10 Feb 2020 | 22:18 h

El origen de las Líneas de Nasca es una de las preguntas que causa más controversia en la historia del Perú. Se presume que fueron construidas por los antiguos habitantes del desierto entre el siglo III a.C. y el IX d.C. Hay quienes creen que quienes hicieron tan magnífica obra fueron extraterrestres, pues tal perfección no sería capaz de lograr por los seres humanos.

No son pocos quienes creen en esta posibilidad, así que, aprovechándose de la credulidad de las personas, dos sujetos trataron de meter la idea que se hallaron geoglifos de figuras con forma extraterrestre en las Líneas de Nasca y que la presencia alienígena en el lugar estaba comprobada.

PUEDES VER Científicos japoneses descubren 143 nuevos geoglifos en las Líneas de Nasca [FOTOS]

Para ello, los hombres se presentaron en La República a mediados de 2016 con las supuestas extremidades de los aliens y una momia bañada en yeso. Ellos dijeron que los encontraron en la ciudad de Nasca.

La supuesta ‘momia’ presentaban manos y pies con tres dedos alargados. Sostuvieron que contaban con pruebas de ADN y radiografías para confirmar su autenticidad.

Nos pidieron dinero a cambio de entregar las piezas, pero cuando les pedimos las supuestas pruebas (placas de rayos X y los exámenes de ADN) se fueron. Poco tiempo después, su “hallazgo” fue presentado en un canal de televisión y un congresista también se sumó a la “causa”, dando fe a lo dicho por los hombres.

Fue entonces que el Ministerio de Cultura tomó cartas en el asunto, demostrando que se trataba de una momia huaqueda y “producida” con yeso. Según la ley, el huaqueo o desentierro ilegal es penado con cárcel, lo que motivó a los descubridores a desaparecer.

La República conversó con el arqueólogo Johny Isla, director del área conocida como Líneas y Geoglifos de Palpa y Nasca, quien es uno de los mayores expertos en el tema. Él confirmó la falsedad de las “pruebas” presentadas por los desconocidos sujetos.

“Ese geoglifo del alienígena no existe”, aseguró Isla, quien explicó que en ninguno de los vídeos difundidos en la televisión y redes sociales, aparece la ubicación del supuesto alienígena, por lo que todo es obra del Photoshop.

Por ejemplo, según uno de los videos de YouTube, que no cita fuentes y carece de rigor científico, “la figura antropomorfa mide unos 200 metros de largo” y demostraría que “hemos sido visitados por seres de otros mundos”, tratándose de un hallazgo que podría hacer “reescribir los libros de historia”. Pero esto es falso.

En conclusión, no hay pruebas científicas que demuestren que se encontraron “geoglifos extraterrestres” en las Líneas de Nasca. Por lo tanto, dicha afirmación es falsa.