LO ÚLTIMO - Congreso: aprueban citar al primer ministro Aníbal Torres
Se instalan comisiones para el periodo 2022-2033 del Congreso
Videojuegos

No siempre fueron videojuegos: cuando Nintendo vendía recortables de tecnopor y de papel

Antes de incursionar en la industria de los videojuegos, Nintendo comercializaba algunos productos bastante peculiares. Aquí podrás conocerlos.

Nintendo es, actualmente, una de las 3 grandes compañías de videojuegos. Foto: Nintendo
Nintendo es, actualmente, una de las 3 grandes compañías de videojuegos. Foto: Nintendo
Videojuegos LR

Si hablamos de Nintendo, automáticamente se nos viene a la mente videojuegos exitosos como Super Mario Bros, Donkey Kong, Kirby, The Legend of Zelda, entre otros. Sin embargo, la compañía japonesa no siempre ha estado enfocada en esta industria, también ha incursionado en otros ámbitos.

Pocos saben que Nintendo, cuando fue fundada en 1889, producía y comercializaba naipes Hanafuda, una baraja de cartas con los que se practican diversos juegos de mesa y que son tradicionales en Japón. Actualmente, la firma nipona sigue en este rubro, pero los productos no salen de ese país.

Antes de su incursión en el mundo de los videojuegos, Nintendo ha lanzado productos bastante peculiares, uno de ellos se llamaba Picture Cutter. Según detalla Vida Extra, se trataba de unos recortables de poliestireno (tecnopor) que permitían a los niños armar diferentes tipos de maquetas.

El producto que costaba unos 1000 yenes venía con una peligrosa herramienta que, en la actualidad, ningún padre le daría a su hijo. Se trataba de un aparato de plástico que tenía un cable de metal que se calentaba, gracias a las pilas, y permitía cortar la espuma, como si fuera una sierra.

Picture Cutter. Foto: Vida Extra

Aunque cueste creerlo, el producto lanzado por Nintendo fue un tremendo éxito en ventas, debido a que muchos niños de aquel entonces estaban muy contentos por cortar y armar las maquetas de diversos personajes de Disney, animales, autos, edificios, entre otros objetos.

Pasaron los años y la compañía japonesa decidió probar con otro producto similar. Su nombre era Papel Model y consistía en unos recortables de papel que los niños debían recortar para poder armar varias construcciones. No solo habían autos y aviones, también monumentos históricos como la catedral de Notre Dame o el Puente de la Torre de Londres.

Papel Model. Foto: Vida Extra