LO ÚLTIMO - Viviendas de Mala y Lima metropolitana colapsaron tras sismo de magnitud 6.0

Es impreciso que la atención primaria del sector salud “se cerró” durante la pandemia, como dijo Keiko Fujimori

Alianza  PerúCheck

La Republica
Es impreciso que la atención primaria del sector salud “se cerró” durante la pandemia, como dijo Keiko Fujimori. Foto: plantilla para PerúCheck

La lideresa de Fuerza Popular señaló que en el gobierno del expresidente Vizcarra se cerraron los establecimientos de atención primaria. En un inicio las medidas dejaron de lado este primer nivel, sin embargo, luego se repusieron.

La candidata a la presidencia por Fuerza Popular, Keiko Fujimori, manifestó durante su participación en el debate organizado por el Jurado Nacional de Elecciones, realizado el domingo pasado, que la atención primaria del sector salud fue cerrada “indebidamente” por el expresidente Martín Vizcarra durante la pandemia causada por la COVID-19. Ella dijo:

“A nosotros nos preocupa mucho la atención primaria, porque esta se cerró indebidamente, considero, por el presidente Vizcarra. Tenemos que ampliar nuevamente, aperturar las postas médicas, modernizarlas”. Keiko Fujimori. Debate electoral, 30 de mayo de 2021

Sin embargo, la afirmación de la candidata es imprecisa.

En marzo del 2020,el Ministerio de Salud (Minsa) publicó el documento técnico “Plan Nacional de Reforzamiento de los Servicios de Salud y Contención de la COVID-19”. Las medidas adoptadas respondían a la situación de pandemia que atravesaba el país en ese momento.

El brote de la COVID-19 fue calificado como una pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 11 de marzo de 2020. Cuatro días después, el entonces presidente Martín Vizcarra estableció el Estado de Emergencia y el cierre de fronteras en todo el territorio nacional. Se dispuso el aislamiento social obligatorio, conocido como cuarentena.

En ese contexto, el Minsa, mediante Decreto de Urgencia N° 025-2020, quedó a cargo de “planificar, dictar, dirigir, coordinar, supervisar y evaluar todas las acciones orientadas a la prevención, protección y control” de la enfermedad de la COVID-19. De acuerdo al plan, se reorganizaron los servicios de salud desde el primer nivel de atención —es decir, la atención primaria referida por Fujimori— “hasta el establecimiento de mayor capacidad resolutiva” para asegurar “la contención de pacientes”.

Respecto de la atención primaria, los establecimientos de salud ━un total de 8.901━ fueron readecuados para la atención de urgencias y emergencias, “fortaleciendo sus triajes diferenciados”. Se reforzó “el seguimiento domiciliario de casos confirmados de COVID-19 y el personal de salud, previamente entrenado, debía efectuar “acciones de vigilancia epidemiológica activa”.

También en el marco de este primer nivel de atención, se definió que esta solo se prestaría a través de “las actividades de urgencia de pacientes con infecciones Respiratorias Agudas - IRAS, y otros cuadros clínicos que se presentan de acuerdo a su capacidad resolutiva”. Los pacientes evaluados por IRAS iban a ser analizados para COVID-19.

En otras palabras, durante el inicio del estado de emergencia en marzo, se suspendió la atención primaria en los más de ocho mil centros y puestos básicos de salud del país. De acuerdo al informe del portal especializado ‘Salud con lupa’ titulado “La estrategia olvidada. ¿Qué pasó con los centros de atención primaria?” —publicado en octubre del 2020—, “las disposiciones [del gobierno] se concentraron en enfrentar a la nueva enfermedad y otros servicios como las campañas de vacunación y controles prenatales tendrían que esperar”.

El informe señala que los hospitales más importantes del país empezaron a colapsar, pese a que los esfuerzos del Estado estaban en fortalecer la atención hospitalaria y sus Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). “Mientras más se propagaba el virus, más manos se necesitaban. [...] Se hizo evidente que para terminar con la pandemia, urgía detener la ola de contagios y los centros de atención primaria podrían ayudar a lograrlo”, se lee en el texto.

Reapertura de la atención primaria

A raíz de ello, a fines de mayo ━dos meses después de las primeras medidas━, el Minsa lanzó la estrategia “la Hora de la atención primaria” frente a la COVID-19, que consistió en equipar a los establecimientos para que en estos se diagnostiquen a las personas positivas y entreguen el tratamiento a domicilio, a fin de reducir la hospitalización de los pacientes.

Víctor Zamora, ministro de Salud en ese periodo, detalló a la prensa que se trataba de “una nueva estrategia para acercarse a las personas que tienen síntomas COVID, no solo para hacer el diagnóstico sino para su tratamiento, y así evitar que hagan colas en los hospitales, que solo los ponen en riesgo”. Asimismo, señaló que el objetivo era “impedir que los pacientes lleguen a UCI”.

En una entrevista, de enero de este año, Zamora sostuvo que el primer nivel de atención de todo el sistema de salud estaba en situación de abandono antes de que se inicie la pandemia. “Los que comentan que la atención primaria se cerró durante la epidemia, lo hacen por dos razones: o porque desconocen cómo funciona el sistema de salud o lo hacen por maldad”, declaró en ese momento.

Añadió que “nuestro primer nivel de atención de todo el sistema es, probablemente, el que en más situación de abandono se encuentra. El 30% de los establecimientos del primer nivel no tienen agua, el 70% no tiene acceso a internet, el 80% su infraestructura se encuentra deteriorada y, aproximadamente, el 40% no tienen recurso humano profesional”, todo esto antes de la pandemia.

Según explicó, cuando inició el Estado de emergencia por la pandemia, se decidió retirar al personal de salud, considerado dentro de la población vulnerable. Así, casi el 40% del personal, que ya estaba en déficit, se retiró a sus domicilios. Para Zamora, todo esto hacía imposible que el Gobierno central pudiera utilizar esos establecimientos para la atención temprana a pacientes por COVID-19.

Conclusión

Las primeras medidas establecidas por el Gobierno Central, con Martín Vizcarra como presidente, para frenar la pandemia de COVID-19 se concentraron en fortalecer la atención hospitalaria y sus Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y, por ello, se dejó de lado la atención en primer nivel. No obstante, dos meses después, se puso en marcha una estrategia de reapertura de los más de ocho mil establecimientos de atención primaria, a fin de reducir la hospitalización de los pacientes positivos con síntomas. Por ello, PerúCheck califica la afirmación de Keiko Fujimori como imprecisa.

Fact-checking elaborado por Paola Mendieta para la alianza PerúCheck.

*Para saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.