Verificador LR

Mediante un video viral en Facebook, un pastor evangélico llamado Juan José Gil señala que con las vacunas ARN mensajero (ARNm), las élites financieras buscan modificar el ADN del ser humano.

“No les basta con cambiar la genética de los alimentos, quieren cambiar tu ADN. Se llama transhumanismo. Cambiar la genética humana para conducir a la raza humana a otra forma de humanidad (....) Y ¿saben cómo lo quieren hacer? (...) Lo quieren hacer a través de la vacunación. Por eso, las últimas generaciones de vacunas se llaman (...) de ARN”, dice en el clip, que circula desde junio de 2021.

Gil afirma que esto es para que las personas ya no se puedan “reproducir”. “El peligro más grande empieza ahí: esterilización”, añade en el material audiovisual que concentra más de 40.000 reproducciones y 10.000 replicaciones en la red social.

Sin embargo, lo que se asevera sobre las vacunas de ARNm es falso.

Publicación. Foto: captura en Facebook.

Las vacunas de ARNm no cambian el ADN del ser humano

De acuerdo a un artículo, publicado en Scielo, el transhumanismo “es un movimiento que propone la utilización de la tecnología disponible para trascender los límites de las capacidades humanas normales”. No obstante, para el pastor evangélico del video, esto recae en el supuesto cambio del genoma, a través de la inmunización con las vacunas de ARNm.

El informe de la Organización Mundial de Salud (OMS) sobre los mitos de las vacunas señala que estas inyecciones no modifican el ADN. “El ARNm nunca entra en el núcleo de la célula, donde se encuentra nuestro ADN, por lo que la vacuna no entra en contacto con el ADN”, apunta.

Señala que este tipo de vacunas proporciona “instrucciones” para que las células produzcan una proteína (Spike) que se encuentra en la superficie del SARS-CoV-2, pero es inofensiva. “Las células que crean esa proteína no hacen que enfermemos, sino que ayudan a que el cuerpo produzca una respuesta inmunitaria similar a la que ocurre en las infecciones naturales”, describe.

Informe. Foto: captura del documento de la OMS.

Por su parte, el Ministerio de Salud (Minsa) informa también en su sitio web: “Esto es falso”. Explica que este tipo de vacunas emplean una tecnología que usa una información genética del virus (el ARNm) para aparentar una infección y generar defensas.

En verificaciones anteriores ( 1, 2 y 3), expertos desmienten que las vacunas de ARNm alteren el ADN. Incluso, se citó la información de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), de los Estados Unidos, en la cual indican que estas inyecciones “no afectan nuestro ADN ni interactúan con él de ninguna forma” y tampoco provocan la enfermedad porque “no contienen el virus vivo”.

El sustento radica en que el ARNm nunca ingresa al núcleo celular y que la célula se deshace de este fácilmente, luego de haber terminado de usar sus instrucciones específicas.

En estos argumentos coinciden los investigadores Juan Manuel Jiménez y Ana María Ortega-Prieto, de King’s College London, quienes en su artículo de diciembre de 2020, publicado en la revista estadounidense The Conversation determinan: “No es posible que este tipo de vacunas pueda alterar nuestro ADN”.

En un hipotético escenario, si el ARNm ingresara al núcleo, los científicos puntualizan que tampoco podría integrarse al material genético.

“Imaginemos que este ARN es capaz de viajar al núcleo y ponerse frente a frente con nuestro genoma. Tampoco pasaría nada porque la secuencia de ARN mensajero usada en la vacuna no puede integrarse en el genoma. Para ello, el ARN tendría que convertirse en ADN, lo cual solo es posible mediante una enzima especial denominada transcriptasa reversa”, arguyen.

Precisan que esta enzima es muy específica y requiere de condiciones muy especiales para funcionar, y que el ARNm de la vacuna no contiene.

Las vacunas de ARNm no provoca esterilizaciones

Gil no explica específicamente cómo las vacunas ARNm causarán esta supuesta esterilización, pero Chinda Brandolino —una médica que difunde desinformación sobre la pandemia y las vacunas— explicó esta supuesta consecuencia, que Verificador desmintió en marzo de 2021.

En ese entonces, ella señaló que estas inyecciones supuestamente ingresan al núcleo para interactuar con el ADN y sintetizan la enzima convertidora angiotensina 2 (o ACE2), responsable de la fertilidad masculina. Dice que al crear esta enzima, la vacuna genera anticuerpos contra esta.

Sin embargo, como lo hemos señalado líneas arriba el ARNm no ingresa al núcleo celular, por lo que no podrá encontrarse con el material genético. Además, esta inyección comprende instrucciones específicas: producir una porción inocua del virus para simular una infección y así el sistema inmunitario genere defensas. Es decir, no produce el ACE2.

Artículo. Foto: captura en The Conversation.

Otro artículo de la mencionada revista norteamericana, escrito por el director del Programa de Urología Reproductiva en la Universidad de Miami, Ranjith Ramasamy, y publicado el 12 de agosto de 2021, expone los resultados de algunas investigaciones —del que fue parte el autor del texto— sobre el efecto de la COVID-19 y las vacunas en el sistema reproductor masculino.

Sobre el primer caso, el estudio que se cita concluye que esta enfermedad puede afectar la esterilidad masculina. No obstante, sostiene que las muestras de la indagación fueron “pequeñas”, por lo que “se deben hacer más estudios”, según Ramasamy.

Respecto del segundo, el autor expone que una investigación muestra que las vacunas de ARNm de Pfizer y Moderna “parecen seguras para el sistema reproductivo masculino”.

“Una razón por la que muchos dudan en vacunarse es la percepción de que las inyecciones contra el COVID-19 podrían afectar la fertilidad masculina. Nuestra investigación muestra lo contrario. No hay evidencia de que la vacuna dañe el sistema reproductivo de un hombre. Pero no vacunarse y contraer COVID-19 puede que sí”, escribió.

Finalmente, durante el desarrollo de las vacunas en general contra la COVID-19, Verificador desmintió (1 y 2), de que estas pueden causar infertilidad. No existe evidencia científica.

Conclusión

Las vacunas de ARNm no generan el “transhumanismo” porque no modifican el ADN. Este ARNm no ingresa al núcleo donde se encuentra el material genético del ser humano. Tampoco hay evidencia de que las vacunas contra la COVID-19 produzcan esterilidad. En consecuencia, calificamos como falso lo que se dice sobre estas vacunas en el video.

*Para saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.