Lizeth Román

“Pandemia del cáncer en los vacunados. Dr. Ryan Cole”, dice el texto superpuesto en un video del 25 de junio, que concentra más de 1.600 reproducciones en Facebook y Twitter. Según los subtítulos del clip, Ryan Cole, quien se identifica como “dermatopatólogo”, relató que según “un médico de la familia que ha estado en Irlanda por 40 años”, solo los pacientes inmunizados han desarrollado tipos de cáncer “que no había visto en sus 40 años como profesional”.

También dijo que la posible causa de este evento sería la vacuna, sin nombrar cuál específicamente, por un supuesto efecto de la inyección en contra de los receptores tipo Toll 4 o TLR4. “Está suprimiendo a uno de estos receptores que es altamente responsable de mantener a raya a los cánceres, (eso) explicaría por qué algo inactivo de pronto despierta”, se puede leer en la transcripción.

En la secuencia, que no dura más de tres minutos, Ryan Cole citó un presunto estudio que implicaba a la vacuna “BNT162b2″ de la farmacéutica Pfizer-BioNTech, con el fin de sustentar la aparente consecuencia de la inyección en la proteína TLR4.

El clip viral es un extracto del material audiovisual de casi una hora, que muestra una exposición de Ryan Cole en la plataforma web The High Wire. El archivo fue difundido el 30 de agosto de 2021 en dicha página, en el cual se reseña que el hombre hizo referencia a la vacunación contra la COVID-19. Sin embargo, la información que emite sobre la vacuna es falsa.

Video viral de Ryon Cole. Foto: captura en Facebook.

Al momento, las vacunas contra la COVID-19 no suprimen el receptor TLR4 ni producen cáncer

Los receptores tipo toll (TLRs, por sus siglas en inglés) son “propios de la inmunidad innata que reconocen características presentes en la superficie de patógenos”, de acuerdo a un artículo de 2014. Estos “sensores de reconocimiento” se agrupan en seis subfamilias, entre ellas, el TLR4.

Esta proteína identifica “patrones moleculares asociados a patógenos”, por lo tanto, representa “la primera línea de defensa contra las infecciones”, según un informe de 2016 . “El TLR4 representa un receptor clave en el que convergen los estímulos infecciosos y no infecciosos para inducir una respuesta proinflamatoria. La inflamación mediada por TLR4, desencadenada por ligandos exógenos o endógenos, también está involucrada en varias enfermedades agudas y crónicas, y tiene un papel fundamental como amplificador de la respuesta inflamatoria”, resaltó el texto.

En diálogo con Verificador de La República, Erika Castillo, PhD en Ciencias Médicas y fundadora de cienciagenerika, aseguró que “no hay reportes” que revelen “una interacción directa o una supresión directa de estos receptores” por las vacunas —aprobadas como uso de emergencia contra la COVID-19—. Sostuvo que tampoco el trabajo, citado en el video, demuestra este supuesto efecto.

De hecho, una búsqueda de investigaciones sobre la vacuna de la COVID-19 y el receptor TLR4 no develó ninguna evidencia científica en la que se compruebe la “supresión” o “inactivación” de esta proteína. Solo detectamos artículos en revistas científicas y académicas sobre el efecto de los sensores TLR y TLR4 por el SARS-CoV-2 en los pacientes. Aquí compartimos algunos alojados en Pubmed, Journal of Medical Virology, Sage Publishing y Nature.

Artículo TLR4 y COVID-19. Foto: captura en página web / NCBI.

Por otra parte, el “estudio” que Ryan Cole hace referencia se titula “La vacuna de ARNm BNT162b2 contra el SARS-CoV-2 reprograma tanto la respuesta inmunitaria adaptativa como la innata”; y fue publicado el 6 de mayo de 2021 en Medrxiv, un sitio web que ofrece textos sobre salud.

No obstante, se trata de un artículo de preimpresión y que no ha sido revisado por pares. Es decir, esta nueva investigación no ha sido evaluada. Por ese motivo, no debe emplearse “para guiar la práctica clínica”, según advierte la misma página.

Estudio de preimpresión “La vacuna de ARNm BNT162b2 contra el SARS-CoV-2 reprograma tanto la respuesta inmunitaria adaptativa como la innata”. Foto: captura en página web de Medrxiv.

Erika Castillo dijo que el reporte “no menciona una inhibición, no menciona una represión o una inducción de una inactividad” ni tampoco determina una “complicación directa” con el receptor TLR4. Explicó que en este trabajo se hizo “una evaluación sobre cómo es la respuesta inmune que se desarrolla luego de la primera dosis y la segunda dosis”.

El artículo en sí concluye que esta vacuna “induce una reprogramación funcional compleja de las respuestas inmunitarias innatas, que debe tenerse en cuenta en el desarrollo y uso de esta nueva clase de vacunas”. Al respecto, la especialista subrayó que se trata de una “sugerencia válida”, pero que “no es concluyente ni para un lado ni para el otro, ni como algo negativo ni positivo”. Indicó también que los efectos producidos de esta vacuna son “temporales”, dado que el ARNm fabricado “tiene un tiempo de vida corto”.

