VIRUELA DEL MONO - México reporta su primer caso positivo ¡REAL MADRID CAMPEÓN! - Merengues vencieron 1-0 al Liverpool y se quedaron con la 'Orejona'

La Xbox Series X se parece cada vez más a la PC gracias a Edge

El navegador de Microsoft ya admite entrada de mouse y teclado en la consola de sobremesa.

La Xbox Series X ahora te permite navegar en la web como si de una PC se tratara. Foto: Microsoft
La Xbox Series X ahora te permite navegar en la web como si de una PC se tratara. Foto: Microsoft
Videojuegos LR

Desde hace ya algunos años, muchos críticos del mercado de videojuegos han denunciado el hecho de que las consolas de sobremesa se parecen más y más a una PC de escritorio, ya sea por arquitectura o por la complejidad de uso. Aun así, este fenómeno puede tener su buena cara, y la versión de Microsoft Edge para la Xbox Series X sería un buen ejemplo.

Resulta que, ahora, el moderno navegador de Microsoft Edge ya es compatible con mouse y teclado en su versión para la consola de sobremesa. Esto brinda la posibilidad al usuario de conectar cualquier tipo de estos periféricos, incluso inalámbricos, y tener una experiencia web de escritorio en un sofá o algún ambiente más cómodo del hogar.

El simple hecho de conectar dos dispositivos a una consola podría parecer muy simple, pero lo cierto es que la Xbox Series X es la única plataforma de nueva generación que lo admite, al menos por el momento. La PS5, por ejemplo, todavía guarda muchas limitaciones en cuanto a su browser interno.

La mejor parte de esta característica es que la versión de Edge para Xbox está muy potenciada, ya que es casi idéntica a la que podemos encontrar en un sistema Windows 10 actualizado. Soporta plugins y aplicaciones web como Office 365, Google Docs, etc.

El soporte de ratón y teclado ha llegado poco a poco al completo catálogo de aplicaciones, entre los que se incluye también juegos. A inicios de abril, Halo: The Master Chief Collection estrenó soporte para estos periféricos.

Vale mencionar que hay limitaciones. Por ejemplo, no se pueden gestionar tareas ni ventanas de la misma forma que en Windows 10 y tampoco podremos utilizar aplicaciones nativas que harían actividades de trabajo más fluidas, como el explorador de archivos.