Lizeth Román

“Así inician los incendios forestales con armas de energía dirigida que van adheridas a las aeronaves, y luego le echan la culpa al calor”, describen varias publicaciones en Facebook sobre tres imágenes adjuntas. En dos fotos se observan aviones con una parte delantera en forma circular. En la otra pieza de toma aérea se ve un espacio boscoso al cual, aparentemente, le cae una especie de ‘rayo delgado’ de luz desde el cielo.

Este contenido ha comenzado a viralizarse desde abril de este año; sin embargo, presenta información falsa.

Publicación que asegura que el incendio forestal no es provocado por el calor. Foto: captura en Facebook.

El calor es uno de los factores de riesgo para el incendio forestal

En comunicación con Verificador de La República, Gian Carlo Pezo, miembro del programa de respuesta de incendios forestales del Cuerpo General de Bomberos, calificó esta supuesta causa como una “teoría conspiracionista” que surgió en el 2018 con el incendio dantesco en California, Estados Unidos, pero que fue desbaratada por las autoridades.

“Respecto a los incendios forestales en el Perú, no se ha escuchado (que un arma genere el incendio). Eso no sucede en el Perú. Nosotros consideramos —y se ha documentado— otras causas ya conocidas dentro de lo que corresponde a un incendio forestal en nuestro país”, indicó el experto, quien es coordinador de las Comisiones Multisectoriales del Despacho Viceministerial de Políticas Agrarias del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Minagri).

Sostuvo que en el país las causas de los incendios forestales se abordan desde cuatro zonas que presentan distintas particularidades: amazónica, andina, interandina y norte.

Según explicó el especialista, en la primera se producen principalmente por la deforestación y la quema de territorios para cultivos extensivos; en la segunda, por la quema de pastos y los componentes de ciertas floras que favorecen el fuego; en la tercera, por la agricultura; y en la última, por la quema de espacios para ahuyentar abejas silvestres. Precisó que existe más incidencia de incendios forestales provocados por los humanos, sobre todo, en la zona sur del Perú.

Estas causas, como otras más específicas, se encuentran contempladas en el “Plan de prevención y reducción de riesgos de incendios forestales”, del Minagri y el Servicio Nacional Forestal (Serfor), pero en ninguna parte se apunta a un “arma” o “artefacto” en particular que genera este siniestro.

Página del Plan. Foto: captura del documento del Minagri y Serfor.

En el documento se señala que este fenómeno produce daños a nivel social, ecológico y económico. “Se sabe que uno de los mayores impactos de los incendios forestales en el ambiente tiene efectos sobre el cambio climático, debido a la combustión de enormes cantidades de biomasa que producen gases de efecto invernadero alterando el ecosistema”, se detalla.

Se sostiene también que “el fuego es el resultado del proceso químico denominado combustión” y que la condición para que se origine este escenario “es la presencia de una sustancia combustible a una temperatura suficientemente alta (llamada temperatura de ignición) para provocar la combustión; la presencia de oxígeno, para mantener la combustión, y una reacción en cadena”.

Del mismo modo, un artículo de 2021 de la Universidad Estatal de Carolina del Norte describió similares factores que propician este siniestro. “Independientemente de la causa, los incendios forestales aún requieren tres componentes claves para encenderse y eventualmente propagarse: combustible, calor y oxígeno (…). Estos componentes se conocen comúnmente como el ‘triángulo de fuego’ (…). Entonces, para que un incendio se extinga, se debe eliminar al menos uno de los componentes”, apuntó. El informe argumentó también que estos fenómenos naturales son generados “por el calor del sol o por la caída de un rayo”, pero en su mayoría “por actividades humanas”.

Serfor, a través de su plataforma Reportes de Focos de Calor, ofrece “una alerta de la existencia de fuego activo para que las autoridades tomen las acciones necesarias, ya que podría desencadenarse un incendio forestal”. Hasta el cierre de esta nota se detectaron 830 focos de calor, pero ninguno confirmado.

Además, al hacer una búsqueda de “armas de energía dirigida” e “incendio forestal” no se reveló ningún resultado que reporte esta supuesta causa y efecto. Al contario, se encontraron artículos de verificación que desmontaron esta tesis relacionada con el incendio en California.

