Lizeth Román

En un video, un médico canadiense llamado Charles Hoffe señala que las vacunas de ARN mensajero (ARNm) hacen producir “billones” de “proteínas (S) del pico de la COVID-19″ y que estas se quedan en la “pared celular” del endotelio vascular (una capa única que recubre el interior de los vasos sanguíneos).

“Cuando la plaqueta atraviesa el capilar, de repente, golpea todos estos picos de COVID-19 que se adentran en el capilar dentro del vaso. (Entonces) es absolutamente inevitable que se formen coágulos de sangre para bloquear ese vaso (donde fluye la sangre)”, dice en el clip, que concentra más de 6.000 reproducciones en Facebook.

Hoffe indica que “la única manera de saber si este proceso de coagulación estaba realmente ocurriendo era haciendo esta prueba llamada dímero D”. En el material audiovisual, que circula desde julio de 2021, dice que aplicó este test a sus pacientes inmunizados entre los primeros 4 y 7 días y, hasta el momento, supuestamente, halló que el “62% tienen evidencia de coágulos”.

PUEDES VER: Video viral contiene información falsa sobre las vacunas con ARN mensajero

Sin embargo, a la fecha, no hay evidencia científica de que las vacunas ARNm producen coágulos sanguíneos. La prueba del dímero D por sí sola no evidencia un paciente con trombosis.

Publicación. Foto: captura en Facebook.

Erika Castillo, PhD en Ciencias Médicas, dijo a Verificador de La República que a la fecha no se han reportado “casos de coágulos” en personas inmunizadas con las vacunas de ARNm.

“Estas vacunas producen temporalmente una parte (inocua) de la proteína Spike en el área de vacunación para presentarlas al sistema inmune, no en el sistema circulatorio, por lo que no podría haber cúmulo de proteínas libres que obstruyan las vías sanguíneas”, explicó la especialista, quien es fundadora Cienciagenerika.

Indicó, además, que el mecanismo para la formación de coágulos sanguíneos o trombos —expuesto por Hoffe— es incorrecto. “El ARNm no son genes (como dice Hoffe), los genes son ADN, y el ARN es otro tipo de molécula. Ahí nomas pierde toda credibilidad”, puntualizó.

Castillo sostuvo que las cifras mostradas por Hoffe “no tienen ninguna evidencia basada en ningún estudio, ni siquiera fueron presentados oficialmente”. “No hay ninguna información, ni base científica para afirmar que el ARNm en sí es transportado por las células del sistema inmune al sistema linfático ni menos al sistema circulatorio”, arguyó.

Reporte. Foto: captura en web / EMA.

Incluso, en un estudio, publicado el 9 de junio de 2021 en Nature, se analizó las “asociaciones” entre la exposición a la primera dosis de la vacuna de Pfizer y los eventos de trombocitopénicos, tromboembólicos y hemorrágicos de 2,53 millones de personas en Escocia. En este se concluyó que no se identificó “ningún aumento de riesgo general en los eventos adversos de interés” de estos inmunizados.

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) —que autoriza la comercialización y supervisión de medicamentos en la Unión Europea— revisó la incidencia de coágulos en la sangre de inmunizados y concluyó que, en casos de las vacunas de ARNm, “estos números son extremadamente bajos y su frecuencia es menor que la que ocurre en personas que no han sido vacunadas”. “En general, la evidencia actual no sugiere una relación causal”, se lee en el reporte, publicado el 7 de mayo.

El 12 de mayo, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos también determinaron que “no hay casos confirmados” de trombosis del seno venoso cerebral (CVST), en “6,3 millones de dosis de vacunas de ARNm”.

El 7 de julio, Yazan Abou-Ismail, hematólogo de la Universidad de Utah, resaltó en un portal de salud que los casos de trombocitopenia trombótica inducida por vacunas ( VITT ) “no está asociado con las vacunas de ARNm de Moderna o Pfizer-BioNTech”.

Texto. Foto: captura en web / Universidad de Utah.

Por otro lado, el hematólogo Enrique Argumanis, vicepresidente de la Sociedad Peruana de Hematología, dijo a este medio que una prueba de dímero D —que busca dímero D en la sangre— , por sí sola, no indica que el paciente presenta coágulos.

