Verificador LR

En Facebook, una mujer —a quien llaman “Natalia Prego”— asegura mediante un video que “los niños y adolescentes no necesitan la vacuna (contra la) COVID-19, como no la necesita nadie”. Señala que ellos “no mueren ni enferman” de forma grave por esta enfermedad.

En el material audiovisual, publicado el último 12 de agosto, manifiesta también que el uso de las mascarillas, una de las medidas sanitarias contra el nuevo coronavirus, “disminuye el sistema inmunitario” y “aumenta” las bacterias y virus.

El clip fue grabado en Málaga, España, y concentra más de 2.600 compartidos y 11.000 reproducciones. Sin embargo, lo que se afirma sobre los tapabocas y el nuevo coronavirus es falso.

Publicación. Foto: captura en Facebook.

Los niños pueden enfermar severamente y fallecer por la COVID-19

Ildauro Aguirre, neumólogo - pediatra y vocal del Comité Ejecutivo Nacional del Colegio Médico del Perú (CMP), sostuvo para una verificación anterior que la mayoría de los niños llegan a hacer cuadros leves y moderados o son asintomáticos, pero existe un porcentaje que pueden tener una enfermedad severa por el nuevo coronavirus.

Precisó que aquellos que hacen casos graves son los niños más pequeñitos. No obstante, agregó: “No solo es la edad, sino ciertas comorbilidades que pueda tener”.

En ese sentido, recomendó que los niños también deben de continuar con todas las medidas de prevención del nuevo coronavirus: uso de mascarillas, lavado frecuente de manos, distanciamiento social y ventilación natural.

Para un artículo de La República de julio de 2021, el virólogo Juan More aseveró que los menores de edad se han convertido en el grupo etario más susceptible ante la COVID-19.

“Al inicio, los más susceptibles eran los adultos mayores y personas con comorbilidades. Pero conforme va avanzando el proceso, los que quedan son aquellos que eran menos susceptibles, como los más jóvenes. Puede ser porque el resto de la población altamente sensible falleció previamente o ya generó inmunidad y está protegida”, explicó.

Él considera que este cambio se debe al avance de la vacunación, por lo que recomendó continuar aumentando el ritmo diario de la inmunización.

En una entrevista con TV Perú, realizada el 10 de agosto de 2021, Daniel Anchante, médico pediatra e intensivista del Instituto Nacional de Salud del Niño (INSN), sostuvo que cerca de 1.080 niños fallecieron por esta enfermedad.

Detalló que en la primera ola se tenía niños de todas las edades, sobre todo con enfermedades prexistentes, pero en la segunda ola se presentó mayores casos de adolescentes, incluso en UCI (Unidad de cuidados intensivos).

En nuestro país, aún no se ha administrado las vacunas contra la COVID-19 a niños y adolescentes, pero en otros países sí, como Estados Unidos con la de Pfizer.

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) informa que los niños también pueden infectarse y contagiar a otras personas y, además, pueden enfermarse gravemente del nuevo coronavirus sobre todo aquellos que padecen de una enfermedad subyacente.

Por ello, aconsejan “que todas las personas de 12 años de edad o más se vacunen”. “La vacunación a una proporción grande de la población es una herramienta fundamental para detener la pandemia”, detalla.

Las actuales vacunas autorizadas para uso de emergencia no previenen el contagio, pero están diseñadas para reducir el riesgo de los casos graves y fallecidos por COVID-19, como lo mencionamos en una verificación.

El CDC de Estados Unidos, el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) respaldan el empleo de estas inyecciones para prevenir esta enfermedad y producir inmunidad (protección) contra esta.

La vacuna creará inmunidad sin los efectos nocivos asociados a la COVID-19, incluidos los efectos a largo plazo y la muerte”, comunica la OPS en su página web.

Las mascarillas no debilitan el sistema inmunológico ni incrementan los gérmenes

En Verificador hemos desmentido que las mascarillas reduzcan el funcionamiento del sistema inmunológico, ya que no hay evidencia científica ni tampoco hay una relación directa, según especialistas.

También es falso que los tapabocas incrementen gérmenes como virus o bacterias. Como señalaron expertos, no existen las condiciones y, además, los médicos la emplean hace años y no se ha reportado tal caso. Ellos aclararon que los cubrebocas pueden contaminarse si es que no cuentan con un buen mantenimiento, debido a que algunos se usan una sola vez y otros se pueden reutilizar.

Sobre Natalia Prego

Según una investigación del fact-checking español Maldita en 2020, Natalia Prego es médica colegiada en Pontevedra, España, y una de las fundadoras de Médicos por la Verdad, una agrupación que emite afirmaciones falsas sobre la pandemia de la COVID-19.

En ese año, el Colegio Oficial de Médicos de la referida ciudad española marcó distancia con la postura de Prego sobre esta enfermedad. Esta institución recomendó seguir rigurosamente las medidas sanitarias dadas por el Gobierno.

La clínica privada de Vilagarcía de Arousa en Pontevedra, donde trabajaba Prego, comentó a ese medio públicamente que le rescindió el contrato “de forma inmediata” tras difundir un audio desinformador por Whatsapp.

Desde 2020, ella ha sido desmentida por verificadores de ese país como Maldita y Newtral cuando emitió afirmaciones sobre el nuevo coronavirus, el uso de las mascarillas y las pruebas PCR.

Conclusión

Los niños también pueden enfermarse gravemente y fallecer por COVID-19. El empleo de las mascarillas no provoca el debilitamiento del sistema inmune, tampoco produce la proliferación de gérmenes. Por ello, calificamos como falso lo que dice Prego en el video.

*Para saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.