Paola Ferrer

En las últimas semanas, diversas publicaciones en Facebook han afirmado que supuestamente la suramina contrarresta los efectos de la vacuna contra la COVID-19. Los usuarios se basan en las indicaciones que la bióloga Judy Mikovits, una de las figuras más representativas de los grupos antivacunas, brinda durante una entrevista en el sitio elarconte.tv.

Sin embargo, no existe evidencia científica de que este fármaco o cualquier otro funcione como antídoto a los efectos de las vacunas contra el SARS-CoV-2. Por el contrario, la Organización Mundial de la Salud (OMS) precisó que la suramina puede provocar lesiones graves, si se toma sin una prescripción médica.

Posteos afirman que la suramina es un antídoto a los efectos de la vacuna contra la COVID-19. Foto: composición Verificador

Suramina: ¿qué es y para qué está indicada?

El diccionario del Instituto Nacional del Cáncer de los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos menciona que la suramina es un tipo de antiprotozoico y de antihelmíntico, cuya función es tratar infecciones por parásitos.

Consultado por Verificador de La República, el neurólogo Tito Chilón explicó que la suramina es un tripanocida. Es decir, “inhibe enzimas que intervienen en el metabolismo (del) ADN y la síntesis proteica del parásito Trypanosoma”.

El doctor precisó que este medicamento se receta “frente a Trypanosoma brucei gambiense y Trypanosoma rhodesiense”, parásitos productores de la tripanosomiasis africana o enfermedad del sueño.

Por su parte, la OMS utiliza la suramina para el tratamiento en la primera etapa de la infección por tripanosomiasis africana humana gambiense, como parte de sus nuevas directrices emitidas en 2019.

Con respecto al virus de la COVID-19, el sitio bioRxiv publicó dos preimpresiones —informes preliminares de investigación que no han sido certificados por pares y no deben considerarse como guía clínica— en mayo y octubre de 2020 (1 y 2).

Ambos estudios (en laboratorio) indicaron que la suramina inhibe potencialmente la duplicación del SARS-CoV-2, virus que causa la infección de la COVID-19.

La suramina y sus efectos adversos

La OMS y la Asociación Española de Pediatría advierten que el uso sin vigilancia médica de la suramina puede causar lesiones en los riñones, insuficiencia renal y hepática grave, reacciones alérgicas e hipersensibilidad al compuesto.

En esa línea, el neurólogo consultado detalló que “su uso indiscriminado puede producir toxicidad renal, neuropatía periférica y toxicidad medular”.

La vacuna contra la COVID-19 no necesita antídoto

Según los difusores del bulo, la suramina bloquearía los efectos de electromagnetismo y radiofrecuencia que provoca el grafeno que, supuestamente, contienen las vacunas aprobadas para uso de emergencia contra el coronavirus.

Sin embargo, en muchas ocasiones este medio ha desmentido que las vacunas contra la COVID-19 contienen grafeno (1, 2), sean manejado por radiofrecuencia (1, 2 y 3) o emitan señales electromagnéticas (1, 2).

Además, las vacunas han sido declaradas seguras y eficaces tras pasar por “estrictos controles de calidad y ensayos clínicos”, aseguró el subdirector de la Organización Panamericana de la Salud, Jarbas Barbosa, durante una conferencia de prensa transmitida el 27 de octubre de 2021.

En ese sentido, Ana Paula Herrmann, profesora del Departamento de Farmacología de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul, declaró para la agencia de fact-checking de Brasil Lupa que no existen datos científicos que respalden la afirmación de que la suramina sea un inhibidor de los efectos secundarios de las vacunas.

Herrmann explicó que los efectos secundarios de los inmunizantes se relacionan con una respuesta inflamatoria y “podrían minimizarse con el uso de un antiinflamatorio no esteroideo común, como ibuprofeno, naproxeno, diclofenaco, entre otros”.

De este modo, Chilón aseveró que “no existe ninguna evidencia que pueda inhibir los beneficios de una vacuna con este fármaco”.

Conclusión

Es falso que la suramina sea un antídoto a los efectos de la vacuna contra la COVID-19. Este fármaco es utilizado por la OMS en la primera fase de infección a causa de la tripanosomiasis africana, conocida como la enfermedad del sueño. Además, el uso del medicamento sin receta médica ocasiona graves daños para la salud. Por ello, tanto la OMS como los especialistas recomiendan consumirla bajo vigilancia médica.

*Si deseas saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.