Remarcó, además, que la interpretación que se le ha dado en la secuencia de Ryan Cole “está completamente distorsionada”.

Por otro lado, el médico oncólogo Juan Carlos Samamé descartó que, al momento, haya algún indicio de que alguna vacuna contra la COVID-19 esté generando algún tipo de cáncer.No tenemos ninguna evidencia, luego de tener casi más de un año de haber iniciado la vacunación frente a COVID-19, con cualquier tipo de vacuna”, aseguró a Verificador.

Incluso, en otra verificación de enero de 2020, la infectóloga Wilda Silva, secretaria del interior del Colegio Médico del Perú (CMP), catalogó como “absolutamente falsa” la supuesta premisa de que alguna de estas inyecciones estuviera generando algún tipo de cáncer. “Eso es falso. Hasta ahora no hay ningún estudio que haya probado eso”, argumentó.

Juan Carlos Samamé dijo que, en efecto, existe un incremento “de casos nuevos de cáncer y además recaídas de cánceres”, pero reiteró que no es por la vacunación. Explicó que este evento ocurre porque “en estos casi dos años de pandemia los servicios de salud han estado cerrados o casi cerrados”.

Es decir, los espacios en los que se trata pacientes con sospecha de cáncer, personas en tratamiento oncológico o aquellos con cáncer confirmado “que estaban en control luego de terminar el tratamiento” no operaron con normalidad.

Estadios del cáncer. Foto: captura en página web / Cancer.net.

El oncólogo confirmó que el cáncer puede “reactivarse”, pero que ello dependerá del estadio en el que se encuentra el paciente. Como lo indica Cancer.net, la estadificación del cáncer permite describir “dónde se encuentra y su tamaño, hasta dónde creció en los tejidos adyacentes y si se diseminó a los ganglios linfáticos adyacentes o a otras partes del cuerpo”.

“La TLR4 es una parte de todo el mecanismo de la inmunidad que tenemos nosotros en el cuerpo. No solamente para combatir el cáncer, sino para combatir cualquier tipo de infecciones”, apuntó. Pero aseguró que “no es el único componente de la inmunidad que está vinculado o activado para poder manejar el cáncer en contra de las células malignas”.

El experto dijo que existen investigaciones que señalan que con una activación del receptor TLR4 hay mayor respuesta inmunitaria contra el cáncer. Pero aclaró que se trata de estudios en laboratorio, es decir, no han sido evaluado en humanos. Verificador tuvo acceso a algunos de estos informes, publicados en Pubmed, y, en sus conclusiones se recomienda más investigación del caso.

Estudio in vitro. Foto: captura en página web Pubmed.

En ese contexto, Juan Carlos Samamé sostuvo que no hay pruebas de que una supresión del sensor TLR4 ocasione que el cáncer se active o reactive. “Esa afirmación (de que la inactivación del TLR4 ocasiona un tipo de cáncer) me parece muy avezada porque no hay ninguna demostración al respecto (...). Al día de hoy no podemos hacer esa aseveración”, arguyó.

Afirmó que el cáncer “no es unicausal”, dado que se requiere de otros factores. En efecto, el cáncer se da por múltiples causas, como determinamos en otra verificación.

Sobre Ryan Cole

En Linkedin, Ryan Cole se describe como “dermatopatólogo” y “director médico y director ejecutivo de Cole Diagnostics, un laboratorio independiente de patología de servicio completo ubicado en Boise, Idaho, que atiende a pacientes a nivel regional y nacional”. En la página web de Cole Diagnostics se confirman estos datos y además se indica que Ryan Cole cuenta con más de “20 años de experiencia en dermatopatología y un interés particular en el diagnóstico molecular”.

Sin embargo, en mayo de 2021, Factcheck desmintió a Ryan Cole cuando aseguró en una conferencia que las vacunas provocan cánceres y enfermedades autoinmunes. También en agosto de ese año los medios de fact-checking de Newtral, AFP Factual y HealthFeedback desmontaron otras afirmaciones falsas sobre las inyecciones promovidas por el “patólogo”. Newtral ha concluido también que no hay evidencia de que él haya participado en los ensayos clínicos de las vacunas contra la COVID-19.

Conclusión

No existe evidencia científica de que las vacunas contra la COVID-19 supriman el receptor TLR4 del sistema inmunitario. Tampoco hay reportes científicos que vinculan como agente causal de algún tipo de cáncer a las inyecciones. No está comprobado de que una supuesta inactivación de esta proteína provoque esta condición. El cáncer se produce por múltiples factores. Por ello, calificamos los post como falso.

Podcast Verificador LR

Escucha el podcast de Verificador de La República, nuestra selección dominical de artículos de fact checking que desmienten los contenidos falsos que circulan en las redes sociales.

*Si deseas saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).