“El dímero está elevado en situaciones trombóticas y no trombóticas para empezar. Para que diga que un paciente, con dímero D, tiene trombosis tiene que haber un cuadro clínico que me sugiera. Por ejemplo, una arritmia súbita, falta de aire o que tengo la pierna hinchada (…) Yo puedo tener una neumonía y puedo tener dímero elevado (...) Yo puedo tener cáncer avanzado y puedo tener dímero elevado”, dijo Argumanis, quien trabaja en el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN).

El hematólogo señaló que, antes de emplear el dímero D, se requiere un estudio tomográfico de resonancia magnética nuclear y, además, se necesita documentar “que en verdad hay un vaso obstruido”.

“Para que yo diga que es un paciente con trombosis con dímero elevado, tiene que haber un cuadro clínico compatible con trombosis que lo confirme con el dímero D. Primero es la clínica y el dímero D me ayuda a confirmar el diagnóstico. No al revés”, enfatizó.

Sobre el “análisis” de Hoffe, Argumanis sostuvo: “Aquí la conclusión que puedo tomar es que el dímero D es inespecífico (...) La clínica más el dímero D, la suma de dos, me indica que hay trombosis. Por sí solo el dímero D no me indica que hay trombosis”.

PUEDES VER: Es falso que las vacunas hayan causado las nuevas variantes del coronavirus

Del mismo modo, Karen Matos, hematóloga de la Clínica Hematológica de Perú, dijo a Verificador que los análisis en laboratorio como el dímero D “siempre tienen que interpretarse” de acuerdo a la historia clínica completa del paciente. Explicó que si bien el dímero D “puede ser una representación de un coágulo también hay valores de dímero D que se elevan secundarias a otras enfermedades”.

“Si tú no vienes con una sospecha de trombosis, ¿puedes salir positivo el dímero? Sí, como en varias enfermedades renales, metabólicas, inflamatorias, daños vasculares, entre otras. Hay muchas enfermedades que lo pueden volver positivo. ¿Todo dímero positivo es trombosis? No”, puntualizó.

Matos indicó que el porcentaje (62%) de supuestos vacunados con coágulos —expuesto por Hoffe— no se presenta en ningún estudio. En efecto, estos “hallazgos” a la fecha no se encuentra en ninguna revista científica.

“Yo no puedo decir que, en mi práctica, yo he visto 5 pacientes que se han trombosado. Cuando uno habla de la experiencia tiene un nivel de clasificación bien baja porque no se sabe si esos pacientes eran todos renales. (Si fuera el caso) obviamente se van a trombosar porque es un factor de riesgo”, dijo.

Sostuvo que para hacer un estudio correcto se debe saber “clasificar a los pacientes” para obtener un resultado correcto. “Yo no puedo seleccionar a todos los adultos mayores que son renales cardiópatas, porque ellos solitos van a tener su dímero elevado con o sin vacuna. La población más adulta tiene más enfermedades”, finalizó.

Sobre Hoffe

El clip en Facebook es un extracto de un video más largo, en el cual Hoffe afirma que su información proviene del microbiólogo alemán Sucharit Bhakdi, quien ha sido desmentido por el fact checking turco Teyit tras haber afirmado que la pandemia es falsa.

Hoffe es parte de Columbia Británica, un grupo que difunde desinformación de las vacunas, máscaras y otras medidas contra COVID-19, como lo señala un reporte periodístico de CBC. Este medio canadiense también informó que él señaló que las vacunas de ARNm son supuestamente “una forma de terapia de modificación genética experimental”, que Verificador ha desmentido en varias ocasiones (1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7).

En Canadá —donde reside Hoffe— el Gobierno comunica que las vacunas de ARNm cuentan “con los mismos altos estándares de seguridad, eficacia y calidad que todas las vacunas autorizadas para su uso” en el país. En el último informe semanal del 24 de septiembre se determinó, incluso, que “los beneficios de las vacunas autorizadas en Canadá continúan superando los riesgos”.

Conclusión

A la fecha, no hay reportes que prueben que las vacunas de ARNm producen coágulos sanguíneos. Las supuestas evidencias de Hoffe no han sido publicadas en ninguna revista científica. Además, la prueba de dímero D, por sí sola, no diagnostica un paciente con trombos. Por ello, calificamos lo que se dice en el video como falso.

*Para saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.