Verificador LR

En Facebook, un video publicado por “Nestor H De la Vega” ━con más de 19.000 reproducciones━ difundió una serie de datos falsos contra las medidas de prevención del coronavirus, como las pruebas PCR, el uso de mascarillas y las vacunas. A su vez, impulsan el uso de productos no avalados por la comunidad científica ni sanitaria.

Video viralizado que desinforma sobre la pandemia, el uso de mascarillas, dióxido de cloro, la tecnología 5G y las vacunas contra la COVID-19. FOTO: Captura de Facebook.

Verificador de La República enumeró todas las aseveraciones vertidas en el video de más de tres minutos, y recopiló todas las verificaciones hechas anteriormente sobre cada punto.

“Los índices de letalidad y mortalidad de los fallecidos en el mundo en relación a la población mundial no es alto, por tanto no es pandemia”. FALSO

El 30 abril del 2020, este medio realizó un fact-checking a las declaraciones de un hombre que señalaba que el coronavirus no era una pandemia porque, según él, “para declarar pandemia, debería morir, como mínimo, un 1% (de la población mundial)”. El clip fue difundido en Facebook y obtuvo más de 11.000 reacciones en menos de 50 horas.

Sin embargo, dicha afirmación es falsa. El 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al virus de la COVID-19 como una pandemia debido a que el coronavirus se extendió por varios países del mundo y afectó a un gran número de personas.

Una primera condición para que la OMS declare una pandemia es la propagación mundial de la nueva enfermedad. El segundo condicionante es que la mayor parte de la población no tenga inmunidad contra esta afección.

En declaraciones para La República, el neumólogo Fernando Zarzosa resaltó que el nivel de contagio es un factor importante y lograr que las personas sean inmunes a un nuevo virus “es una tarea compleja”.

“Las pruebas PCR dan falsos positivos o negativos en un 85%”. FALSO

En verificaciones anteriores, este medio expuso que el test PCR, conocido como pruebas moleculares, detecta la presencia del material genético del SARS-CoV-2 con un elevado grado de especificidad, por lo que es muy poco frecuente la presencia de falsos positivos.

Érika Castillo, doctora en Ciencias Médicas, en una verificación anterior, explicó que los cebadores utilizados en las PCR reconocen una secuencia genética específica del SARS-CoV-2 que no está presente en otros virus.

En algunos casos, es posible que se den falsos positivos, pero es debido a la sensibilidad de la prueba, que puede identificar restos de una infección por SARS-CoV-2 ya pasada, como se detalla en un artículo de la BBC.

Asimismo, la OMS actualizó la información sobre las pruebas PCR y anunció que la probabilidad de que se obtengan resultados falsos positivos y negativos varía de acuerdo a la prevalencia de la enfermedad; es decir, cuando la cantidad de casos registrados en un momento y un lugar determinado es baja.

No obstante, con evidencia científica, estas pruebas son las más óptimas para identificar al SARS-CoV-2 dentro del organismo.

“El uso de mascarilla no evita el accionar del virus, solo provoca hipoxia, respiras CO2, disminuye tu inmunidad, acidifica tu cuerpo”. FALSO

Durante el 2020, Verificador desmintió varios bulos que asociaban el uso de las mascarillas con la hipoxia, la disminución de inmunidad y la acidosis. En todas, este medio concluyó que es falso que las mascarillas provoquen estas enfermedades.

El 20 de mayo del 2020, subrayamos que era falso que el uso prolongado de mascarilla causaba hipoxia, tal como lo afirmaba una cadena de WhatsApp, difundida en Facebook mediante videos.

El Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, a través de su página oficial, indica que la hipoxia cerebral es una enfermedad que consiste en la disminución del suministro de oxígeno al cerebro a pesar de que hay un adecuado flujo sanguíneo.

El neumólogo Hebert Cuenca, miembro de la Sociedad Peruana de Neumología, declaró para este medio que “para que eso suceda el paciente tendría que estar sin respirar más de cinco minutos”. “Los casos en los que sucede esta afección son aquellos en los que un paciente se está ahogando, lo están ahorcando o durante enfermedades como la fibrosis”, añadió.

Además, “el oxígeno atraviesa el material de la mascarilla y así el aire entra y sale sin ningún problema”, dijo el experto en neumología.

