17 Jun 2020 | 18:41 h

A mediados de junio, el médico veterinario Manolo Fernández, identificado como gerente de laboratorios Farvet, anunció a través de radio Exitosa que la ivermectina podía usarse de forma “preventiva” ante el nuevo coronavirus. La entrevista fue publicada el día 13.

Fernández aseguró que el medicamento brindaba un período de protección de 20 o 30 días contra la COVID-19. “Es como ponerse un chaleco antibalas, no le va a pasar nada”. Solo el artículo de Exitosa obtuvo, en tres días, más de 37.000 interacciones en Facebook. Además, otra publicación con las declaraciones del veterinario se compartieron unas 1.000 veces. Sin embargo, hasta el momento no hay evidencia científica que lo respalde.

Artículo obtuvo unas 37.000 interacciones solo en Facebook.

Esas fueron sus declaraciones, pero no hay evidencia científica sobre un tratamiento preventivo.

PUEDES VER Es falso que el plátano “elimina el virus” que ocasiona la COVID-19

Cabe aclarar que la ivermectina sí se está utilizando en el Perú para el tratamiento inicial de algunos pacientes del nuevo coronavirus (Resolución N° 270-2020-MINSA). Incluso el ministro de Salud, Víctor Zamora, ha justificado su uso a RPP. Lo que vamos a verificar en esta nota son las declaraciones sobre el llamado “uso preventivo”, señaladas en letra cursiva.

Falso: “También (para) prevenir la COVID-19. Hoy en día sabemos que si empleamos la ivermectina o la hidroxicloroquina en forma preventiva podemos bajar enormemente la incidencia de esta enfermedad”.

No existen pruebas científicas sólidas para recomendar el uso masivo de este medicamento de acuerdo al Colegio Médico del Perú (CMP), al Colegio Químico Farmacéutico nacional (CQFP) y a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En declaraciones para La República, Ciro Maguiña —vicedecano del Colegio Médico del Perú, de especialidad infectólogo— indicó que lo expuesto por el veterinario Manolo Fernández era parte de una opinión personal que no compartía, debido a que no había un sustento científico. “No hay ningún estudio sobre el uso masivo de la ivermectina”, descartó.

La ivermectina es un antiparasitario. Es parte del tratamiento de la sarna, por ejemplo. “La dosis recetada en humanos (también hay una presentación para animales) es bastante segura porque no daña el hígado ni el riñón”, dijo el también integrante del Comité de expertos COVID-19. Comentó que estaba siendo utilizada tanto en Bolivia como en Perú, en virtud a un estudio in vitro en Australia.

El estudio “The FDA-approved drug ivermectin inhibits the replication of SARS-CoV-2 in vitro”, publicado en Science Direct, postuló que la ivermectina —un medicamento aprobado solo para las infecciones parasitarias por la Administración de Alimentos y Medicamentos— inhibía al SARS-CoV-2 y era “capaz de lograr una reducción de 5.000 veces en el virus a las 48 horas en cultivo celular”, de acuerdo a resultados en laboratorio.

En su verificación, AFP Factual recogió el comentario del químico farmacéutico chileno Rubén Hernández, quien explicó que este tipo de pruebas “pueden fallar en un organismo vivo”, ya que a veces las dosis terapéuticas no necesariamente alcanzan la concentración utilizada en el laboratorio.

“El uso de la ivermectina fue aprobado en el Perú respaldado por su acción viricida y también por su efecto inmunomodulador”, explicó Augusto Tarazona, vocal del Colegio Médico del Perú.

Además, Tarazona Fernández dijo que el efecto que busca el medicamento es el de “entrar dentro de la célula que está en el virus” y neutralizar su acción en pacientes con síntomas y comorbilidad (quienes presentan otras enfermedades como la diabetes), por lo que un uso preventivo no sería útil. “No tendría sentido; ni técnico, ni práctico”, afirmó.

Aclaró que ese medicamento solo es usado en la etapa inicial. “Después de una semana, disminuye la carga de virus en el cuerpo (termina la fase infecciosa viral), y luego inicia fase inmune, donde ya hay poco virus y las complicaciones son producto de la alteraciones inmunológicas, inducidas por el SARS-Cov2″, explicó el vocal.

