Es falso que se pueda salvar a una persona de un ACV pinchando sus dedos con una aguja

Es falso que se pueda salvar a una persona de un ACV pinchando sus dedos con una aguja

No hay evidencia de que “pinchar la yema de los dedos” de una persona que sufre un accidente cerebrovascular pueda “devolverla a la vida”. Al contrario, puede ser perjudicial.
Atrás
Ezzio Ramos

Cuidado con los mitos sin fundamento. En Facebook, ha vuelto a circular un posteo viral del 2021 que habla de un supuesto método para “salvar” a una persona que sufre un accidente cerebrovascular, conocido coloquialmente como “derrame cerebral”. Según el texto, se debe “pinchar la yema de los 10 dedos” del paciente, para que este “vuelva a la vida” unos minutos después.

Sin embargo, esta información es falsa. Acorde con diversos especialistas, lo más recomendable al detectar un ACV es acudir a un hospital de manera inmediata. No hay relación entre el tratamiento de esta emergencia y hacer sangrar los dedos.

Publicación que circula desde el año 2021 contiene información falsa. Foto: captura de Facebook

El viral de Facebook, compartido más de 50.000 veces desde enero del 2021, se titula: “Cómo salvar a una persona de un derrame cerebral usando solo una aguja”. La publicación alude a un supuesto “profesor chino”, quien habría dado el ‘consejo’ de esterilizar la aguja con fuego para luego pinchar la yema de los dedos del paciente. “Cuando los 10 dedos comiencen a sangrar, espera unos minutos. ¡Verás que la víctima estará de regreso a la vida!”. Además, menciona que el método pertenece a la “medicina tradicional china” y es “100% efectivo”.

Pinchar los dedos de un paciente no cura un ‘derrame cerebral’

Verificador de La República se comunicó con especialistas en neurología, quienes descartaron la supuesta validez del referido procedimiento. Wilder González, jefe de Neurología de la clínica La Luz, sostuvo que no hay ninguna relación entre hacer sangrar los dedos de un paciente y la enfermedad cerebrovascular. “Es completamente falso”, afirmó.

En consideración de González, la descripción que hace la publicación viral en torno al desarrollo del ‘derrame cerebral’ correspondería a una ECV hemorrágica. “Si se rasgan las arterias del cerebro, simplemente va a quedar en el cerebro”, explicó. “No tiene nada que ver si haces las famosas sangrías o pinchar dedos o pinchar el lóbulo de la oreja”.

El neurólogo Nilton Custodio, director médico del Instituto Peruano de Neurociencias, también indicó que no es cierto que desangrar a una víctima de ACV a través de pinchazos en los dedos suponga un cambio a favor. “Ni lo va a favorecer ni lo va a empeorar. Lo que sí, es que va a retrasar el tiempo de posibilidad de ofertarle un tratamiento”. Además, existe el riesgo de transmitir infecciones mediante la sangre.

Ricardo Otiniano, neurólogo clínico, investigador de la enfermedad cerebrovascular y médico del Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas, señaló que la información viralizada “circula desde hace años en las redes” y ”carece de evidencia científica”.

El especialista detalló que “su aplicación puede perjudicar la salud de estos pacientes que están padeciendo un accidente cerebrovascular (ACV)”. ¿Por qué? “Ante esta enfermedad, lo más importante es llegar rápido a un hospital para que puedan administrarle un tratamiento que revierte la obstrucción del vaso sanguíneo obstruido, si es el caso”.

González y Custodio también destacaron la relevancia de actuar rápidamente, debido a lo que explicaron como “tiempo de cerebro”. “Mientras más temprano lo lleves [al paciente] a Emergencias por un infarto [cerebral], mejores resultados va a tener”, precisó Nilton Custodio.

“Lo más probable es que si llega antes de las cuatro horas y media, se le puede revertir este infarto”, sostuvo a su vez González. Es así que el tiempo que tomaría esterilizar una aguja y pinchar los diez dedos hasta que sangren, es valioso, por lo que no debe desperdiciarse.

Como explicó el médico neurólogo Danny Barrientos, se puede salvar a una persona con infarto cerebral “si aplicamos trombolisis intravenosa con una aguja, pero pinchando las venas para aplicar el medicamento llamado trombolítico”. De este modo, añade Nilton Custodio, “se rompe el coágulo y el paciente se salva”, y las secuelas pueden ser menores.

¿Cómo ocurre un accidente cerebrovascular?

El accidente cerebrovascular puede ser isquémico o hemorrágico, aunque los dos son conocidos por la población como “derrame cerebral”. El ACV isquémico es el más frecuente, señaló Wilder González, y se da porque la sangre no llega al cerebro.

Nilton Custodio explicó que este tipo —también llamado infarto cerebral— ocurre cuando una arteria se tapa y, por lo tanto, deja de irrigarse un área del cerebro. En consecuencia, “las neuronas que dependen de esa irrigación se mueren” y, dependiendo del área, el paciente queda con secuelas.

A su vez, el ACV hemorrágico ocurre “cuando una arteria se rompe”, lo cual puede deberse a un aneurisma. Este se da frecuentemente en personas jóvenes o en personas mayores hipertensas o diabéticas, precisó Custodio.

¿Cómo reconocer un accidente cerebrovascular (ACV) y qué hacer?

En principio, los especialistas Wilder González y Nilton Custodio señalaron que existen factores de riesgo para padecer un ACV. Entre estos, se encuentran la edad (ser mayor de 65 años), la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, el colesterol elevado, la obesidad, la falta de ejercicio, el tabaquismo y las cardiopatías.

Cuando ocurre un derrame, “al paciente se le paraliza la mitad de la cara y la mitad del cuerpo. No puede mover un brazo y una pierna del mismo lado. Le duele la cabeza y no puede articular las palabras.” , puntualiza González. “Con esas tres características, uno ya puede pensar que tiene una ECV isquémica o hemorrágica”. En casos más serios, sostiene, “el paciente se comienza a dormir o tiene trastornos de consciencia”.

Nilton Custodio explica que, de un momento a otro, el paciente “empieza a hablar medio gangoso” y, además de los síntomas señalados previamente, comienza a sentir el cuerpo pesado. “Ahí se está produciendo un infarto cerebral”. Es fundamental reconocer rápidamente los síntomas.

Al ocurrir la emergencia, lo que se debe hacer es acudir inmediatamente a un hospital que tenga un tomógrafo. “Tiene que llegar de la puerta de su casa a la puerta del tomógrafo”, indica Wilder González. “No se tiene que golpear al paciente, pinchar, jalar el brazo, poner alcohol”, advirtió.

El bulo sobre “pinchar los dedos con agujas” a personas con ACV lleva rondando en internet desde hace varios años. Además, ha sido desmentido por otros medios de verificación de datos como Chequeado, AFP Factual y Maldita.es, miembros de la International Fact Checking Network (IFCN), al igual que Verificador.

Conclusión

La publicación, que afirma que se puede salvar a un paciente que sufre un ACV mediante el pinchazo de sus dedos, es falsa. Diversos especialistas en neurología aclararon que no existe relación entre el sangrado de los 10 dedos de la mano y el desarrollo de un accidente cerebrovascular.

Al contrario, recomendaron acudir inmediatamente a la sala de Emergencias en lugar de quedarse en casa, debido a que el tiempo para tratar esta enfermedad es valioso.

Podcast Verificador LR

Escucha el podcast de Verificador de La República, nuestra selección dominical de artículos de fact-checking que desmienten los contenidos falsos que circulan en las redes sociales.

Si deseas saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos al WhatsApp (+51 997 883 271).