Lizeth Román

Liz_Roman_23

05 Feb 2021 | 20:06 h

Una publicación asegura que la titular del Ministerio de Salud (Minsa), Pilar Mazzetti, “admitió” días atrás que las marchas de noviembre contra Manuel Merino “desataron la segunda ola de la COVID-19”.

“Es decir, la autodenominada ‘Generación del Bicentenario’ al final solo ha logrado que el Perú vuelva a vivir una tragedia. Gracias por tanto”, dice el post, publicado el 26 de enero de 2021. Sin embargo, su contenido es falso.

Viral dice que Pilar Mazzetti “admitió” que las marchas contra Merino “desataron” la segunda ola. Foto: captura en Facebook.

El surgimiento de la denominación “Generación del Bicentenario” está relacionada a los jóvenes que protestaron masivamente en el Perú, sobre todo en Lima, contra el ascenso al cargo de presidente de Manuel Merino de Lama. Esto luego de la destitución de Martín Vizcarra por el Congreso de la República, realizada el 9 de noviembre de 2020. Estas movilizaciones terminaron con la asunción de Francisco Sagasti como presidente interino de la República del Perú, el 17 de noviembre.

¿Pilar Mazzetti “admitió” que las marchas contra Merino ocasionaron la segunda ola del nuevo coronavirus? No.

La publicación adjunta un video y muestra un extracto de la intervención de Pilar Mazzeti en la Comisión de Salud y Población del Congreso de La República, realizada el 22 de enero de 2021. La titular del Minsa en ningún momento dice que las marchas —asociadas al descontento que produjo el cargo de presidente de Manuel Merino— “desataron” la segunda ola.

En una parte, presenta ante el Parlamento una lámina titulada “Evolución de la COVID-19 en Perú” donde muestra una línea de tiempo del descenso y ascenso de casos desde el inicio de la pandemia en el país.

Lámina que presenta Pilar Mazzetti sobre la evolución de casos de la COVID-19. Foto: captura Facebook / Congreso de La República.

“Hemos comentado muchas veces que las movilizaciones sociales (hace referencia a las producidas a causa de Manuel Merino) que se dieron en Lima y en otros lugares de nuestro país (...) en realidad no fueron significativas. Miren la parte de evolución de positividad (apunta una parte donde la línea es casi horizontal). Las características de estas movilizaciones, a diferencia de las movilizaciones (apunta a la curva en aumento) que han ocurrido recientemente a nivel agroindustrial, han sido distintas”, dice.

Recordemos que luego de las protestas dadas contra Manuel Merino, se realizó una manifestación por parte del sector agroindustrial, en Ica, que comenzó a finales de noviembre y se intensificó en diciembre del año pasado. En ese momento, los agricultores denunciaron ser víctimas de maltrato y malas condiciones laborales y exigían la derogatoria de la Ley de promoción Agraria —que había sido ampliada hasta el 2031—. A esta movilización se unieron los trabajadores agrícolas de La Libertad.

Mazzeti compara estas dos manifestaciones y sostiene que la primera fue más corta y ha durado generalmente horas en los días producidos. En cambio, la segunda —promovida por agricultores— ha sido más prolongada.

Seguidamente, dijo: “A esto le añadimos las fiestas de fin de año que siempre tienen una repercusión y el hecho de que en diciembre hemos tenido ingreso de muchas personas (...) que han venido sobre todo de Norteamérica a pasar las fiestas con nosotros”.

Del mismo modo, Ernesto Gozzer, médico salubrista y docente de la Universidad Peruana de Cayetano Heredia (UPCH), comentó a Verificador de La República que fueron dos los principales factores que desencadenaron la segunda ola de la COVID-19: 1) las frecuentes salidas de las personas a comprar en centros comerciales donde hubo aglomeración y 2) las visitas por Navidad y Año Nuevo, que no ocurrieron en los mismos días festivos.

“Los casos empezaron a aumentar en el mes de diciembre por estos factores. A esto se ha combinado en algún momento con la aparición de (las) variantes que son más contagiosas”, declaró el médico, quien además fue jefe del Instituto Nacional de Salud (INS), Minsa.

Respecto a las movilizaciones de noviembre contra Merino de Lama, dijo que efectivamente este evento generó una mayor exposición de contagios y los casos individuales de infección aparecieron a las dos o tres semanas. Sin embargo, sostuvo que la curva del aumento de estos inicia a partir de la segunda y tercera semana de diciembre.

En ese sentido, Gozzer manifestó que “no hay una relación directa” entre estas protestas y la segunda ola. “Los casos suben de manera acelerada desde fines de diciembre —de la tercera o cuarta semana de diciembre— y la primera semana de enero (...) En las protestas de noviembre se observó que las personas procuraban mantener una distancia y usar mascarilla. Con eso no quiero decir que no hubo contagios, sí hubo, pero no fueron masivos”, dijo.

El médico recordó que la principal forma de infección es de persona a persona a través de los aerosoles (microgotas) y que actualmente nos enfrentamos a un virus aparentemente más infeccioso. Por ello, recomendó seguir con las medidas de protección para reducir el riesgo de infección: el uso de las mascarillas, el distanciamiento social y la ventilación natural.

Conclusión

En la Comisión de Salud del Congreso de La República, Pilar Mazzeti no dijo que las movilizaciones de noviembre —asociadas a Manuel Merino— “desataron” la segunda ola de la COVID-19. La ministra de Salud asegura que estas marchas no fueron significativas. Por ello, calificamos el post como falso.

*En caso desees saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.