Bravo, imitador de Marilyn Manson, se pronunció sobre la polémica que desató luego de realizar un gesto obsceno en Yo soy, grandes batallas. “Eso lo hago en todas las presentaciones. Justo me dieron el micrófono y, como ya me iba, se me resbalaba”, señaló. “Este personaje me da la oportunidad de poner a prueba la idiosincrasia, la forma de pensar, la conciencia de la gente. Pónganse a pensar que, de repente, de tanto morbo que está en la TV, su mente está carcomida”, mencionó el participante en el backstage. Video: YouTube