Microsoft y la tensión con Electronic Arts antes de lanzar la Xbox

Videojuegos LR

LRTendencias

08 Ene 2021 | 18:45 h
“Nos recordaban que Microsoft tenía una larga historia de poner el dedo en el agua y luego, cuando las cosas no funcionaban, abandonaban el mercado y hacían como si nunca pasó”. Foto: Microsoft/EA
“Nos recordaban que Microsoft tenía una larga historia de poner el dedo en el agua y luego, cuando las cosas no funcionaban, abandonaban el mercado y hacían como si nunca pasó”. Foto: Microsoft/EA

Más detalles sobre las difíciles reuniones que mantuvo Microsoft con algunas importantes desarrolladoras antes de la Xbox salen a la luz.

Durante los últimos días, el mundo de los videojuegos ha celebrado de forma particular los veinte años de la llegada de Xbox al mercado. Este evento cambió en gran medida la industria y estableció un modelo más similar a la PC, que se convertiría en el estándar de las consolas hoy en día.

Por supuesto, todo empieza con un gran paso, y el de Microsoft no fue diferente pese a que ya era una gran compañía de software a inicios del milenio. Tal como le sucedió a Sony con su nueva división de PlayStation, la novata área de Xbox tuvo varios intentos fallidos al tratar de cerrar acuerdos que pudieran impulsarla a su nueva aventura.

Ya hemos hablando de algunos como la curiosa reunión con Nintendo, o el prematuro rechazo que Bill Gates tuvo con la idea de hacer una consola, pero lo que se reveló recientemente en una completa recopilación de Bloomberg nos ha dado detalles para un buen rato.

Otro de los hechos más comentados sobre dicho artículo son las reuniones que mantuvo Microsoft con algunos de los desarrolladores más importantes de aquel entonces, con miras a asegurar un buen flujo de juegos para la Xbox.

“El rápido declive del fabricante de consolas japonés SEGA creó una oportunidad para asegurar desarrolladores para la Xbox, y el principal objetivo era Electronic Arts”. La compañía responsable de FIFA y Madden había apoyado al erizo Sonic hasta antes de lanzar su Sega Saturn. Sus títulos de deportes eran comúnmente best-sellers.

Kevin Bachus, director de relaciones third-party en Xbox en esos años, reveló que muchas de las reuniones con EA eran complicadas debido a que tenían ciertos temores a la hora de encarar los riesgos. “Nos recordaban que Microsoft tenía una larga historia de poner el dedo en el agua y luego, cuando las cosas no funcionaban, abandonaban el mercado y hacían como si nunca pasó”, apuntó.

“Eso podía ser bueno y normal para Microsoft, porque sería solo un error más en nuestra hoja de balance, pero para una compañía como Electronic Arts significa que ya no habría plataforma y su software ya no es atractivo. Larry Probst (CEO de EA por entonces) insistía en saber quién iba a ser despedido si fallaba”, agregó Bachus.

Al final, Xbox logró mantener un acuerdo con EA y algunos de sus más importantes videojuegos de deportes aparecieron para esa consola. La historia con otros desarrolladores como Konami, Bethesda y Tecmo fue también provechosa y hasta más amistosa, pero eso es tema para otra oportunidad.