las mujeres”.

Para la Organización de las Naciones Unidas (ONU), estas prácticas son una grave violación de los derechos humanos. La Organización Mundial de la Salud, por su parte, en la declaración titulada Prevención y erradicación de la falta de respeto y el maltrato durante la atención del parto en centros de salud, señala que las personas gestantes adolescentes, las solteras, las de niveles socioeconómicos más bajos, quienes pertenecen a minorías étnicas, las inmigrantes y quienes tienen VIH, entre otras, son más vulnerables a sufrir estos tratos denigrantes.

Algunas acciones que constituyen violencia obstétrica son “evidente maltrato físico, una profunda humillación y maltrato verbal, procedimientos médicos sin consentimiento o coercitivos (incluida la esterilización), falta de confidencialidad, incumplimiento con la obtención del consentimiento informado completo, negativa a administrar analgésicos, violaciones flagrantes de la privacidad, rechazo de la admisión en centros de salud, negligencia hacia las mujeres durante el parto —lo que deriva en complicaciones potencialmente mortales, pero evitables—, y retención de las mujeres y de los recién nacidos en los centros de salud debido a su incapacidad de pago”.

Al respecto, la PhD Yaritza Perez Rivera, psicóloga perinatal, señala que “es importante que no nos quedemos en la palabra obstétrica. Este es un concepto acuñado por la ONU para referirnos a la violencia contra la mujer durante la atención al parto, pero no implica que va a ser un solo especialista de la salud. Su relación con la palabra obstétrica no implica que sean los obstetras solamente o los ginecólogos solamente, sino todo el equipo de atención al parto o atención a la salud reproductiva femenina”.

La ONU reconoció que las mujeres son víctimas de violencia obstétrica. Foto: archivo GLR

Lista de procedimientos mencionados en el post y qué dice la OMS sobre ejercicio

Opción de atenciónRecomendaciónCategoría de recomendación
Líquido y alimentos por vía oralPara las mujeres con bajo riesgo, sí se recomienda la ingesta de líquidos y alimentos durante el trabajo de partoRecomendado
Rasurado púbico o perinealNo se recomienda el rasurado púbico o perineal de rutina antes del parto vaginaNo recomendado
Enema en el ingresoNo se recomienda realizar enemas para reducir el uso de la conducción del trabajo de parto.No recomendado
Amniotomía (rotura artificial de las membranas fetales) temprana y
oxitocina
No se recomienda el uso temprano de la amniotomía con conducción temprana con oxitocina para la aceleración del trabajo de partoNo recomendado
Presión del fondo uterino o maniobra de KristellerNo se recomienda la aplicación de presión del fondo uterino para facilitar el parto durante el período expulsivoNo recomendado
Episiotomía (corte en el perineo para ensanchar la abertura de la vagina)No se recomienda el uso ampliado o de rutina de la episiotomía en mujeres que presentan un parto vaginal espontáneo.No recomendado
Pinzamiento del cordón umbilicalSe recomienda el pinzamiento tardío del cordón umbilical (no menos de 1 minuto después del nacimiento) para mejores resultados de salud y nutrición para la madre y el bebé.Recomendado en un lapso no menor de 1 minuto

*Fuente: Recomendaciones de la OMS para los cuidados durante el parto, para una experiencia de parto positiva

Maniobra de Kristeller

Dubravka Šimonović, relatora especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en el Informe sobre un enfoque basado en los derechos humanos del maltrato y la violencia contra la mujer en los servicios de salud reproductiva, con especial hincapié en la atención del parto y la violencia obstétrica, señala que “la práctica de la presión manual del fondo uterino durante la segunda fase del alumbramiento, también conocida como maniobra de Kristeller, ya no está recomendada por la OMS, pero sigue siendo una práctica generalizada, a veces con el codo, el antebrazo o con todo el cuerpo, con el fin de ocasionar la expulsión del bebé”.

En esa misma línea, Alejandra Amezcua, médica gineco obstetra, manifiesta que esta maniobra aumenta el riesgo de desgarros, entre otras consecuencias físicas para las personas que dan a luz. “La maniobra de Kristeller hace que la cabeza del bebé salga más rápido y haya más probabilidad de desgarros”, por lo que no es aconsejada, advierte.

Además, en un estudio realizado por los pediatras neonatólogos Heladia García y Alejandro Peña se llegó a la conclusión de que a las madres del 32% de los niños que nacieron con trauma asociado al nacimiento se les había practicado la maniobra de Kristeller. Los investigadores no consideran que se deba aplicar este procedimiento, ya que presenta graves riesgos en los recién nacidos, como fracturas, hemorragia intracraneal o cefalohematoma, que fue la lesión más frecuente que observaron.

La maniobra de Kristeller está contraindicada al momento del parto debido a los grandes riesgos que conlleva. Foto: difusión

Uso de la oxitocina

Silvia Estela Ramírez Rangel, licenciada en enfermería y obstetricia, advierte que todo procedimiento que se realice a la persona gestante debe haber sido consentido e informado de manera oportuna, sino se estaría cometiendo violencia obstétrica. Además, rechaza el uso de la oxitocina.