Falso: “Yo diría (que no habría) ningún peligro de usar una dosis de ivermectina por una sola vez y tener una prevención o estar cubierto por un promedio de 20 a 30 días”.

Los medicamentos no causan el mismo efecto en el cuerpo por un mes.

Según el decano del Colegio Químico Farmacéutico del Perú, Marcial Torres, la ivermectina se ingiere, durante el tratamiento de seres humanos, por vía oral. En un momento determinado, hay “grandes concentraciones del medicamento en el torrente sanguíneo”, lo que permite que actúe. “En uno, dos o tres días mi organismo va a eliminarlo. Eso no me hace inmune”, explicó.

Por el contrario, señaló que si se tomara sin evaluación médica, se podrían presentar reacciones adversas como náuseas, mareos y debilidad. En el caso de una hipersensibilidad a la ivermectina, el cuadro médico sería más grave. Incluso, las personas que se automedicaran podrían relajar medidas de prevención —creyendo estar protegidas— como el lavado de manos y el distanciamiento social, lo cual traería consecuencias fatales en la salud pública.

En ese sentido, explicó que el Estado peruano había decidido usar ese fármaco en el tratamiento del nuevo coronavirus, a pesar de no haber los estudios en personas debido a la relación costo/ beneficio. Torres Caballero reconoció que “la necesidad” apremiaba, pero recomendó no automedicarse.

Falso: “Si todo el Perú tomara ivermectina hoy día en 15 días no habría casos de COVID-19 o bajaría un 90 % los casos de COVID-19 y en el mes de julio estaríamos todo el país normalmente trabajando”.

“Como cualquier medicina, debe ser tomada bajo prescripción médica, después de una valorización del paciente y teniendo en cuenta los factores de riesgo”, aseguró el infectólogo Tarazona Fernández.

Los médicos recetan este fármaco por su presunta “actividad antiviral”. En palabras del químico farmacéutico Marcial Torres, porque “no permitiría la replicación viral de la COVID-19″. Como explicamos líneas arriba, si no hay virus en el cuerpo, la ivermectina no está actuando frente al coronavirus.

Además de los posibles riesgos de la automedicación a nivel individual, existe el peligro de desabastecimiento del medicamento ante el aumento de la demanda. Por ejemplo, en Loreto tuvieron que recurrir a distintas presentaciones de la ivermectina, ya que se agotaron las tabletas, según el doctor Ciro Maguiña.

Por otra parte, al ser consultado por este medio, el doctor Eduardo Gotuzzo, especialista en enfermedades infecciosas y tropicales, manifestó estar en desacuerdo con el médico veterinario Manolo Fernández. “Ha creado una expectativa falsa que pone en riesgo el plan de dar tratamiento solo a los enfermos en fase inicial”, señaló.

Como apuntamos al inicio, la OMS tampoco ha oficializado alguna cura o tratamiento preventivo para el nuevo coronavirus. En base a los estudios científicos, los especialistas elaboran una lista de medicamentos para el tratamiento de la COVID-19 que se puede modificar con los nuevos descubrimientos.

OMS sobre medicamentos contra la COVID-19.

Además, en su verificación de un viral similar, AP News recogió la posición de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos sobre el medicamento. “Las anormalidades en las pruebas de laboratorio incluyen disminución en el conteo de glóbulos blancos y pruebas hepáticas elevadas. Debe evitarse el uso de ivermectina para la prevención o el tratamiento del COVID-19, ya que no se han establecido sus beneficios y seguridad para estos fines”.

“En este momento, no hay productos farmacéuticos aprobados por la FDA para tratar el COVID-19″, concluyó la agencia estadounidense.

Intentamos conversar con el médico veterinario Manolo Fernández, pero declinó comentar.

Conclusión

No existen estudios científicos que respalden un uso masivo e indiscriminado de la ivermectina. Antes bien, puede suponer un riesgo de desabastecimiento para personas que están infectadas con el nuevo coronavirus y realmente lo necesitan. Por lo tanto, calificamos las declaraciones como inconsistentes, es decir, falsas.