Verificador LR

Se han difundido diversas publicaciones en la red social Facebook donde usuarios relacionan el avance en la vacunación de la población australiana y el incremento de ataques cardíacos.

“Australia con el 85% de su población completamente vacunada, registra un incremento masivo e inédito en ataques cardíacos. Las autoridades sanitarias no saben explicar la causa”, se lee en un posteo.

Mientras que otro asegura: “La situación suena realmente terrible, pero nadie parece querer identificar al elefante en la habitación, que es la 💉[vacuna]”. Además, se menciona que este supuesto aumento se dio en el estado de Queensland.

Sin embargo, es falso que exista un vínculo entre la inoculación y los problemas cardíacos de la población.

Publicaciones sobre el supuesto aumento de ataques cardíacos y su relación con la vacuna contra la COVID-19. Fuente: Captura LR, Facebook.

El Departamento de Salud de Australia negó un “incremento masivo” de ataques cardíacos

El Departamento de Salud de Australia dijo a Newtral que no existe un “aumento masivo” de ataques cardíacos relacionados con las vacunas contra la COVID-19. La autoridad australiana señaló que desde el inicio de la pandemia hasta el 27 de abril, solo se reportaron 136 casos de ataque cardíaco en personas recientemente inoculadas y hasta ese momento, se habían aplicado más de 57 millones de dosis.

Además, indicaron que el hecho de que se haya notificado un efecto adverso solo significa que el malestar sucedió luego de recibir la vacuna, pero no hay una relación probada de causa y efecto. A pesar de ello, el Departamento de Salud indica que “anima” a las personas a reportar efectos adversos, “incluso si la probabilidad de que estén relacionados es escasa”.

¿Qué efectos secundarios ha registrado la población australiana con la vacuna?

De acuerdo a los últimos datos publicados por la Universidad de Medicina Johns Hopkins, 84.76% (21 millones 580.707 personas) de la población de Australia, se encuentra completamente vacunada contra la COVID-19.

Las soluciones permitidas en este país y que se han aplicado son: Comirnaty (Pfizer), Spikevax (Moderna), Vaxzevria (AstraZeneca) y Nuvaxovid (Novavax).

Según los informes semanales que emite el Departamento de Salud de Australia sobre la seguridad de las vacunas, existen 2,2 reportes de efectos adversos por cada 1.000 dosis administradas.

Además, el informe semanal del 12 de mayo expuso que desde que empezó la inoculación, se registraron 125.754 reportes de efectos del total de 58 millones 75.297 de aplicaciones. 47.031 registros fueron de Vaxzevria, 72.569 de Comirnaty, 5.876 de Spikevax, 665 de Nuvaxovid y 563 reportes no especificaron la marca de vacuna que recibieron.

La gran parte de estos efectos secundarios consisten en reacciones en el lugar donde se recibió la vacuna, dolor de cabeza, dolores musculares y escalofríos. Sin embargo, también se indica que la miocarditis es un efecto secundario “muy raro” de Comirnaty y Spikevax.

“Por lo general es temporal, la mayoría de personas mejoran en pocos días. La miocarditis se reporta en 1 o 2 de cada 100.000 personas inoculadas. con Comirnaty y en 2 o 3 de cada 100.000 con Spikevax”, expone el informe.

¿Qué sucedió en Queensland y por qué mencionaron al estado australiano?

En uno de los posteos se indica que los ataques cardíacos en Queensland, Australia, habrían aumentado en 40%, de acuerdo a autoridades de la localidad.

El 11 de abril el medio australiano ABC Noticias informó que la ministra de Salud, Yvette D’Ath, comunicó el aumento en 32% de llamadas de emergencia (llamadas al número 000 para pedir una ambulancia). Un incremento que “rivalizó a las comunicaciones realizadas durante la ola de COVID-19 en enero”.

Sin embargo, la autoridad sanitaria mencionó que el hecho de que hubiera llamadas al 000 no significaba que fueran para un ataque cardíaco. Asimismo, indicaron que “a veces no se puede explicar por qué suceden estas cosas [aumento en llamadas]”.

Por otro lado, Yvette D’Ath aclaró que “las vacunas ayudan a que las personas no tengan que ingresar en el hospital, no a llenarlos”.

Otros bulos sobre efectos secundarios de las vacunas contra la COVID-19

En Verificador, hemos desmentido otras desinformaciones sobre la inoculación desde que las soluciones empezaron a ser aplicadas en la población.

En diciembre de 2020, una publicación de Facebook, aseguró que la vacuna Pfizer/BioNTech tenía una lista de reacciones como el síndrome de Guillain-Barré, mielitis transversa, entre otras.

Sin embargo, la vacuna Pfizer no presentó los efectos secundarios mencionados en el posteo. Además, en enero de 2021, otros usuarios indicaron que la vacuna Sputnik V produce erupciones cutáneas. Pero dicha información fue desmentida.

Conclusión

No hubo un incremento de ataques cardíacos ocasionado por la vacuna contra la COVID-19 en Australia. No hay una relación que pueda ser probada. De acuerdo a la autoridad sanitaria del país, hasta el 27 de abril de 2022 solo hubo 136 casos de complicaciones cardíacas en más de 57 millones de dosis aplicadas.

Además, de un total de 58 millones 75.297 dosis, solo hubo 125.754 reportes de efectos secundarios.

Podcast Verificador LR

Escucha el podcast de Verificador de La República, nuestra selección dominical de artículos de fact checking que desmienten la información falsa que circula en las redes sociales.

*Si deseas saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).