“(Condeno que) se realice algo que altere el proceso natural de parto de bajo riesgo mediante usos de técnicas de aceleración —como la oxitocina—. La paciente va lenta, va lenta, entonces el médico ya se quiere ir a dormir o tenemos demasiado trabajo, entonces le inyecta oxitocina. Eso es violencia, no es ético”, señala.

Episiotomía

En el informe de la ONU, se define a la episiotomía como aquel “corte profundo en el perineo de la mujer que llega hasta el músculo del suelo pélvico, diseñado para ayudar quirúrgicamente a la mujer que va a tener un parto vaginal”.

Pese a que este procedimiento puede resultar beneficioso para la persona gestante en caso sea imprescindible desde el punto de vista médico, “si no es necesario o se hace sin el consentimiento informado de la madre, puede tener efectos físicos y psicológicos en la gestante, puede ocasionar la muerte y puede constituir violencia de género y un acto de tortura y tratamiento inhumano y degradante”, resalta la relatora especial de las Naciones Unidas.

Desde sus estudios de medicina obstétrica y su experiencia, Alejandra Amezcua afirma que “no se ha demostrado que la episiotomía disminuya el riesgo de desgarro”, el cual es el objetivo del corte. “La violencia puede ser, por ejemplo, si a todas les hago episiotomía. Algo que ha sucedido, desafortunadamente, es que las instituciones dicen ‘tenemos que bajar el índice de cesárea y solo debemos tener x al mes’. Y sí, bajamos el índice de cesáreas, pero aumentan los asfixiados, aumentan los desgarros y otros resultados perinatales adversos”, detalla.

La episiotomía no es una práctica rutinaria recomendada durante el parto. Foto: difusión

¿Por qué se aplican procedimientos que constituyen violencia obstétrica?

Una pregunta un tanto compleja, ya que intervienen distintas aristas, es por qué se siguen ejerciendo estas prácticas de manera rutinaria si los distintos organismos internacionales como la OMS y la ONU, entre otras normas y guías para partos humanizados, no los recomiendan.

La médico gineco obstetra Alejandra Amezcua expresa que el exceso de trabajo y las condiciones en las que ella y sus colegas trabajan influyen en la ejecución de prácticas que muchas veces pueden ser violentas. “No estoy justificando que la violencia obstétrica sea válida porque tengo mucho trabajo, sino que es algo en lo que también hay que reflexionar. Pasa que uno como personal de salud tiene a muchas pacientes al mismo tiempo y también genera un sentimiento de estrés y ansiedad. En ese momento, el atenderlas a todas de la misma forma da esa sensación de seguridad. Tenemos que cambiar ese paradigma, tal vez apoyarnos en enfermería, para que la atención de cada una sea personalizada”.

Por su parte, la psicóloga perinatal Yaritza Perez Rivera considera que este tipo de violencia está estrechamente relacionada con las dinámicas sociales de género:¿Qué hace que las mujeres médicos practiquen la violencia obstétrica? Estas mujeres probablemente han tenido que enfrentarse a la desigualdad y a luchar para convertirse en especialistas y profesionales. Eso hace que se normalice la violencia, que adoptemos prácticas similares a las que tienen los hombres dentro de ese modelo patriarcal y donde entendemos que la violencia es parte de la violencia, esa idea de que para parir te tiene que doler o tienes que sufrir, que eso es parte, que las madres sufren, que el dolor es parte de la experiencia, pero eso no debería ser así”.

Ambas coinciden en que una posible solución es la capacitación con enfoque humanitario, intercultural y de género al personal de salud, desde su formación.

“Tenemos que cambiar el paradigma de médico paciente. Antes era que el doctor es la máxima autoridad, una jerarquía. Lo que el doctor dice, eso se hace y punto. Pero cuando atendemos un parto, no es un proceso patológico, sino natural. Lo que se debe hacer como médicos es cuidar”, resalta Amezcua.

Canales de ayuda en el Perú

En el Perú, la Defensoría del Pueblo en un trabajo en conjunto con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) han creado un canal para que las personas gestantes o testigos denuncien los casos de violencia obstétrica que hayan sufrido a través de la línea gratuita 0800 15170.

Conclusión

Los procesos rutinarios como el rasurado del pubis, enemas, cortes quirúrgicos para agrandar la vagina (episiotomía) , revisiones de cavidad uterina, maniobra de Kristeller, la aplicación de oxitocina para acelerar las contracciones y dilatación, entre otros maltratos físicos y verbales sí constituyen lo que la Organización Mundial de la Salud y la Organización de las Naciones Unidas han denominado violencia obstétrica.

Por ende, calificamos la publicación viral que circula en redes sociales como cierta.

*Si deseas saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín del Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en Internet.