Lizeth Román

A través de un video que circula en Facebook y Twitter, una pediatra argentina llamada Gladys Calderón afirma que “en las vacunas se han detectado, a partir del informe de Campra, de España, la presencia de hidróxido de grafeno”. Esto en referencia a las inyecciones —autorizadas para uso de emergencia contra la COVID-19—.

“El hidróxido de grafeno es una sustancia neuroconductora que circula por la sangre de todos los vacunados (...) es un derivado del grafito y el grafito es como unas escamas metálicas que generan lesión en el endotelio de los vasos sanguíneos (...) todas las vacunas están contaminadas con el veneno. El veneno mortal es el hidróxido de grafeno”, se la escucha decir en el clip.

Asegura que esto supuestamente ocasiona paros cardíacos y ACV (accidente cerebro vascular) muy severos que desencadenan en muertes súbitas. Esta publicación presenta, al momento, más de 10.000 interacciones, 106.000 compartidos y 150.0000 reproducciones en las redes sociales.

Sin embargo, lo que afirma de las vacunas es falso.

Video viral. Foto: captura en Facebook.

No hay reportes que confirman la existencia de hidróxido de grafeno en las vacunas contra la COVID-19

Gladys Calderón respalda su afirmación, de que todas las inyecciones contienen hidróxido de grafeno, en el supuesto reporte de Pablo Campra, un médico en España. En efecto, existe un “informe preliminar” de este autor, pero lo que supuestamente se detectó no fue hidróxido de grafeno sino óxido de grafeno, que no son iguales. Además, el objeto de su presunto estudio fue solo la vacuna de Pfizer/BioNTech.

En julio de 2021, en Verificador de La República hemos calificado como falso que las vacunas contienen óxido de grafeno y que es respaldado por el “informe” de Campra. Los resultados no son concluyentes, ni siquiera por el propio autor. Especialistas arguyeron que esta “investigación” no cumple con estrictos protocolos de investigación como el principio de trazabilidad (que permite rastrear el procedimiento a partir de información registrada) y reproducibilidad (que otros investigadores lleguen a los mismos resultados).

El supuesto reporte de este médico llevaba el sello de la Universidad de Almería, situada en España; sin embargo, esta casa de estudios comunicó en Twitter que no comparte el procedimiento ni los resultados del “informe” y, además, reiteró su respaldo a la vacuna como “un instrumento científicamente incuestionable para luchar contra las enfermedades”.

Comunicado. Foto: captura en web Almería.

En diálogo con Verificador de La República, Erika Castillo, PhD en Ciencias Médicas, descartó que el hidróxido de grafeno sea reportado como componente de las vacunas contra la COVID-19 e incluso dijo: “Yo no he visto ningún reporte sobre el hidróxido de grafeno para biomedicina (medicina clínica basada en los principios de la fisiología y la bioquímica)”.

La experta sostuvo que Gladys Calderón confunde los términos del hidróxido de grafeno con óxido de grafeno “porque ella menciona este trabajo de Campra”, donde supuestamente se identifica “óxido de grafeno”. Recordó que este trabajo no es concluyente ni por él mismo y que presenta muchas refutaciones por muchos otros investigadores. “Incluso yo misma lo veo y ese trabajo para un científico no sería nunca aceptado ni siquiera como informe final en un centro de investigación”, resaltó la fundadora de cienciagenerika.

PUEDES VER: No, director de la OMS no dijo que dosis de refuerzo de las vacunas se usa para “matar niños”

Explicó también que “sobre el hidróxido de grafeno ni siquiera hay mucha literatura”, pero el óxido de grafeno en sí, desde su descubrimiento, tiene muchas investigaciones y muestra avances en tecnología y biomedicina. La especialista señaló que si alguna farmacéutica reporta óxido de grafeno en el desarrollo de alguna vacuna, no habría ningún problema.

“¿Qué se pueda usar el óxido de grafeno en una vacuna? Por supuesto, no tendría que significar un peligro. Al óxido de grafeno se le está estigmatizando como algo dañino y perjudicial para el organismo, que tampoco lo es porque no es un metal”, aclaró.

Sin embargo, precisó que, en el caso de las vacunas que se están utilizando hasta ahora, en ninguna se ha reportado este compuesto químico entre sus ingredientes. Incluso, dijo que si estuviera se podría evidenciar, ya que se mostraría una solución oscura generado por una propiedad del óxido de grafeno y eso no se ve.

PUEDES VER: No, no es verdad que una emisora francesa haya mostrado una foto de un maniquí “internado” por ómicron

Erika Castillo evidenció incoherencias en la exposición de Gladys Calderón. Por ejemplo, apuntó que el óxido de grafeno —al que verdaderamente se estaría refiriendo la mujer en el video— “es un material de carbono que forma láminas, pero a nivel atómico y es imposible o absurdo pensar que algo a nivel atómico podría ser capaz de romper membranas o rasgar vasos capilares sobre todo en un flujo normal de circulación”.

