Ezzio Ramos

Ezziofr

18 Feb 2021 | 12:44 h

En redes sociales, circula una imagen con algunas conclusiones favorables de un metanálisis sobre el uso de la ivermectina contra la COVID-19. El estudio, llevado a cabo por el investigador Andrew Hill, presenta una serie de resultados favorables de este medicamento. Asimismo, afirma que la Organización Mundial de la Salud “tuvo que cambiar recomendaciones negativas” que realizó sobre el fármaco.

No obstante, la publicación es engañosa. Esta captura ha sido compartida sin contexto adicional, por lo que da una visión incompleta de las conclusiones del metanálisis. De igual manera, la OMS no ha recomendado el uso del medicamento como tratamiento del nuevo coronavirus.

Circula una imagen viral sobre el uso de ivermectina en pacientes de COVID-19. Foto: captura en Facebook

La imagen viral, extraída de la señal de Willax TV, está encabezada por un letrero que anuncia: “Evidencia de la eficacia de ivermectina en tratamiento de COVID-19″. A continuación, describe algunos resultados del Metanálisis de ensayos aleatorios de ivermectina para tratar la infección por SARS-CoV-2, hecho por Andrew Hill, investigador de la Universidad de Liverpool.

Entre las conclusiones, la captura asegura un 75% de reducción de la mortalidad, menores tasas de hospitalización, menor duración de la hospitalización, mayores tasas de recuperación clínica y tiempo de eliminación viral más rápido. A la vez, exhibe un intertítulo que dice: “OMS tuvo que cambiar recomendaciones negativas que hizo a ivermectina”. Este se muestra como declaración del médico intensivista Gunter Callata.

Falta contexto: las conclusiones del estudio dicen que no hay evidencia suficiente

En primer lugar, conviene precisar las implicancias del estudio llevado a cabo por Andrew Hill —el cual se encuentra aún en fase preprint—.

En efecto, como se muestra en las conclusiones del documento, el metanálisis detectó, entre los 18 ensayos clínicos efectuados a 2.282 pacientes, resultados prometedores del uso de ivermectina contra la COVID-19, como los que destaca la imagen viralizada.

No obstante, las conclusiones también resaltan que, pese a la tendencia alentadora la información existente, “todavía no es una base de evidencia suficientemente sólida para justificar el uso o la aprobación regulatoria de la ivermectina”.

Aun así, el autor apunta que la escasez de “evidencia de alta calidad” justifica la necesidad de ensayos clínicos adicionales, “de mayor calidad y a mayor escala”. O, como señala en otro segmento del texto, “ensayos aleatorizados más amplios y adecuadamente controlados”.

De igual modo, en el apartado de Discusión, el investigador remarca que los datos deben interpretarse con cuidado “en el contexto de que los metanálisis son muy propensos al sesgo de confusión”. Además, informa que muchos de los estudios evaluados no han sido revisados por pares, entre otras limitaciones.

Este metanálisis, patrocinado por la Organización Mundial de la Salud, ha sido revisado en una verificación anterior. En tal ocasión, se evaluó un artículo de la CNN, el cual explica que ninguno de los estudios analizados es lo suficientemente robusto individualmente para establecer un nivel de efectividad, pero que en combinación pueden indicar si el fármaco es eficaz.

El intensivista Gunter Callata no dijo la frase sobre recomendaciones de la OMS

El segundo componente de la imagen, y que contribuye a la desinformación, es una cita atribuida al galeno Gunter Callata: “(La) OMS tuvo que cambiar recomendaciones negativas que hizo a ivermectina”.

La referida frase es falsa. Verificador se comunicó con el médico intensivista, quien negó haber declarado esa frase sobre la Organización Mundial de la Salud. Se trata de un error en el intertítulo, durante la participación de Callata en el programa Rey con Barba del último 14 de febrero, como constató este medio.

El médico sostuvo que la entidad que modificó sus recomendaciones negativas sobre la ivermectina fue el Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés), y no la OMS. Según indica el portal gubernamental, no hay datos suficientes para recomendar “a favor o en contra” del uso de ivermectina como tratamiento contra el nuevo coronavirus.

Tal recomendación del NIH representa un cambio con respecto a su postura anterior, la cual se puede rastrear hasta el 9 de febrero de 2021 en los archivos de Wayback Machine. En aquel momento, la entidad recomendaba no utilizar el referido medicamento, salvo en ensayos clínicos.

La OMS no ha recomendado el uso de la ivermectina

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud no avala el uso de la ivermectina en casos de coronavirus. De acuerdo con la Agencia Efe, al 5 de febrero de 2021, el comité científico de la OMS está haciendo un seguimiento del fármaco, y anunciará en cuanto haya evidencia científica suficiente de su utilidad o no.

“No hemos dado una recomendación para el uso de la ivermectina, pero estamos siguiendo con atención las investigaciones que se están realizando y que han mostrado algunos resultados prometedores”, manifestó María Von Kerkhove, jefa de la Célula Técnica Anticovid de la OMS.

Conclusión

La imagen viral de los resultados del metanálisis de Andrew Hill sobre el uso de ivermectina contra la COVID-19 y el supuesto cambio de recomendaciones de la OMS es engañosa. Si bien la investigación recogió información alentadora, el autor argumentó que los datos deben interpretarse con cuidado, pues no es lo suficientemente sólida para justificar la aprobación regulatoria del fármaco.

Asimismo, la declaración original del médico Gunter Callata no se refería a la OMS, sino al NIH de Estados Unidos. Por lo tanto, calificamos esta imagen como engañosa.

*En caso desees saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.