Paola Ferrer

Distintas publicaciones en redes sociales aseguran que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) afirman que las pruebas PCR no son confiables para detectar el virus de la COVID-19 porque, supuestamente, brindan falsos positivos.

Uno de los posteos, publicado el 5 de enero de este año, comparte un retuit de Disclose.tv al medio ABC News, en el que aparece una declaración de la directora de los CDC, la doctora Rochelle Walensky. En la descripción del post, el usuario asegura que “las nuevas directivas del CDC indican que no se necesitan pruebas de PCR al final de la cuarentena ya que estas no son confiables”.

Sin embargo, las declaraciones de Walensky han sido sacadas de contexto. Ella no hace referencia a la confiabilidad que brinda este examen para detectar el SARS-CoV-2.

Posteos afirman que las pruebas PCR no son confiables para detectar el virus de la COVID-19. FOTO: Composición Verificador

De acuerdo a la información de Abc News, Rochelle Walensky —durante una entrevista al programa “Good Morning America” el 29 de diciembre de 2021— declaró que “las pautas de los CDC recientemente actualizadas no requieren pruebas al final del aislamiento porque las pruebas de PCR pueden permanecer positivas hasta por 12 semanas”. Mas no hizo ninguna declaración sobre la confiabilidad de la prueba PCR en el diagnóstico de la enfermedad.

Las pruebas PCR son las más confiables para detectar la COVID-19

El decano nacional electo del Colegio Médico del Perú (CMP), el doctor Raúl Urquizo, mencionó a este medio que “la única prueba más confiable hoy en día en el mercado es el PCR”.

No obstante, Urquizo precisó que la confiabilidad de la prueba también depende del momento en que se realice. “Si alguien está en contacto con una persona sintomática y se hace una prueba el mismo día, probablemente le va a salir negativa porque tiene que pasar mínimo tres días para tener resultados confiables de si está o no contagiada”, explicó el médico.

En esa línea, en comunicación con Verificador, el decano electo del Consejo Regional III Lima, el doctor Ildauro Aguirre, explicó que “las pruebas PCR miden la parte genética del virus y eso puede estar presente, incluso hasta tres meses después de la enfermedad”.

PUEDES VER: Es falso que las vacunas emitan señales electromagnéticas, contengan metales o dispositivos rastreadores

Por esta razón, refirió Aguirre, no es bueno hacerse controles de PCR porque “no es un buen instrumento para ver si una persona está bien o no cuando ya ha tenido COVID-19″. “Como diagnóstico, sí es considerado el ‘gold standard’, que significa que es mucho mejor”, añadió.

Para el especialista, la mejor prueba para el control es la parte clínica. “Algunas personas optan por la prueba serológica para ver solamente si ya tiene inmunoglobulina G, que es lo que permanece más tiempo, pero no se recomienda”, puntualizó Aguirre.

Verificador de La República ha desmentido anteriormente otros bulos que desacreditan la cientificidad y eficacia de las pruebas PCR en la detección del virus de la COVID-19 (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8).

Conclusión

Es falso que la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos haya aseverado que las pruebas PCR no son necesarias porque no son confiables. Las declaraciones de Rochelle Walensky recaen en que estos exámenes de detección no son necesarios una vez que el paciente contagiado ya ha superado la enfermedad y ha salido de aislamiento.

Por su parte, especialistas del Colegio Médico del Perú, consultados por este medio, coincidieron en que las pruebas PCR son las más confiables del mercado para detectar a los pacientes positivos en coronavirus.

*Si deseas saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín del Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en Internet.