14 Nov 2019 | 20:09 h

Un video donde una persona extraía dos pastillas del interior de un bizcocho con el logotipo de ‘Luppo’ se difundió vía WhatsApp en México y Perú. El texto que lo acompañaba decía que la golosina causaba parálisis cerebral.

“Producto que viene de Turquía a Estados Unidos pero llegó a México y Colombia, provoca parálisis cerebral”, señala una de las cadenas que se compartieron en grupos de WhatsApp.

Video se compartió entre ciudadanos de América Latina vía WhatsApp.

PUEDES VER Es falso que 70% de ‘violadores en manada’ son extranjeros, como afirman desde Vox

La golosina que aparece en el video lleva dos logotipos con la palabra ‘Luppo’ y es un bizcocho cubierto por chocolate. Lo curioso es que el relleno aparece indicado en el empaque, ya que podemos ver la imagen de un coco y el texto ‘coconut’.

Esto ha sido suficiente para que medios de México indiquen que se trata de un viral falso y que las “pastillas” son grajeas de coco, es decir, el relleno del bizcocho Luppo.

Las grajeas están indicadas en el empaque.

Para encontrar el origen del bulo, realizamos una búsqueda de imágenes con la herramienta Invid. El video más antiguo que hallamos fue publicado el 28 de octubre por la cuenta @2736mdkdng.

El primer viral indica que hay drogas en los pasteles.

Luppo’ coconut tiene la misma imagen de los bizcochos de Şölen, una compañía turca. En su página web ofrece dos versiones del dulce. Uno relleno con chocolate y el otro con caramelo. Sin embargo, el producto con relleno de coco no está en la página web de la compañía.

En la web de Luppo solo aparecen dos presentaciones.

A pesar de eso, la empresa de dulces fue señalada como la responsable por, supuestamente, “vender” este producto en Kurdistán, una región repartida entre lo estados de Turquía, Irak, Irán y Siria.

Píldoras venenosas

Aunque esto no indica necesariamente que sea cierto, sí apunta a que la intención es denunciar a una compañía turca en una zona geográfica de tensión política. Esto se refleja en algunos comentarios de Twitter y en la descripción en idioma persa (traducido por Google) del clip publicado en la web de videos Aparat.

Las primeras publicaciones están dirigidas contra la empresa.

También se evidencia en la publicación viral del 30 de octubre, en el que se acusa a los iraníes de repartir estos dulces, aunque publicaciones anteriores señalaban a la empresa turca.

Tweet fue publicado en árabe.

Pero existe un detalle. El idioma en el que habla la persona al final del video no sería necesariamente el turco. Esto explicaría por qué algunas personas consideran como ciertos los primeros tweets en el idioma de Turquía: es posible que no sepan lo que dice.

Quien dice que la persona habla en idioma diferente, responde a un tweet en turco.

Atravesando la barrera idiomática, el video ha sido compartido durante los primeros días de noviembre en idioma italiano y español. Pero la historia ha sido modificada. Ya no son drogas, sino “pastillas que causan parálisis cerebral”.

Publicación italiana en Instagram ya habla de "pastillas".

Viral en español habla de parálisis permanente.

Ya es dudoso de que se trate de droga dentro de un bizcocho, porque el relleno está indicado en el empaque. Además también es fácil adulterar un contenido. Sin embargo, la versión de las “pastillas que pueden provocar derrame cerebral” es falsa, porque es posterior. Además, la empresa no exporta la golosina de Luppo a México, como lo indica El Universal.

En conclusión

El viral de las golosinas con el logotipo de Luppo con “pastillas que pueden provocar derrame cerebral” compartido en WhatsApp es falso. El motivo es que los videos más antiguos no mencionan eso y, más bien, son usados para atacar a los países limítrofes en una zona de tensión.

Actualización 14 noviembre

Ante una consulta de La República vía Facebook del 7 de noviembre —día de la elaboración y publicación de esta nota—, la compañía Şölen aclaró este jueves 14 que el producto Luppo coconut era exportado por la empresa. El interior es de crema de coco y no contiene pastillas o grajeas.

De acuerdo a Şölen Çikolata, el video era “irreal” y tenía un “propósito difamatorio”. “Nos gustaría indicar que nos reservamos todo tipo de acciones legales”, respondió.

Por otro lado, según el artículo del verificador turco Teyit publicado el 8 de noviembre, la voz masculina del video utiliza el sorani, un dialecto del idioma kurdo que es hablado en el Gobierno regional iraquí de Kurdistán. Esto explicaría la difusión del viral falso, que estaba escrito primero en turco y después en palestino, inglés, italiano y español.