ALERTA - Castillo superó a Fujimori al 100% de actas contabilizadas por ONPE

No, las vacunas no debilitan el sistema inmune de las personas frente a la COVID-19

Itzia  Huillcahuari

Las vacunas no debilitan el sistema inmune frente a la COVID-19. Foto: composición
Las vacunas no debilitan el sistema inmune frente a la COVID-19. Foto: composición

Un contenido en Facebook asegura que las vacunas nos vuelven más vulnerables frente al coronavirus. Esta afirmación es falsa.

En redes sociales circula una publicación que sostiene que las vacunas provocarán el debilitamiento del sistema inmune, por lo que las personas se volverán más vulnerables a enfermarse con coronavirus. Este contenido relaciona su premisa con la captura de pantalla de un informe periodístico titulado “Médicos con primera dosis de vacuna graves con COVID-19”. Dicha deducción es incorrecta.

Publicación en Facebook.

Las vacunas alteran el sistema inmune, pero para bien

Desde el descubrimiento de la primera vacuna en el mundo, en 1796, este instrumento médico ha logrado combatir epidemias y evitar grandes pandemias. Su mecanismo de acción consiste en estimular el sistema inmunológico de las personas para prevenir enfermedades como la COVID-19.

En palabras de José Luis Aguilar, jefe del Laboratorio de Inmunología de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), las vacunas sí causan efectos sobre el sistema inmune, pero en beneficio y no para provocar daños como afirma la publicación de Facebook.

“Lo que hace es mejorar la capacidad del sistema inmune. Tiene efectos, pero positivos, ninguno negativo. Es como engañar un poco al sistema para que entre el patógeno (sin la posibilidad de perjudicar) y prepararlo para que cuando realmente se infecte de verdad en el futuro, pueda reconocerlo y atacarlo”, señala.

El consultor honorario del Ministerio de Sanidad de España, vacunólogo José Antonio Navarro, explica a este medio que incluso la respuesta inmune que generan las vacunas parece ser superior a la que se obtiene tras contraer el SARS-CoV-2 de manera natural.

“La concentración de anticuerpos neutralizantes generada por las vacunas comercializadas suelen ser superiores respecto del suero de convalecientes (plasma de sangre de recuperados). Además, la respuesta inmune incluye la de nivel celular (memoria inmunológica). En ese sentido, las vacunas ofrecen una respuesta muy robusta y potente”, afirma el especialista.

Posibles efectos secundarios de las vacunas

Las vacunas tienen la probabilidad de generar efectos secundarios, pero leves en su mayoría. Las principales entidades sanitarias como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los CDC de Estados Unidos describen estas consecuencias como un evento común.

Así, es totalmente natural que los pacientes experimenten dolor en la zona donde se les administró la vacuna, fiebre leve o dolor de cabeza.

“Suelen ser [efectos] leves y desaparecen rápidamente por su cuenta”, asegura la página de información sobre vacunas del Gobierno de EE. UU

“Tenga en cuenta que los efectos secundarios más comunes son una señal de que su cuerpo está comenzando a desarrollar inmunidad (protección) contra una enfermedad”, agrega el texto.

Entre los efectos graves, que son muy poco frecuentes —aproximadamente una o dos personas de cada millón de vacunados— se encuentran las reacciones alérgicas.

Contagios en inoculados no demuestran que las vacunas sean perjudiciales

Un reciente estudio realizado en Israel respalda la eficacia de la vacuna de Pfizer (72%) con solo una dosis. En tanto, AstraZeneca y la Universidad de Oxford indicaron que la vacuna que desarrollan en conjunto también ofrece protección tras la primera aplicación.

Al respecto, los médicos consultados por Verificador estiman que, en efecto, las vacunas generan cierta inmunidad con solo una dosis. No obstante, es mucho menor que la que se obtiene cuando se aplica la de refuerzo.

“Hay alguna defensa que se empieza a generar tras la primera dosis, pero no es suficiente. Todavía no tienes una formación del sistema inmune adecuado para hacer frente a la enfermedad”, resalta Aguilar.

En Perú, la inoculación al primer grupo de prioridad (personal médico) inició el 9 de febrero de este año. A la fecha, ya suman más de 234.000 personas que recibieron su primera dosis y se han reportado también algunos casos de médicos que desarrollaron la COVID-19 después de la aplicación de Sinopharm. Esta situación ha generado dudas acerca de la eficacia de las vacunas. Pero la explicación se encuentra precisamente en que una sola dosis no es garantía de protección.

“El problema es que las personas creen que porque ya recibieron una dosis ya están protegidos, entonces dejan de cuidarse o usar mascarillas. No es así”, dice Aguilar.

Además, la producción de anticuerpos y el fortalecimiento del sistema inmunológico no son inmediatas. Se necesitan aproximadamente dos semanas para empezar a generar inmunidad. Aun así, se aconseja continuar implementando las medidas de seguridad necesarias como el uso de mascarillas, el lavado de manos y la distancia social.

El vacunólogo Navarro aclara que esto se debe a que las vacunas protegen contra la COVID-19, la enfermedad que se desarrolla tras infectarse con el SARS-CoV-2. Es decir, evitan que las personas, que se exponen al coronavirus y se infectan, presenten síntomas moderados o graves.

“Las vacunas que están llegando evitan la enfermedad clínica como tal, evitan los síntomas. Eso significa que puede haber infección, pero las vacunas no permiten que el virus se reproduzca y genere la COVID-19”, refiere Navarro.

Conclusión

Las vacunas ayudan a reforzar el sistema inmunológico. Las evidencias científicas sugieren que generan una mayor respuesta incluso en comparación con la inmunidad que se adquiere después de una infección. Por lo tanto, es falso decir que nos vuelven más vulnerables frente al coronavirus.

Además, una sola dosis no garantiza protección contra la COVID-19. Se necesita la dosis de refuerzo y esperar aproximadamente dos semanas para tener una respuesta inmune robusta.

*En caso desees saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).