VIRUELA DEL MONO - Argentina confirma su primer caso sospechoso

Microsoft compra Activision Blizzard y sus franquicias por 68.700 millones de dólares

Con la gran adquisición, la empresa se quedará con los emblemáticos títulos de World of Warcraft, Diablo y Call of Duty.

Cuando se complete la transacción, Microsoft será la tercera empresa de videojuegos más grande del mundo. Foto: Microsoft
Cuando se complete la transacción, Microsoft será la tercera empresa de videojuegos más grande del mundo. Foto: Microsoft
Videojuegos LR

A poco de haber comenzado el año 2022, ya surgió un anuncio que ha sacudido el mundo de los videojuegos: Microsoft ha comprado Activision Blizzard. Luego de adquirir Bethesda por 7.500 millones de dólares, la empresa de Nadella desembolsará 68.700 millones de dólares para quedarse con franquicias como Call of Duty, Diablo y World of Warcraft, entre otras.

Desde Microsoft indican que la transacción estará sujeta a la aprobación de los organismos pertinentes. Según la compañía, “esta adquisición acelerará el crecimiento del negocio de juegos de Microsoft en móviles, PC, consolas y en la nube, y proporcionará bloques de construcción para el metaverso”.

La compra es de 95 dólares por acción; así, el monto total asciende a 68.700 millones de dólares. Una exorbitante cifra para un estudio que no pasa por su mejor momento. Según revelaron desde Microsoft, cuando se complete la transacción, se convertirán en “la tercera empresa de videojuegos más grande del mundo por ingresos (por detrás de Sony y Tencent)”.

PUEDES VER: ¿Cuáles son las carátulas de videojuegos más feas y extrañas que han existido?

Todo ello implica que Microsoft se apodera entonces de las marcas de Activision, Blizzard, Digital Legends y King. Es decir, tiene a su disposición los juegos World of Warcraft, Diablo, Overwatch, Call of Duty y Candy Crush, entre otros nombres destacados.

Esto alimentará al potente Game Pass, aunque queda la duda si los juegos de Activision Blizzard serán exclusivos de PC y Xbox. Por el momento, no se han pronunciado al respecto.

Además, se conoce que Bobby Kotick, CEO de Activision Blizzard, se mantendrá en el cargo pese a que se encuentra involucrado en una serie de acusaciones referentes a los casos de acoso e incluso de maltrato.

PUEDES VER: PS5: así lucen los nuevos mandos de PlayStation que fueron creados para juegos de pelea

De ese modo, en palabras de Microsoft: “Bobby Kotick seguirá siendo el CEO de Activision Blizzard, y él y su equipo mantendrán su enfoque en impulsar los esfuerzos para fortalecer aún más la cultura de la compañía y acelerar el crecimiento del negocio. Una vez cerrado el acuerdo, el negocio de Activision Blizzard dependerá de Phil Spencer, CEO de Microsoft Gaming”.

También Phil Spencer, máximo responsable de Microsoft Gaming, ha declarado lo siguiente:

“Como empresa, Microsoft está comprometida con nuestro camino hacia la inclusión en todos los aspectos del juego, tanto entre los empleados como entre los jugadores. Valoramos profundamente las culturas individuales de los estudios. También creemos que el éxito creativo y la autonomía van de la mano con el tratamiento de cada persona con dignidad y respeto. Este es el compromiso de todos los equipos y de todos los directivos. Estamos deseando extender nuestra cultura de inclusión proactiva a los grandes equipos de Activision Blizzard”.

PUEDES VER: ¿Tomb Raider en Game Boy Advance? Un fanático logró hacerlo realidad

Por otro lado, un apunte de la compañía de Nadella es que la compra de Activision Blizzard permitirá a los jugadores acceder a los títulos de la empresa desde cualquier lugar mediante la nube. Esto, se entiende como que los juegos de Activision Blizzard llegarán a Game Pass como ya sucedió con los de Bethesda.

“Tras el cierre, Microsoft contará con 30 estudios internos de desarrollo de juegos, junto con capacidades adicionales de publicación y producción de esports”, comunicaron desde Microsoft.

De ese modo, la transacción está sujeta a las condiciones de cierre habituales, a la revisión regulatoria pertinente y a la aprobación de la junta de accionistas de Activision Blizzard. Se cree que la operación cerrará en el año fiscal 2023, mientras tanto ambas empresas funcionarán de forma independiente.