Lucía Tumes

Se ha difundido en redes sociales una imagen con un texto que sugiere que luego de la aparición de una nueva variante de la COVID-19, ya no se registran casos de linajes anteriores.

“Esta noche sobre misterios sin resolver. Investigamos por qué nadie da positivo para una variante antigua después de que una nueva llega”, indica el texto en la imagen compartida.

Sin embargo, la información es incorrecta.

Imagen que circula en redes sociales, donde se desliza, a través de un meme, en páginas anti vacuna que ninguna persona tiene un resultado positivo para una variante antigua después de que se registra una nueva. Fuente: Captura LR, Facebook.

La Organización Panamericana de Salud registra casos de las primeras variantes

La OPS cuenta con un registro de datos disponibles de la Red Regional de Vigilancia Genómica de la COVID-19. En los últimos 6 meses, en distintas regiones del mundo, se puede observar, a través de un gráfico de barras, la existencia de varias variantes del coronavirus al mismo tiempo.

Por ejemplo, en septiembre de 2021, en América del Sur, 4,07% de los casos fueron de la variante mu, 2,55% de la variante lambda, 77,82% de la variante delta (nueva en ese momento), 11,77% de la variante gamma y 3,73% de otras pasadas o de menor importancia.

Es decir, aunque se observa una predominancia de la variante “nueva” del momento, que era la delta en septiembre de 2021, según registro de la Organización Mundial de la Salud (OMS), aún se siguen documentando casos de linajes anteriores. Por ello, como sucedió en septiembre, se puede tener contagios de más de dos variantes de la COVID-19.

Datos de las variantes registradas en las diferentes regiones de América en los últimos 6 meses. Fuente: Organización Panamericana de la Salud.

Luego de que se detectó el primer caso de la variante ómicron en Sudáfrica, en noviembre del 2021, aún se registraron casos de la variante delta. En diciembre, se observó que 27,82% de los casos fueron de la variante delta, 69,84% de ómicron y 2,33% de otras variantes pasadas o de relevancia menor.

Registro regional de variantes en el continente América de los últimos tres meses. Fuente: Organización Panamericana de Salud.

Por tanto, de acuerdo a ese registro, una vez que se detecta una nueva variante aún se observan casos de las anteriores. En los últimos tres meses, cuando predominó la variante delta, se registró un incremento de casos paulatino de ómicron hasta que compartió la relevancia y la superó.

El Ministerio de Salud del Perú ha registrado los casos de diferentes variantes de la COVID-19 en el país

En el periodo de enero a junio de 2021 se encontraron más de seis variantes de la COVID-19, de acuerdo al Boletín Epidemiológico del Ministerio de Salud del Perú (Minsa), publicado en junio del 2021.

Un análisis de 1.714 muestras COVID-19 mostró la existencia de 1.228 casos de lambda, 242 casos de gamma, 15 casos de alpha, dos casos de delta (la cual acababa de ser registrada), un caso de la variante zeta, dos de epsilon y 223 casos de otras variantes.

Gráfico que muestra la presencia de las diferentes variantes de la COVID-19 por regiones en el país desde enero del 2021 hasta junio del 2021. Fuente: Ministerio de Salud.

Es decir, se conserva la tendencia demostrada por la OPS en la que una nueva variante empieza con un número reducido de casos, luego alcanza un pico máximo, lo que no significa que dejen de registrarse casos de linajes anteriores y finalmente es desplazada por una nueva.

¿Por qué se observa la predominancia de las variantes nuevas? Las personas desarrollan inmunidad a las variantes anteriores.

Raúl Urquizo, decano del Colegio Médico del Perú (CMP), dijo a Verificador de La República que las variantes de la COVID-19 aparecen porque el coronavirus es un proceso viral. “Uno no sabe qué tipo de mutación va a aparecer más tarde”, comentó.

“Cuando esa nueva variante aparece, como la gente no tiene la inmunidad hacia esta nueva cepa, comienza a aumentar los casos, luego se desarrolla algún tipo de inmunidad, aparece otra cepa y reemplaza a la mutación predominante, lo que no significa que las variantes desaparezcan”, precisó Urquiza.

Por ello, debido a que la población no tiene inmunidad ante una nueva variante, luego de su aparición, se observa un pico de contagios que disminuye hasta que una nueva ocupe el lugar predominante en el número de positivos.

“Así fue con la variante lambda, con la delta y ahora con ómicron, que desplazó a la delta. Lo más probable es que en un corto tiempo aparezca otra mutación y reemplace en predominancia a la ómicron”, añadió el decano del CMP.

Además, Urquizo recalcó que todo virus presenta mutaciones. Esto también ocurre con el virus de la influenza, que presenta nuevas cepas, pero no tienen tanta exposición como en el caso de la COVID-19.

Sin embargo, aunque el virus continúe mutando, Raúl Urquizo recordó que “la población va generando inmunidad a cada variante” y que “las vacunas están evitando las formas severas de la infección por cada cepa”.

Conclusión

Es falsa la afirmación de la imagen viral que circula en redes sociales donde se afirma que luego de aparecer una nueva variante ya no se registran casos de variantes anteriores.

De acuerdo a los datos recopilados por la Organización Panamericana de Salud, en septiembre de 2021, se observaron cuatro variantes al mismo tiempo: mu, lambda, delta y gamma. Asimismo, el Minsa registró la presencia de distintas variantes en el Perú entre los meses enero y junio del año 2021.

Por otro lado, Raúl Urquizo, decano del CMP, explicó que la predominancia de una nueva variante se debe a que la población aún no ha generado inmunidad ante la cepa. Por ello, luego de un tiempo surge otra que desplaza a la anterior. Sin embargo, ello no significa que una variante desaparezca.

*Si deseas saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.