En cuanto a la disminución del sistema inmunológico, Verificador en notas anteriores precisó que no existen evidencias científicas que demuestren esa relación. Asimismo, el sitio web de fact-checking español Maldita.es informó que el sistema podría verse afectado por los niveles de estrés y ansiedad, pero no por el uso del cubrebocas.

La médica infectóloga de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH) Camille Webb aseguró, en anteriores verificaciones, que la mascarilla “se puede contaminar con virus (no necesariamente el SARS-CoV-2) o bacterias si se usa múltiples veces sin lavarlo. Pero no es correcto decir que usar la mascarilla aumenta el riesgo de infección. Lo que puede pasar es que se puede contaminar”.

En relación con la “acidificación del cuerpo”, Verificador consultó anteriormente con Antonio Tokumoto, presidente de la Sociedad Peruana de Neumología, quien descartó que el uso de la mascarilla produzca acidosis respiratoria y retenga dióxido de carbono (CO2) o anhídrido carbónico.

Tokumoto también explicó que las enfermedades producidas por la acidosis respiratoria son, generalmente, de tipo bronquiales y respiratorios.

Teresa Alonso, secretaria científica de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y oncóloga médica del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, declaró para un artículo de Newtral que no se ha demostrado que la utilización de las mascarillas produzcan cambios en la ‘saturación de oxígeno’.

“Las antenas 5G con su radiación impulsan el efecto del virus creado, afectando más la salud de la humanidad, debilitando el sistema inmunológico del ser humano”. FALSO

El 26 de mayo, una nota de Verificador desmintió a un hombre que afirmaba que la tecnología 5G causaba la expansión de la COVID-19.

Las antenas de quinta generación no son tóxicas para los humanos, ni causan hipoxia, puesto que la radiación que emiten es inferior al límite internacional recomendado.

Para verificaciones anteriores de este medio, el coordinador del Grupo de Tecnologías Inalámbricas, Manuel Yarlequé, manifestó que la tecnología 5G ha sido “estandarizada” para evitar riesgos. Asimismo, el director de Políticas Públicas de GSMA, Lucas Gallitto, descartó que un organismo vivo o virus se propague a través de la tecnología 5G.

“La vacuna contra el virus es un producto transgénico en fase de experimentación”. FALSO

Verificador de la República ha desmentido diferentes bulos referentes a las vacunas contra la COVID-19, entre ellos una publicación engañosa en Facebook que alertaba que estas eran experimentales, no garantizaban inmunidad, y, por el contrario, provocan daños y muertes.

Las diferentes vacunas con las que se ha venido inmunizando a la población han pasado por un proceso experimental y de protocolos clínicos. La evidencia científica, tras pasar las tres fases de pruebas, demuestra que ofrecen protección contra los síntomas del coronavirus.

El 15 de febrero de 2021, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) comunicó que las vacunas contra la COVID-19 cumplen con las fases de estudio clínico. Y así, garantiza “la seguridad y la capacidad de la vacuna para proteger contra la enfermedad”.

No obstante, la OMS aclaró que una vez que se aprueban las vacunas contra la COVID-19 se continúa con el seguimiento establecido en los programas de inmunización.

“Con CDS (dióxido de cloro y otras sustancias terapéuticas) no se requieren vacunas que son el negocio mundial y la gran estafa planetaria”. FALSO

En una nota anterior, este medio llegó a la conclusión de que es falso que el dióxido de cloro (CDS) sea la cura para la COVID-19.

En un video, viralizado en Facebook, un científico alemán apuntaba que “(el dióxido de cloro) es un portador de oxígeno en el cuerpo que ha sido eficaz en Ecuador”. Sin embargo, una investigación de la Pontificia Universidad Católica de Ecuador (PUCE) determinó que no existe ninguna prueba científica que compruebe la efectividad del CDS.

Por el contrario, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y el Gobierno de Canadá advirtieron que el consumo del dióxido de cloro puede causar náuseas, vómito, diarrea, síntomas de deshidratación severa, intoxicación, insuficiencia renal, dolor abdominal.

A su vez, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) resaltó que el CDS es un medicamento ilegal, cuyos componentes, eficacia y seguridad no estaban garantizados científicamente.

Conclusión

Las afirmaciones vertidas en un video viral, en relación a las medidas de prevención y protección contra el virus de la COVID-19, son falsas. Verificador de la República ha realizado un exhaustivo trabajo para desmentir bulos en las redes sociales con respecto al uso de las mascarillas, el dióxido de cloro, las vacunas y la tecnología 5G.

*Para saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.