Xilena Pinedo

XilenaPinedo

16 Ene 2021 | 17:35 h

En Facebook, ha circulado una imagen en la que se compara las supuestas propiedades de los exosomas “naturales” con las de aparentes “exosomas magnéticos radiactivos” que se encontrarían en las vacunas.

Estas publicaciones muestran una fotografía del viceministro del Ministerio de Salud y una frase que dice: “Viceministro de Salud Luis Suaréz sabe que la vacuna tiene exosoma magnético radiactivo”.

El post ha sido compartido más de 300 veces. Foto: captura de Facebook

No existe el exosoma magnético radiactivo

La principal afirmación de la publicación consiste en asegurar que las vacunas que se están desarrollando contra la COVID-19 (aunque no especifican cuáles) tienen “exosoma magnético radiactivo”.

Antes de indagar sobre si este es un componente de las vacunas, es importante saber qué es un exosoma y si realmente existe uno “natural” y uno “magnético y radiactivo”.

De acuerdo con la revista Scientific American, los exosomas son estructuras que se liberan naturalmente de las células (vesículas extracelulares). Un artículo del Journal of Extracellular Vesicles coincide en que el fin principal de los exosomas consiste en transmitir información entre genes; sin embargo, no mencionan nada sobre las otras propiedades atribuidas en el post.

Consultado para esta verificación, Javier Enciso, jefe del Laboratorio de Cultivo Celular e Inmunología de la Universidad Científica del Sur, explicó que las células utilizan estas vesículas para comunicarse con otras células.

Con esa afirmación concordó Alberto Nájera, profesor de Física de la Universidad de Castilla la Mancha en España y vocal del Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS). “Un exosoma es como una pequeña bolsita que se genera en la parte exterior de la célula para transportar o excretar desde proteínas a ANR o lípidos entre otros”, manifestó a Verificador.

Una búsqueda sobre “exosoma magnético radiactivo” no arrojó ningún artículo o información al respecto. Además, mostró como contenido relacionado notas de verificación de medios como ColombiaCheck y Maldita en las que se desmiente que el nuevo coronavirus sea un exosoma y que su propagación esté relacionado a las redes 5G.

A su vez, Enciso descartó la existencia de este tipo de exosomas y resaltó que tampoco se puede hablar de un “exosoma natural”, puesto que no hay uno que sea “artificial”.

Asimismo, Nájera añadió que todas las características que se le atribuyen a este supuesto “exosoma natural” parecen, en realidad, pseudociencia. “El resto de propiedades parecen haber salido de textos en los que se mezcla un poco de todo para justificar o servir de argumento”, detalló a este medio. Además, agregó que el uso del término radiactivo “connota un déficit de rigor científico”.

Las vacunas no tienen exosoma magnético radiactivo ni ningún tipo de exosoma

En principio, ya quedó descartado que las vacunas contengan el “exosoma magnético radiactivo”, puesto que este no existe.

No obstante, cabe destacar que tampoco ninguna de las vacunas o candidatas que se están elaborando contra la COVID-19 están hechas a partir de algún exosoma.

Una revisión de un documento sobre las vacunas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) demostró que las más populares y en fase clínica (pruebas en humanos) han sido elaborada a partir de virus inactivado (Sinovac y Sinopharm), adenovirus (AstraZeneca y Sputnik V) y ARN mensajero (Moderna y Pfizer).

Asimismo, el especialista de la Universidad Científica del Sur enfatizó en que no existe la posibilidad de que las vacunas contengan exosomas. Además, precisó que un exosoma —como estructura que lleva información— podría transportar antígenos, sustancias producto de la formación de anticuerpos, y de esa manera actuar como si fuese una vacuna. Sin embargo, de hacerlo, dichos exosomas serían beneficiosos para el organismo y no perjudiciales como se advierte en el post.

La vacuna no tiene entre sus posibles efectos adversos los enumerados en el post

En la publicación, se menciona que las personas inoculadas con “la vacuna COVID-19” estarían expuestas a múltiples afecciones a la salud como exceso de melanoma y fibrosis pulmonar.

Sin embargo, ninguna de esas “consecuencias” se encuentran dentro de los posibles eventos adversos reportados de las vacunas que se están aplicando actualmente.

Según el medio DW, entre las reacciones más comunes producto de la inoculación de las vacunas o candidatas contra la COVID-19 se encuentran el enrojecimiento, dolor en el lugar de la inyección, fatiga, fiebre, dolor de cabeza y musculares.

El viceministro no dio esas declaraciones

Finalmente, el viceministro de Salud, Luis Suarez, no ha brindado declaraciones en las que se refiere a la presencia de exosomas en las vacunas.

En sus intervenciones en medios se ha referido, sobre todo, a la compra de vacunas. Incluso, en una de sus últimas declaraciones, resaltó su preocupación por ofrecer vacunas seguras a la ciudadanía.

“Se van a concretar diversos contratos en los próximos días y vamos a tener vacuna en el primer trimestre y ojalá que empezamos a tenerla lo más pronto posible. Puedo dar fe de que se está trabajando intensamente para tener vacunas seguras y efectivas, que realmente protejan”, señaló en diciembre a Andina.

Conclusión

No existe exosoma magnético radioactiva, por lo que ninguna inmunización contra el coronavirus puede tenerla. Además, las supuestas consecuencias de la “vacuna COVID-19” no forman parte de los posibles efectos adversos registrados. Por lo tanto, es falso que las vacunas contienen “exosoma magnético radiactivo”.

*La nota fue actualizada el 18 de enero del 2021.

*En caso desees saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.