Irene Ignacio

irene.ignacio@glr.pe ireneignacioq

14 Sep 2020 | 21:51 h

Una publicación de Facebook aseguraba que, en el 2014, el Colegio Médico del Perú (CMP) había “reconocido” el uso del dióxido de cloro como “tratamiento de varias enfermedades”, algo que es falso.

Además, añadió que Andreas Kalcker había dictado un taller llamado “Venciendo el autismo” hace seis años en las instalaciones del Colegio Médico. En 12 días, la publicación del 31 de agosto fue compartida más de 500 veces.

Post sobre el dióxido de cloro fue publicado la semana pasada.

PUEDES VER No, las frases atribuidas a Muamar Gadafi y al premio nobel Tasuku Honjo no son ciertas

El Colegio Médico del Perú (CMP) no avala el dióxido de cloro como tratamiento de alguna afección, enfermedad o trastorno, de acuerdo a un comunicado del 8 de agosto de este año. Incluso, lo ha descrito como un producto “blanqueador" en Exitosa, potencialmente peligroso en un reporte de América Televisión y ha resaltado que “no es un medicamento" en Cita Médica.

Posición del Colegio Médico respecto al dióxido de cloro. Fuente: CMP.

Hace seis años, el CMP tampoco avalaba al dióxido de cloro como tratamiento. Después de la consulta por la fotografía, aclararon que se trató de una operación comercial. “El Colegio Médico alquila los espacios. Y las empresas deciden los temas. Pero ahora estamos cuidando el tema de alquileres”, comentaron. La fotografía está alojada en la página MMS Perú, en un artículo del 10 de octubre del 2014.

Por otro lado, el trastorno del espectro autista (TEA) no está definido como una enfermedad por la medicina, ya que se desconoce la causa específica. Además, puede manifestarse de forma leve o severa, lo cual implica que el tratamiento se adapta a cada usuario.

Los niños con TEA presentan signos del trastorno en tres planos: las relaciones con los demás, la forma de comunicarse y el comportamiento.

“Es decir, son niños que tienen contacto visual deficiente, rechazan el contacto físico, tienen a aislarse”, expuso Horacio Vargas, psiquiatra y docente de la Universidad Cayetano Heredia.

“Luego, hay una alteración en la comunicación, hay un retraso en el desarrollo de lenguaje”, detalló sobre el segundo grupo de signos.

Además, una persona con TEA puede realizar conductas repetitivas. "Suele acomodar los juguetes con un patrón. Esa es una parte de los comportamientos estereotipados”, detalló el psicólogo José Oré.

El TEA "está conformado por un grupo de trastornos complejos del neurodesarrollo. (...) Expone un conjunto que se distingue por sus dificultades en grados variables: por eso se llama espectro”, explicó Sandra Orihuela, psiquiatra especializada en niños y adolescentes del Ministerio de Salud (Minsa).

“Dentro del debate médico se considera que puede ser una configuración específica de características que otorgan una particular forma de ser a una persona”, detalló Yuri Cutipe, director de Salud Mental del Minsa. En esa línea, se le debe “brindar los apoyos sociales, médicos y fisiológicos para que pueda tener una vida sin discriminación y con oportunidades”.

Ambos médicos del Minsa afirmaron que “no había evidencia científica” sobre el uso de dióxido de cloro en personas con TEA. “Más bien, al ser el dióxido de cloro una sustancia de alta potencialidad tóxica su recomendación podría ser muy peligrosa”, señaló el psiquiatra Yuri Cutipe.

La Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid) emitió una alerta (N° 41-2019) en la que aseguraba que a solución de dióxido de cloro "representaba un “riesgo grave para la salud”. La entidad aclaró que este producto no contaba con registro sanitario en el país.

El Hospital Nacional de Niños de Costa Rica informó a los padres de familia en julio del 2020 que una persona que ingería este producto podía presentar diarrea, vómitos, deshidratación, anemia y hasta la destrucción de glóbulos rojos, según El País CR.

Solo algunos niños con TEA requieren medicación

“Las intervenciones están basadas en dos rubros: la rehabilitación psicosocial y las intervenciones farmacológicas. En la rehabilitación psicosocial está (...), por ejemplo, mejorar la interacción social, la comunicación verbal y no verbal, modificar ciertas conductas que le puede generar tensión tanto a él como con el entorno. Y las (en cuanto a las) farmacológicas, se dan cuando son necesarias. No tenemos que pensar que todos los niños con TEA tenemos que medicalizar”, ilustró la médica Sandra Orihuela.

En esa línea, el psiquiatra Horacio Vargas manifestó que “los síntomas principales (plano social, comunicación y comportamiento) de ese cuadro no van a mejorar con medicación”. “Para el tratamiento de los síntomas nucleares (se realizan) intervenciones psicoeducativas”, afirmó.

“El objetivo es que el niño sea cada vez más autónomo, más independiente, para se le enseñan conductas básicas y conductas medianamente independientes. De repente que mantenga el contacto visual. De repente ordenar sus juguetes, su cuarto”, dijo el psicólogo José Oré.

“El plano conductual se refiere a cómo el niño se adapta y hace sus cosas de manera independiente, ya sea para vestirse, para asearse, para comer también”, explicó.

En el desarrollo de las habilidades sociales, la terapia se enfoca “en que él pueda responder ante un mensaje, ante el saludo de parte de un emisor y pueda dar una respuesta oportuna”, detalló Oré.

El tratamiento del TEA es multidisplinario y por eso los profesionales de la salud enfatizaron en la necesidad de un diagnóstico temprano, de alrededor de dos años, ya sea en centros de educación preescolar o en hospitales.

“Algunos niños tienen también TDH, que es problema de atención e hiperactividad. Hay niños TEA que tienen, igualmente, cuadros psicológicos. Eso también lleva a que puedan acentuarse más dificultades de aprendizaje”, manifestó el magister en psicología clínica de niños, José Oré.

Otros, con un grado de autismo más severo, quizás manifiesten conductas autolesivas, trastornos del sueño y demás, que afecten su calidad de vida. En esos casos los profesionales de la salud recetan algún medicamento. También cuando s presentan comorbilidades, como, por ejemplo, la epilepsia.

Los vendedores de dióxido de cloro también promueven este producto como tratamiento para enfermedades con distintas causas. En anteriores artículos de fact-checking ya hemos desmentido que curen la malaria (originada por parásitos), el cáncer y la COVID-19 (ocasionada por el virus SARS-Cov2).

Conclusión

La intervención médica de un niño con trastorno del espectro autista le da herramientas para que pueda ser cada vez más autónomo, algo que se trabaja con terapia interdisciplinaria. Solo en algunos casos es necesaria la medicación. Por otro lado, no hay, hasta la fecha, ningún estudio concluyente que acredite beneficios del dióxido de cloro. Por lo tanto, calificamos esta publicación como falsa.

*Si desea saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o escríbanos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Dióxido de cloro, últimas noticias

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking y debunking desmintiendo la información falsa que circula en internet.