EN CAJAMARCA - Rondas campesinas secuestran a reportero de Cuarto Poder

Autoridades de Nueva York acusan a Bobby Kotick de perjudicar el valor de Activision Blizzard

El polémico empresario estadounidense y otros directivos también son acusados de tener un plan para abandonar la empresa con impunidad.

El directivo es blanco de una gran cantidad de denuncias. Foto: Areajugones
El directivo es blanco de una gran cantidad de denuncias. Foto: Areajugones
Videojuegos LR

El proceso de compraventa entre Activision Blizzard y Microsoft sigue en la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC). Sin embargo, hay varios sectores que solicitan mejoras en las condiciones de los trabajadores y que los a directivos se le compruebe omisión o participación en casos de acoso y abuso sean castigados. Y, como si no fuera suficiente la ola de demandas contra la compañía, un nuevo proceso legal se presentó en Nueva York.

Según información del periodista Stephen Totilo, el Sistema de Jubilación de Empleados de la Ciudad de Nueva York ha presentado una demanda contra directivos de Activision Blizzard. La acusación empieza por Bobby Kotick; se argumenta que ha puesto en riesgo el valor de la compañía y sus inversiones. Así se advirtió sobre el temor existente por parte de diversos estados de EE. UU con respecto a sus fondos de pensión invertidos en acciones de la empresa, pues antes de los problemas era considerada como una decisión financiera segura.

La información detalla que la demanda surge para presionar a Activision Blizzard y su junta directiva para que presenten documentación probatoria de la situación en años recientes. Del mismo modo, se señala a Bobby Kotick y otros directivos de actuar contra el interés financiero de la empresa, ya sea por actos de omisión, complicidad en situaciones de acoso, abuso y explotación laboral.

PUEDES VER: Trek to Yomi, el esperado juego de samuráis, estrena su épico traíler de lanzamiento

Además, la demanda proveniente de Nueva York acusa a Kotick y los directivos de tener en marcha un plan de venta emergente para abandonar la empresa con impunidad. El documento considera lo siguiente: “Dada la responsabilidad personal de Kotick y la responsabilidad por el lugar de trabajo roto de Activision, debería haber quedado claro para la Junta que no era apto para negociar una venta de la compañía”.