Verificador LR

VerificadorLR

En redes sociales ha vuelto a circular la desinformación que afirma que la ley conocida como Obamacare implanta “chips” en el brazo y frente de las personas para controlarlas. Aunque esto es falso, una publicación del 2018 sigue vigente hasta la fecha. Esta ha tenido un alcance de 779.000 reacciones en Facebook.

La publicación con información falsa circula desde el 2018 en Facebook. Foto: composición LR / captura de Facebook

¿Qué es Obamacare?

Para desmentir el bulo, debemos tener en cuenta que la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable care act) tiene dos partes. La primera es la ”Ley de protección al paciente y atención médica asequible”, y la segunda fue denominada como ”Ley de reconciliación de la atención médica y la educación”.

Estos decretos aprobados en el 2010 fueron impulsados por el expresidente de Estados Unidos Barack Obama, por lo que son conocidos como Obamacare. El objetivo de estas reformas de salud es hacer que el seguro médico sea más accesible (que ninguna persona pueda ser rechazada por una aseguradora) y asequible (con subsidios de salud para individuos y familias, en concordancia con su edad, número de integrantes, condición social, entre otros factores).

Origen de la información falsa

Como señalan medios estadounidenses, la desinformación comenzó su propagación a través de correos electrónicos, en los que mandaban cadena de mensajes masivos. Allí se mencionaba que, desde el 2013, esta ley obligaba a las personas a implantarse un microchip subcutáneo, con el que, supuestamente, se controlarían datos personales, cuentas bancarias y, además, serviría como un GPS.

La información falsa toma como supuesta fuente la ”Ley de protección al paciente y atención médica asequible”. Sin embargo, en esta no hay mención alguna a los microchips RFID ni se señala la palabra implante.

Es en una versión anterior, en el H. R. 3200, proyecto de ley que no se llegó a aprobar, donde se mencionaba un registro de los dispositivos médicos nacionales, que ya habían sido clasificados con anterioridad por la FDA.

Entre los dispositivos de clase I se encuentran los instrumentos dentales y depresores de lengua. Los dispositivos de clase II son más complicados e incluyen bombas de infusión y agujas quirúrgicas. Por otro lado, los dispositivos de clase III son dispositivos médicos implantables complicados, como marcapasos cardíacos y válvulas cardíacas.

Así, los chips RFID, a los que se hace referencia en el bulo, fueron clasificados como un dispositivo de clase II. El propósito era utilizarlos para la identificación de pacientes y recopilación de información vital de salud, pero no llegó a aplicarse.

En el subtítulo 3 del proyecto de ley H. R. 3200 se permitía que exista retroalimentación sobre los dispositivos de clase II y III. Sin embargo, este no fue aprobado. Incluso, en la página oficial se observa un aviso que manifiesta que la ley aprobada fue la H. R. 3590, “Ley de protección al paciente y atención médica asequible”, que es la que aún continúa vigente y es conocida como Obamacare.

En la página oficial del Congreso de Estados Unidos, se señala que proyecto de ley H.R. 3200 no fue aprobado y que se publicó el H.R. 3590. Foto: captura de pantalla Congress.gov

CHIP vs. chip

Otro de los argumentos en los que se basa esta desinformación es que en la “Ley de protección al paciente y atención médica asequible” sí está redactada la palabra chip. No obstante, se debe diferenciar entre CHIP, las siglas de Children’s Health Insurance Program (Programa de seguro médico para niños) y chip en minúscula, que se refiere al dispositivo. En todo momento, el documento solo hace referencia al Programa de seguro médico para niños (CHIP).

El la ley conocida como Obamacare solo se hace mención al Programa de seguro médico para niños (CHIP por sus siglas en inglés). Foto: composición LR / captura de pantalla de Ley de protección al paciente y atención médica asequible

Conclusión

Es falso que la ley conocida como Obamacare implante microchips a las personas para controlarlas. Los dispositivos de clase II se utilizan con fines médicos, según la FDA; sin embargo, estos no están estipulados en la Ley de protección al paciente y atención médica asequible ni en la Ley de reconciliación de la atención médica y la educación. Tampoco se señala que sea de uso obligatorio.

*En caso desees saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.