Verificador LR

El 21 de marzo de 2022, luego de una derrota en la final del torneo Indian Wells, Rafael Nadal declaró en una rueda de prensa sobre el malestar que le dificultó la respiración durante los últimos partidos. El tenista profesional detalló que el dolor que sentía era “como tener una aguja adentro”. Desde entonces, se ha difundido en redes sociales y canales de mensajería que su malestar estaría relacionado con la vacuna contra la COVID-19.

“Espero se pueda recuperar del envenenamiento por vacunación”, señala una publicación que comparte una nota informativa sobre Nadal. Otros usuarios indican que lo ocurrido se debe a “los 1.291 efectos adversos de la vacuna”.

Por otro lado, comparan su situación con la del tenista Novak Djokovic, quien se negó a la inmunización: “Nadal te desmayaste en el baño y casi palmas [mueres] pero decís que fue por el estrés. Mejor pregúntale a Djokovic que puede explicarte lo que te pasa”.

Publicaciones que han sido difundidas en redes sociales relacionando el problema de salud de Rafael Nadal con la inoculación contra la COVID-19. Fuente: Captura LR, Facebook.

Sin embargo, la relación entre su estado de salud y la inoculación es incorrecta.

El doctor personal de Nadal expuso que la causa del malestar fue una fisura en las costillas.

Luego de que concluyó el torneo Indian Wells en California, Estados Unidos, Rafael Nadal regresó a España. En su país de residencia fue evaluado por el doctor de la Federación Española de Tenis, quien atiende de forma personal al tenista, Ángel Ruiz-Cotorro.

El médico brindó una entrevista al medio Radio Gaceta RNE para comunicar que el diagnóstico del deportista fue una fractura en las costillas. Por ese motivo, Nadal sentía una molestia en el pecho.

En ningún momento Ruiz-Cotorro menciona o relaciona la inoculación contra la COVID-19 con el problema médico: “las fracturas tienen un tiempo de curación, todo el mundo las conoce. Lo que sí podemos ir haciendo es ir adaptando todo en función del dolor”.

Por su parte, Rafael Nadal se pronunció en su cuenta oficial de Twitter para aclarar cuál fue el motivo de sus molestias durante la competencia: “Al final resulta que tengo una fisura por estrés en una de las costillas y estaré entre 4 y 6 semanas de baja. No son buenas noticias y no me esperaba esto”.

No es la primera vez que el deportista sufre este tipo de lesiones.

Cuando empezó a destacar por su juego en 2004, informó El País, el cuerpo de Rafael Nadal ha reaccionado al estrés de las competencias. Una fisura en el pie izquierdo le impidió participar del torneo Wimbledon y los Juegos Olímpicos de Atenas cuando tenía 18 años.

Esa lesión lo ha acompañado desde entonces, incluso se manifestó en el Indian Wells cuando disputaba la semifinal del evento: “No voy a mentir ni a ocultar cosas, me ha molestado más. Ahora debo hacer un último esfuerzo [el partido final que perdió] y confiar en que pueda aguantar”.

A este dolor, se le unió el que luego se descubriría que fue ocasionado por una nueva fractura, esta vez en las costillas. Tal trauma se manifestó con un dolor punzante en el pecho.

En el 2021, cuando se retiró de un torneo por la molestia en su pie, se difundió otro bulo relacionado con la COVID-19.

El medio Maldita.es desmintió en agosto del año 2021 una supuesta declaración de Rafael Nadal donde anunciaba que dejaría de participar en los Juegos Olímpicos (JJ. OO.) y en el Torneo Wimbledon para no vacunarse contra la COVID-19.

Sin embargo, el equipo de prensa del tenista indicó que Nadal se inmunizó antes de los JJ. OO., que empezaron el 23 de julio de 2021. Luego de su inoculación no tuvo inconvenientes. La razón de desistir en los dos eventos deportivos fue su lesión en el pie, la cual le incomoda permanentemente al ser una fisura crónica.

¿Cuáles son los efectos adversos de las vacunas contra la COVID-19?

En un artículo anterior de Verificador de La República se explicaron cuáles son los efectos adversos registrados de las vacunas para protegernos del virus SARS-Cov-2. En su mayoría son leves, pero también se ha descubierto algunas reacciones alérgicas moderadas no peligrosas.

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), “algunas personas pueden experimentar efectos secundarios leves como dolor en el lugar de la inyección, dolores musculares o fiebre, pero estos desaparecen rápidamente”.

Asimismo, la OPS comentó que tales efectos desaparecen de manera rápida y son consecuencia de la respuesta del sistema inmunitario.

Por otro lado, en el artículo científico The Conversation, donde se indaga sobre efectos adversos de las vacunas autorizadas de Pfizer/BioNtech, Moderna, Johnson and Johnson/Janssen y AstraZeneca/Oxford; se confirmó que son seguras y funcionan.

Los efectos “no difieren de los observados para las vacunas que hemos recibido desde que nacimos”. “En ninguna vacuna se ha observado reacciones de intensidad severa”, se indica en el estudio.

Sin embargo, “sí se han llegado a observar reacciones alérgicas [moderadas] que, por ser extremadamente infrecuentes, se clasifican como de frecuencia desconocida”. A pesar de ello, con “intervenciones rápidas”, se han atendido de manera correcta sin representar un peligro para las personas.

Conclusión

Es falso que el malestar físico del tenista Rafael Nadal presentado en el torneo Indian Wells esté relacionado con la inoculación contra la COVID-19. El doctor Ángel Ruiz-Cotorro comunicó que el malestar del deportista se debió a una fisura en las costillas, en ningún momento se hizo mención a la vacuna.

*Si deseas saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).