A través de Facebook, se compartió una imagen con una lista de alimentos que supuestamente no se debían consumir durante el tratamiento con ivermectina. Las recomendaciones incluían “no bañarse” durante dos días, no comer pescado y consumir “comidas blandas”.

Dicha imagen estaba acompañada del texto: “No crean que con tomar ivermectina para la COVID-19 lo es todo”, especificando que se referían al tratamiento para contrarrestar el nuevo coronavirus. Solo un post del 5 de julio fue compartido más de 2.000 veces en cinco días. Pero hay algunas afirmaciones que pueden rescatarse y otras que no tienen sustento.

Post se compartió más de 2.000 veces.

PUEDES VER Es falso que “alimentos alcalinos” con pH mayor a 5,5 contrarresten el coronavirus

En declaraciones para La República, la secretaria científica del Colegio de Nutricionistas del Perú (CNP), Isabel Acevedo, aseguró que “no hay ninguna restricción” de algún grupo de alimentos y que se recomendaba una “dieta balanceada”. Para evitar desgaste muscular y pérdida de masa entre los pacientes de COVID-19, la profesional de la salud sugirió una alimentación que incluyera proteínas, como el pollo, la leche y los huevos. Incluso el pescado, ya que provee de Omega 6. También, que contuviera vitamina C.

Sin embargo, la nutricionista clínica Isabel Acevedo señaló que sí era recomendable evitar los azúcares. En ese sentido, el consejo de no consumir gaseosa es correcto, porque esta bebida “tiene carbonos y sube la glucosa”, según la especialista.

Por otro lado, la nutricionista Ideliza Nava, del Hospital Cayetano Heredia, explicó que la ivermectina podía generar algún tipo de alergia en el cuerpo. Como medida preventiva, recomendó un régimen de comidas blandas, “hipoalergénico y bajo en grasas”. En ese sentido, comentó que la cantidad de días sería entre cuatro y cinco, ya que la ivermectina permanece pocos días en el cuerpo.

El alcohol es desaconsejable durante un tratamiento médico, según el Hospital Alemán de Buenos Aires, así que ese dato también es correcto.

Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud ha desmentido que bañarse en agua caliente o evitar el agua fría ofrezca alguna protección contra la COVID-19. “Con independencia de la temperatura del agua de la bañera o la ducha, la temperatura corporal continuará siendo de 36,5 °C a 37 °C”, recogió la Organización Panamericana de la Salud en Paraguay.

Conclusión

No es recomendable mezclar el tratamiento con bebidas alcohólicas, gaseosas, azúcares e irritantes, como dice el post viral. Sin embargo, otro tipo de restricción sería aplicable a personas que puedan desarrollar algún tipo de alergia o de acuerdo al cuadro de la enfermedad que presentan. Como no se puede generalizar, calificamos esta publicación de Facebook como imprecisa.