Johana  Perleche

En Facebook, la página denominada “ReVelión en la granja” ha difundido desde fines de agosto una tabla en la que se compara la tasa cruda de mortalidad mundial (muertes por cada 1.000 habitantes) desde el año 2000 hasta el 2020.

A pesar de que en la imagen no se muestran cambios desde el 2016, el administrador de la página manifiesta que “nunca antes en la historia de la humanidad tuvimos una tasa tan baja como la del año 2020″. Incluso, pone en duda la existencia de la pandemia de la COVID-19. “¿Dónde está la devastadora pandemia de la que nos hablan los políticos y medios de comunicación?”, cuestiona.

Es falso que la tasa cruda de mortalidad mundial del 2020 haya sido la más baja de la historia. Foto: captura de pantalla de Facebook

De acuerdo al portal de datos del Banco Mundial, la tasa de mortalidad ha tenido un descenso sostenido cada año. Sin embargo, este repositorio solo cuenta con información hasta el 2019 debido a que aún no se ha revelado información de algunos países sobre esta variable en 2020. A comparación de IndexMundi —portal del que se basa el viral— desde 2016 a 2019, la tasa de mortalidad no se ha mantenido estática: 2016 (7,57), 2017 (7,567), 2018 (7,558) y 2019 (7,525).

Si bien estos datos refuerzan la posición del autor en que la tasa de mortalidad mundial estaba disminuyendo, no se toma en cuenta el año más importante: 2020. Ello debido a que en diciembre del 2019 se presentaron los primeros casos de coronavirus SARS-CoV-2 y solo se dio en partes específicas de China, más no a escala mundial. Es recién en marzo del 2020 que la COVID-19 se declara pandemia y los casos y muertes aumentan exponencialmente.

¿Qué es la tasa de mortalidad?

Según la ONU, la tasa bruta de mortalidad es aquella que “se computa generalmente como el número de defunciones en un año por cada 1.000 personas de la población a mitad del año”. Es decir, la proporción de personas que fallece en un año respecto al número de habitantes en determinado espacio temporal.

La relevancia de este dato es que da información sobre la reducción bruta de la población. Sin embargo, al no tener en cuenta variables como la edad, niveles socioeconómicos, acceso a servicios básicos, etc., se debe tener cuidado para realizar comparaciones internacionales, advierte las Naciones Unidas.

Tasa cruda de mortalidad en Europa aumentó en 2020

La Oficina Europea de Estadística, más conocida como Eurostat, sí muestra una tabla sobre muertes y tasa cruda de mortalidad con datos del 2020. Allí se informa que en el 2019 la tasa cruda de mortalidad fue de 10,4, mientras que para el 2020 esta cifra llegó a 11,6. Es decir, hubo un incremento de 1,2 puntos en la tasa de mortalidad registrada en los 27 países que conforman la Unión Europea.

Tasa cruda de muertes en Europa presentó un incremento en 2020. Fuente: Eurostat

Defunciones ascendieron en nueve países de América Latina entre enero y octubre de 2019 y 2020

El Observatorio demográfico América Latina y el Caribe 2020* tomó la información disponible de nueve países (Perú, Chile, Colombia, Ecuador, Brasil, Costa Rica, Cuba, Honduras y México) para elaborar un informe acerca de la mortalidad por la COVID-19. Los datos preliminares disponibles fueron hasta el 31 de octubre de 2020, por lo que la comparación en cada territorio fue del período enero-octubre 2019 y el mismo espacio temporal del 2020.

Allí la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) observa que hubo un incremento contundente del total de defunciones en 2020 en comparación con 2019 en Brasil, Chile y Colombia. A pesar de que en Perú, México y Ecuador también se presenta un escenario similar, la CEPAL señala que hay un desfase temporal —subregistro de muertes o falta de datos de algunos meses— debido a la sobrecarga del sistema sanitario que da indicios a un exceso de mortalidad asociado a la pandemia.

*El número de muertes en 2020, en comparación al 2019, aumentó significativamente en nueve países de Latinoamérica y el Caribe. Fuente: CEPAL. Ver aquí el informe.