Imágenes no prueban incendio forestal provocado por “armas de energía dirigida”

Tras una búsqueda de imágenes en Google, detectamos la pieza 1 en un reporte de un portal web de la Fuerza Aérea Andrews (Estados Unidos), publicado el 28 de junio de 2007. El texto fue titulado “Avión láser aerotransportado programado para proporcionar defensa antimisiles”.

Reporte de 2007. Foto: captura en web / Fuerza Aérea Andrews.

También esta instantánea fue hallada en el blog “Aviones, caza y ataques” del 12 de septiembre de 2015. Según esta página web, se trata del “Boeing Yal-1 Airborne Laser”, que presentaba un sistema de armas láser aerotransportado (ABL). En la categoría de “estado” se lee “cancelado” y se muestra como “primera fecha de primer vuelo” al “18 de julio de 2002″.

Por otro lado, en el caso de la imagen 2, descubrimos una pieza similar en la agencia Alamy, pero que no presenta fecha de captura. Este repositorio también hace referencia al “Yal-1 Airborne Laser” (en español Láser Aerotransportado Yal-1). “Un avión realiza pruebas de rotación de bola inicial en Western Test Range”, reseña. De hecho, al hacer un acercamiento de la foto de Alamy, observamos que presenta las mismas características que ofrece el post viral.

Comparación de detalles. Foto: captura en Facebook / acercamiento de la imagen de Alamy.

También identificamos otra imagen parecida en esta agencia dentro de una galería fotográfica sobre el Yal-1, la cual exhibe como fecha de toma al 15 de septiembre de 2011. “Láser Aerotransportado Yal-1 aviones durante un vuelo de prueba. Este es un Boeing 747 que ha sido modificado para llevar el Yal-1 Airborne Laser Testbed EE. UU.”, se lee la leyenda.

Un artículo The Aviationist del 6 de noviembre de 2021 describió que “el Yal-1 era un enorme avión aerotransportado con sistema de armas láser construido sobre una plataforma Boeing 747-400F” y que era la “única aeronave” de su tipo. Indicó que estaba destinado a derribar “misiles balísticos tácticos” y que “el programa estuvo plagado de pruebas complejas”.

Sin embargo, señaló que en diciembre de 2011 “el programa fue cancelado después de que el jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea, Norton A. Schwartz, lo considerara ‘no viable operativamente’ y debido a la presión presupuestaria continua en Washington”. Comunicó que en febrero de 2012 esta aeronave ejecutó “su último vuelo a Davis-Monthan AFB en Tucson, Arizona, para su internamiento en AMARG Boneyard (un espacio de mantenimiento y almacenamiento de aeronaves) y su eventual demolición”.

Este informe fue escrito por el periodista y editorialista Tom Demerly, quien incluso se tomó una fotografía con este avión. Otro reporte de Air Force Test Center, una unidad de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, también ofreció una similar cronología sobre el Yal-1. No obstante, agregó que en septiembre de 2014 fue desechado.

Por otro lado, la imagen 3, según una verificación anterior, proviene de un tuit del Bosque Nacional Klamath, California, difundido el 24 de mayo de 2018. La organización explicó que la pieza mostraba el incendio en Noland. No obstante, aclaró que el destello de la fotografía era un efecto de la cámara. Incluso, el escritor científico Mick West explicó en su canal de YouTube que esta “luz” se genera por delgadas líneas de grasa que ensucian el objetivo del lente.

Tuit del Bosque Nacional Klamath. Foto: captura en Twitter / Bosque Nacional Klamath.

Conclusión

El calor y las altas temperaturas son factores de riesgo que condicionan la producción de los incendios forestales. No hay evidencia de que un “arma de energía dirigida” haya sido una causa de este fenómeno. Las imágenes adjuntas tampoco evidencian esta teoría ni están relacionadas. Dos de las piezas muestran a una aeronave que, según informes, fue cancelada en 2011 y desechada en 2014. En tanto, la otra expone un destello producto del efecto de la cámara fotográfica. Por ello, calificamos estos post como falsos.

Podcast Verificador LR

Escucha el podcast de Verificador de La República, nuestra selección dominical de artículos de fact checking que desmienten los contenidos falsos que circulan en las redes sociales.

*Si deseas saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).