Verificador LR

En Facebook, un video con más de 2.900 reproducciones difunde una ponencia de Chinda Brandolino, quien aseguró, entre otras cosas, que la vacuna contra la COVID-19 modificaría el genoma humano y que esta modificación podría ser patentada. En base a esto, Brandolino aseveró que “los vacunados serían propiedad de los dueños de las patentes”.

Video viralizado en Facebook, con afirmaciones de Chinda Brandolino sobre las vacunas contra la COVID-19. FOTO: Captura de Facebook.

Verificador enumeró todas las afirmaciones de Brandolino vertidas en el video de más de siete minutos e hizo una recopilación de todas las verificaciones hechas anteriormente.

Según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, existen cuatro tipos de vacunas principales: vacunas vivas atenuadas; vacunas inactivadas; vacunas de subunidades, recombinantes, polisacáridas y combinadas; y vacunas con toxoides.

Los laboratorios de Sinovac y Sinopharn desarrollaron vacunas vivas atenuadas porque utilizan el mismo virus de forma inactiva.

Sin embargo, Brandolino niega la condición de vacuna a aquellas que se desarrollaron con la tecnología del ARN mensajero (ARNm) y los vectores de adenovirus. Además, asegura que estas serían transgénicas. No obstante, en una nota anterior, este medio concluyó que este tipo de vacunas no son transgénicas ni degeneran el ADN humano

En comunicación anterior, el doctor en Inmunología comparada More Bayona, manifestó que la vacuna no genera un cambio en nuestra información genética porque el ARNm no puede llegar al núcleo de nuestro ADN.

Asimismo, Alexis García, de la Facultad de Medicina de la UCV, aseguró que no existe el riesgo de que el ARNm insertado modifique el ADN humano porque ese ARNm va a desaparecer. “Una vez que el ARNm se lee, automáticamente es degradado o destruido por la misma célula”, concluyó el inmunólogo.

La tecnología ARNm manda instrucciones a nuestro organismo para que este desarrolle la proteína S, conocida como proteína espiga, con el fin de generar anticuerpos contra el virus del SARS-CoV-2. Sin embargo, como ya se ha mencionado líneas arriba, el ARNm se degrada y es destruida por nuestras mismas células.

Brandolino basa sus declaraciones en el fallo del Tribunal Supremo de Estados unidos, que determinó que el ADN complementario (ADNc) sí reunía las condiciones de patente porque eran moléculas sintéticas de ADN que contienen solamente los exones de un gen.

Sin embargo, Verificador ha concluido anteriormente que las vacunas no alteran el genoma humano. El PhD en Inmunología comparada Juan More Bayona aseguró que “el ARN que se utiliza (en las vacunas) está modificado para que funcione a nivel citoplasmático. No para que sea transportado al núcleo donde está nuestro ADN”. Además, “no existe evidencia que este ARN pueda mezclarse con el ADN de nuestras células”, añadió.

Por esa razón, las personas que son vacunadas con este tipo de vacunas, como las BioNTech, Pfizer y Moderna, no se “convertirían” en una persona “transgénica” o “transhumana”. Y a su vez, tampoco serían propiedad de ningún laboratorio.

Anteriormente, Verificador ha desmentido las declaraciones de Chinda Brandolino (1,2,3), sobre las vacunas, las medidas de prevención, sobre Bill Gates y las políticas sanitarias.

Conclusión

Es falso que las vacunas sean transgénicas y que los vacunados se conviertan en humanos transgénicos. Tampoco es cierto que los vacunados pasen a ser propiedad de los laboratorios, dueños de las actuales vacunas porque, en un principio, no puede existir una patente de un ADN modificado, ya que las vacunas no modifican el genoma humano.

*Para saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.