Exceso de mortalidad en el mundo durante la pandemia de la COVID-19

El término “exceso de mortalidad” es usado en epidemiología y salud pública para referirse al número de muertes por todas las causas durante una crisis —en este caso la pandemia por el coronavirus— más allá de lo que se esperaba en condiciones normales. Esta se mide como la diferencia entre el número de muertes informadas en un periodo de tiempo y una estimación de esta cifra si no se hubiera producido la pandemia (exceso de mortalidad = muertes reportadas - muertes esperadas).

Janine Aron, John Muellbauer, Charlie Giattino y Hannah Ritchie, investigadores de la Universidad de Oxford, explican para Our world in data que “en una pandemia, las muertes aumentan drásticamente, pero las causas a menudo se registran de manera inexacta, especialmente cuando no se dispone de pruebas fiables. Por lo tanto, el recuento de muertes atribuidas a la COVID-19 puede estar significativamente subestimado”.

Por ello, la importancia reside en que cuando se conoce el exceso de mortalidad, aún si la causa del deceso no se ha tipificado, se pueden aplicar, desde el Gobierno, políticas públicas para tratar de disminuir el impacto de la pandemia.

Así, la Organización Mundial de la Salud estima que las muertes por la COVID-19 en todo el mundo serían entre 6,8 a 10 millones; es decir, dos o tres veces más de lo reportado. Esta hipótesis la dan debido al exceso de mortalidad en los países.

Además de ello, existen condiciones que agravan la contabilización de muertes durante la pandemia, como se da en el caso del continente africano. Un informe de la BBC revela que solo ocho países, de los más de 50, tienen un sistema adecuado para contar los decesos por coronavirus.

“En Europa, todos los países salvo Albania y Mónaco tienen sistemas universales de registro de muertes. En Asia, lo tienen más de la mitad, de acuerdo a un análisis de la Organización de Naciones de Unidas (ONU). Pero en África, solo Egipto, Túnez, Sudáfrica, Argelia, Cabo Verde, Santo Tomé y Príncipe, Seychelles y Mauricio tienen registros de muertes civiles considerados funcionales, obligatorios y universales (conocidos por sus siglas en inglés como CRVS)”, detalla la unidad de investigación periodística.

Caso peruano

En el Perú, el Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades del Ministerio de Salud ha publicado un gráfico acerca del exceso de mortalidad a nivel nacional, cuya última actualización fue el 21 de octubre de 2021.

Allí se muestra también que tanto en 2020 como 2021 se ha presentado un exceso de muertes a comparación de antes del 6 de marzo, cuando se registró el primer caso confirmado de la COVID-19 en el país. Tras el sinceramiento de cifras constante, el Perú se convirtió en el territorio con la mayor tasa de mortalidad per cápita del mundo.

El Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades del Ministerio de Salud reveló el exceso de mortalidad en el Perú para los años 2020 y lo que va del 2021. Fuente: Sinadef

Conclusión

No hay evidencia de que la tasa cruda de mortalidad de 2020 haya sido la menor en la historia de la humanidad. Los datos mostrados por una página de Facebook no muestran ninguna variación de esta cifra desde 2016 hasta el 2020. Además, el portal de datos abiertos del Banco Mundial —que se basa en información de la Organización Mundial de la Salud, la ONU, entre otros— pese a que señala una disminución en este aspecto, solo ha recabado información hasta el 2019, antes de que se declarara pandemia a la COVID-19.

Por otro lado, la Oficina Europea de Estadística sí ha revelado que en el 2020 los 27 países de la Unión Europea presentaron un crecimiento de su tasa cruda de mortalidad a comparación del 2019. En esa misma línea, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe señaló que de acuerdo a los datos de nueve países, se registró un exceso de mortalidad de enero a octubre de 2020 en relación al mismo periodo de tiempo el año anterior.

En el caso del Perú, esto lo convirtió en el país con más exceso de muertes en el mundo, mucho más de las esperadas si no hubiera ocurrido la pandemia.

Por lo mencionado, calificamos la información difundida en redes sociales como falsa.

*Si deseas saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín del Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en Internet.