Comparación de los efectos entre las velocidades de un avión de caza y la EEI es engañosa

Comparación de los efectos entre las velocidades de un avión de caza y la EEI es engañosa

Las publicaciones relacionan erróneamente 2 fuerzas distintas: aceleración y velocidad.
Atrás
Juan Solis

En Facebook e Instagram se hizo viral una comparación entre los efectos producidos por la velocidad en los tripulantes de los aviones de caza y los de la Estación Espacial Internacional (EEI). Según algunos internautas, los vuelos espaciales serían una “farsa”, pues los aeronautas pueden realizar muchas actividades cotidianas sin sentir las consecuencias de la rapidez a la que van, a diferencia de lo que experimentan los pilotos de algunos aeroplanos. Sin embargo, estas afirmaciones son engañosas, ya que confunden dos conceptos distintos: velocidad y aceleración. En el caso de los pilotos militares, ellos se enfrentan a una aceleración abrupta, mientras que los aeronautas de la EEI no.

Muro de la página Mentes en Guerra. Foto: captura de Facebook

Aceleración vs. velocidad

La velocidad es la cantidad de espacio que un cuerpo recorre en un determinado sentido y dirección según una unidad de tiempo, de acuerdo al sitio web Física Lab. Se calcula dividiendo la distancia desplazada entre el lapso que tomó hacerlo. Así, por ejemplo, si un ser humano recorre 10 metros en cinco segundos, se podría decir que su velocidad es de dos metros por segundo (10 m / 5 s = 2 m/s).

Por otro lado, de acuerdo al mismo portal, la aceleración es el cambio en la velocidad de un cuerpo, así como también en la dirección hacia la que va este. Se cuantifica dividiendo la resta entre la velocidad inicial y final de un cuerpo entre el tiempo que pasó para que se produzca esta variación. Así, por ejemplo, si un ser humano en un determinado momento tiene una velocidad de 2 m/s y, tras pasar 30 segundos, esta aumenta a 4 m/s, la aceleración sería aproximadamente 0.6 m/s2 ( [4 m/s - 2 m/s] / 30 s).

La aceleración afecta a los pilotos militares

La fuerza g, de acuerdo a la escuela de pilotos española One Air, es una medida para determinar la aceleración producida por la gravedad de la Tierra sobre un cuerpo. Una g equivale a lo que normalmente sentimos los terrícolas.

Nosotros la experimentamos más allá de lo normal cuando ocurren cambios en la velocidad o dirección de los vehículos en los que nos transportamos, es decir, cuando estos aceleran; aunque en esos casos, la magnitud no es tan fuerte. Según el portal, mientras más abrupta sea la variación de la velocidad, más alta será la fuerza g que soportemos.

One Air explica que, cuando se trata de aviones, cualquier cambio en rapidez, altura o giro va a provocar que la fuerzas g sobre el piloto se reduzcan o aumenten, a veces, de manera bastante considerable.

Por ejemplo, según el portal, un giro de 45 grados en un aeroplano generará una fuerza de 1,41 g, mientras que uno de 60 grados provoca hasta 2 g. Sin embargo, este tipo de maniobras son poco comunes en aviones comerciales y más bien, más o menos típicas en aeronaves militares.

Estos cambios de fuerza g, de acuerdo a Sergio Best, magíster en Física por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), hacen que los pilotos experimenten grandes presiones, e incluso que el flujo de sangre hacia sus cerebros baje considerablemente, lo que puede dejarlos inconscientes. Por eso, hay mucha preparación en las Fuerzas Armadas para poder resistir estas fuerzas.

La Estación Espacial Internacional experimenta poca aceleración

Según la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) de Estados Unidos, la Estación Espacial Internacional (EEI) es una plataforma única en la que astronautas de distintas nacionalidades conducen experimentos variados. Esta instalación orbita la Tierra a una distancia aproximada de 418,5 km y a una velocidad de 8.046 m/s o 28.968 km/h, lo que le permite dar 16 vueltas alrededor de nuestro planeta.

Uno podría pensar que, ya que la plataforma va a una rapidez altísima, quienes la tripulan deberían experimentar fuerzas mayores que en los aviones militares, pero, como comenta Best, la EEI se encuentra en caída libre perpetua, sin —casi— aceleración, lo que hace que dentro no se sientan estas fuerzas: “a velocidad perfectamente constante, en magnitud y dirección, una persona dentro de un vehículo no debería sentir ningún efecto, como cuando uno va en un tren que no está acelerando, no se siente”.

Algunos cuestionamientos que se le pueden hacer a esta afirmación son la fuerza de fricción de la atmósfera, que generaría cierta aceleración negativa, así como el cambio de dirección, ya que la Estación se mueve en sentido circular y no en línea recta (este tipo de aceleración generalmente es conocido como “centrípeta”). Sin embargo, el especialista aclara que a la altura a la que está la EEI la atmósfera influye poco, además de que la aceleración centrípeta depende inversamente del radio de giro de la plataforma: “En este caso es más del radio de la Tierra, así que es una fuerza bastante imperceptible”. Best añade que, para permanecer en órbita, este vehículo tendría que ejercer ciertas variaciones, que podrían sentirse, pero igual ser mínimas.

Conclusión

Las publicaciones que comparan los efectos que produce la velocidad a la que van los aviones militares con la de la Estación Espacial Internacional (EEI) son engañosas. Estas intentan relacionar dos conceptos distintos. Lo que genera efectos negativos sobre el cuerpo de los pilotos de guerra son las fuerzas g, que dependen de la aceleración y no de la velocidad.

Podcast Verificador LR

Escucha el podcast de Verificador de La República, nuestra selección dominical de artículos de fact checking que desmienten los contenidos falsos que circulan en las redes sociales.

*Si deseas saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).