La República

En la última semana, circuló en Facebook un viral que asegura que el uso de mascarillas “causa enfermedades respiratorias” como alergias, sinusitis o asma. Asimismo, la publicación sugiere que las personas deben prescindir de su uso, ya que los cubrebocas solo cumplen con un “efecto placebo” que da “una falsa sensación de seguridad” y no protegen realmente a su portador. Tanto la primera como la segunda afirmación carecen de fundamento.

Verificador se comunicó con especialistas de la salud quienes, desde sus respectivos campos, descartaron que el contenido de la publicación, compartida hasta el 27 de junio en más de 150 oportunidades, cuente con sustento médico.

Hasta el 27 de junio, la publicación ha sido compartida en más de 150 oportunidades.

PUEDES VER: ES FALSO QUE EN ASIA LOS FALLECIDOS POR LA COVID-19 ESTÁN SIENDO DEVORADOS POR BUITRES

Es falso que el uso de mascarillas cause alergias, sinusitis o asma

De acuerdo con el viral, las mascarillas causan enfermedades respiratorias a quienes las usan. “Si sufres de alergias, sinusitis, asma, etc., la mascarilla las empeora”, asegura la publicación en la red social. Sin embargo, esto no es verdad.

En comunicación con La República, el neumólogo Alfredo Pachas descartó que los cubrebocas generen este tipo de enfermedades. Precisó que, ”dependiendo de cómo la cuiden o del tejido que tengan”, podrían afectar a algunos pacientes de rinitis alérgica en casos inusuales.

“Sucede cuando uno guarda la mascarilla para usarla varios días”, sobre todo en lugares cerrados como una caja, pero es poco probable que se presenten episodios críticos de alergia o asma, menciona el especialista en alergias respiratorias. Asimismo, recalca que las posibilidades de activar una sinusitis crónica son todavía menores que las otras enfermedades.

“Si yo soy asmático, tengo rinitis alérgica, al ponerme una mascarilla que de pronto (...) cogió un poco de ácaros, cuando me la ponga me va a fastidiar”, ejemplifica el profesional de la salud. Pese a esto, insiste en que el uso de las mascarillas de por sí no ocasiona enfermedades de las vías respiratorias ni agrava condiciones preexistentes.

Las mascarillas pueden producir una “falsa seguridad”, pero no son peligrosas en sí mismas

La publicación sugiere que las mascarillas tienen el propósito de ser un “placebo o protocolo que genera una falsa sensación de seguridad” y que, por esto, no deberían ser utilizadas.

Según Pachas, es relativamente cierto que el uso de mascarillas genera un efecto placebo, ya que crea en el portador la idea de que se encuentra protegido, lo que podría llevarlo a descuidar otros aspectos de la higiene recomendados por las autoridades locales e internacionales para prevenir el contagio de COVID-19.

“Todo el mundo cree que por ponerse la mascarilla se puede acercar a menos de dos metros. [Piensa que] ya no tiene que protegerse más de otras cosas”, afirma el neumólogo. Sin embargo, remarca que “es necesario utilizar la mascarilla. Por muy efecto placebo que pueda originar, es mucho mayor su beneficio”.

Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS).

El neurólogo Edgar Estrada coincide en que “una mascarilla simple, de tela o quirúrgica no protege tanto al usuario, sino a las personas que rodean a un posible infectado”. “Por eso es recomendable que todos usen la mascarilla, no para protegerse cada uno, sino para proteger al resto”, apunta.

“En la situación en la que estamos donde todos somos potenciales infectados, no sirve que uno solo esté usando la mascarilla rodeado de gente que no la use. Todos tienen que usarla para no expulsar las partículas de saliva y de moco al exterior”, asevera el miembro del personal médico de la Clínica Centenario Peruano Japonesa para La República.

Previamente, Verificador desmintió que el uso de las mascarillas produzca acidosis y permita la incubación de virus y bacterias en su interior. En esa oportunidad, Augusto Tarazona, médico infectólogo presidente del Comité de Salud Pública, sostuvo que prescindir de los cubrebocas “va en contra de una de las estrategias fundamentales en el control de la epidemia”, siendo la primera, el distanciamiento físico, la segunda, el uso frecuente de mascarilla y la tercera, el lavado de manos e higiene respiratoria.

Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS).

Asimismo, otras entidades internacionales, como el Centro Cochrane Iberoamericano (CCIb), sostienen que el uso de la mascarilla para “reducir la transmisión comunitaria del coronavirus está justificado, teniendo en cuenta la alta transmisibilidad del SARS-CoV-2 (especialmente en las fases iniciales y en las personas asintomáticas), la capacidad de las mascarillas de bloquear la emisión de gotas infectadas y los datos indirectos que muestran la eficacia de usar mascarillas”.

Otras afirmaciones falsas del viral desmentidas anteriormente

La publicación contiene otras afirmaciones que han sido aclaradas en verificaciones pasadas o que carecen de sustento por falta de evidencia médica, a pesar de que el viral utiliza el término “está comprobado”.

Así, “advierte” que usar cubrebocas produce “asfixia, ahogo, parálisis, estrés, dolor de cabeza, etc”. Verificador descartó, semanas atrás, que el uso prolongado de mascarillas cause hipoxia, estado del organismo causado por el bajo nivel de oxígeno en la sangre asociado a todas las condiciones anteriormente mencionadas.

En aquella ocasión, Hebert Cuenca, miembro de la Sociedad Peruana de Neumología, explicó que “el oxígeno atraviesa el material de la mascarilla y así el aire entra y sale sin ningún problema” y que esto incluye a todos sus tipos, desde las de uso médico hasta las de tela.

Asimismo, el viral afirma que los cubrebocas no protegen a las personas del coronavirus, puesto que “vuela libre como una gripe común”. La Organización Panamericana de la Salud publicó un documento en el que afirma que “ambos virus se transmiten por contacto, gotitas y fómites”.

PUEDES VER: ES FALSO QUE EL DRENAJE POSTURAL EN PACIENTES COVID-19 REEMPLACE A LA VENTILACIÓN MECÁNICA

No obstante, la OPS establece que “la gripe puede propagarse más rápidamente que la COVID-19”. “Se estima que el intervalo de serie del virus de la COVID-19 es de entre 5 y 6 días, mientras que en el caso del virus de la gripe es de 3 días”, se lee en el portal.

Asimismo, aclara que el porcentaje de contagiados que presentan infecciones graves y críticas (es decir, que requieren oxígeno y ventilación, respectivamente) por COVID-19 es mayor que el de la infección gripal.

Conclusión:

Es falso que el uso de mascarillas genere enfermedades respiratorias como el asma, la sinusitis o cualquier tipo de alergia en su portador. No obstante, sí hay posibilidades muy reducidas de que un paciente de rinitis presente un cuadro de alergia si el cubrebocas que utiliza no ha tenido el cuidado debido. Asimismo, si bien es cierto que las mascarillas pueden tener un efecto “placebo”, esto no significa que “no sirvan”, sino que el usuario no debe descuidar las otras recomendaciones sanitarias establecidas por las autoridades como el lavado de manos, la higiene respiratoria y el distanciamiento social. Por lo tanto, calificamos el viral como falso.