Asimismo, explicó que esta sustancia tampoco “es un neuroconductor” —un término que la pediatra utilizaría para referirse a un neurotransmisor— que “son moléculas producidas o secretadas por las células nerviosas para crear estímulos, sinapsis, y no tiene nada que ver con el sistema circulatorio”.

PUEDES VER: Es falso que no se ha demostrado la existencia de la variante Ómicron “en ninguna parte del mundo”

Por su parte, el químico farmacéutico Geiner Mestanza dijo a este medio que el grafeno es un carbono “que se ha estado utilizando en medicina, pero sobre todo se ha usado el óxido de grafeno”. Sostuvo que sobre el hidróxido de grafeno no hay mucha información científica y confirmó que al momento no se está empleando para investigaciones relacionadas a la medicina (la ciencia que estudia la predicción, prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades humanas).

Aseveró también que a la fecha el óxido de grafeno se aplica en medicina, pero en investigaciones dado que es un material muy potencial. “Hay estudios iniciales, pero para que se use parte de un medicamento todavía no. Falta bastante”, acuñó.

El especialista cuestionó la afirmación de que las vacunas están desencadenando “muertes súbitas” por contener supuestamente hidróxido de grafeno. “Se han administrado miles de millones de vacunas en todo el mundo (...) entonces podemos ver cuáles son los efectos secundarios de las vacunas, pero no estamos viendo tales casos, que por el grafeno tenga una reacción tóxica o muertes súbitas. En todo caso habría muchas personas que estuvieran muriendo y eso no es el caso”, remarcó.

Entre los componentes de las vacunas contra la COVID-19 no se reporta al hidróxido de grafeno, ni tampoco al óxido de grafeno. Cada Gobierno muestra la ficha técnica sobre las inyección que administra a su población, la cual se encuentra disponible para el público. Por ejemplo, en el Perú esta información podemos encontrarla en plataforma web de la Digemid del Ministerio de Salud (Minsa).

Fichas técnicas de vacunas Foto: captura en web / Digemid.

Por otro lado, al momento no se ha demostrado que alguna de las actuales vacunas causen “muertes súbitas”. No obstante, la seguridad de estas se encuentran en permanente vigilancia y las actualizaciones pueden ser revisadas en la plataforma de la OMS; y en las páginas oficiales de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, y de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) de la Unión Europea.

¿Qué sabemos del hidróxido de grafeno?

Según la revista Nature, el óxido de grafeno (GO) es considerado un candidato destacado como precursor en la preparación de dispositivos de grafeno ya que tiene propiedades similares a este último compuesto.

En tanto, indica que el hidróxido de grafeno es un derivado del GO y “puede usarse no solo para sistemas de almacenamiento de energía que exigen alta capacitancia volumétrica, sino también para acelerar el desarrollo de nuevos materiales de condensadores eléctricos de doble capa (EDLC) para supercondensadores con alta capacitancia volumétrica”.

¿Quién es Gladys Calderón?

Como reporta AFP Factual, en el Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (SISA), Gladys Calderón figura como médica especializada en pediatría y se encuentra habilitada para ejercer la profesión en la provincia argentina de Mendoza bajo la matrícula 6651. Informa también que ella es prestadora de atención pediátrica de la Obra Social de Empleados Públicos de esa provincia (OSEP).

El 15 de diciembre, en Twitter, el director de la OSEP, Carlos Funez, indicó que cree en la vacuna como “la herramienta preventiva más importante de la lucha” contra la COVID-19, ante una usuaria que compartió el video viral de Gladys Calderón. “Desde la institución apoyamos y difundimos el calendario de vacunación que realiza el Ministerio de Salud”, añadió.

Respuesta de OSEP. Foto: captura en Twitter / Carlos Funez.

Finalmente, el último 16 de diciembre, el diario local Los Andes publicó un artículo en el que calificó como “falsos e insólitos” los argumentos empleados por esta pediatra para que las personas no se inmunicen. Este informe periodístico hace referencia a la información emitida por Gladys Calderón en el clip viral en cuestión.

Conclusión

No hay pruebas para afirmar que las vacunas contra la COVID-19 contengan hidróxido de grafeno. El informe en el que se respalda Gladys Calderón concluyó supuestamente que las vacunas presentan óxido de grafeno en sus componentes, pero este trabajo no tiene aval científico ni tampoco es concluyente por el mismo autor.

La pediatra emite afirmaciones inconsistentes desde el momento en que confunde los términos de óxido de grafeno con hidróxido de grafeno, que no son iguales. Expertos coinciden en que el hidróxido de grafeno, a la fecha, no se ha empleado en investigaciones para la medicina ni biomedicina. Además, tampoco hay evidencia de que las inyecciones contienen óxido de grafeno y especialistas ya lo han confirmado.

Por ello, calificamos lo que se dice de las vacunas como falso.

*Si deseas saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín del Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact checking desmintiendo la información falsa que circula en Internet.