No, no está “científicamente comprobado” que pruebas PCR “no sirven” para detectar SARS-CoV-2

Lizeth Román

No, no está “científicamente comprobado” que las pruebas PCR “no sirven” para detectar el SARS-CoV-2. Foto: plantilla de Verificador de La República / captura en Facebook
No, no está “científicamente comprobado” que las pruebas PCR “no sirven” para detectar el SARS-CoV-2. Foto: plantilla de Verificador de La República / captura en Facebook

Una publicación afirma que hay evidencia de que este test no identifica el virus de la COVID-19 en el organismo, pero esto no es cierto.

En plena coyuntura de la COVID-19, un post del 7 de abril de 2021 de la fanpage Médicos por la verdad de Paraguay sostiene que está comprobado científicamente que las pruebas PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa) no sirven para identificar el SARS-CoV-2.

“Científicamente comprobado que no sirven para detectar virus, que no tienen el (porcentaje) alto de efectividad y, lo peor, dan falsos positivos (...). Pensando intensamente por qué realizar un test por la nariz, un sitio delicado que conecta con órganos internos de la cabeza (...), siendo que la mayor carga viral y la causante del contagio se encuentra en la saliva. Sí, señores. Si está en la saliva, ¿por qué no realizar (un) test oral?”, dice. Sin embargo, esto es falso.

Viral dice que está “científicamente comprobado” que las pruebas PCR “no sirven” para detectar el SARS-CoV-2. Foto: captura en Facebook

Antes de comenzar, es importante mencionar que entre las pruebas recomendadas para casos de coronavirus se encuentran los test PCR. Este tipo de evaluación presenta diversos subtipos, entre los que encontramos al RT-PCR (Reacción en Cadena de la polimerasa con Transcriptasa Inversa).

Hasta la fecha, se aprueba el uso de las pruebas PCR para detectar el SARS-CoV-2

Erika Castillo, PhD en Ciencias Médicas, declara a Verificador de La República, que las prueba PCR sirven para detectar la presencia del virus de la COVID-19, pero no para diagnosticar si el paciente está en un estado grave o leve y si contagia o no.

Enfatiza que, en cualquier análisis en laboratorio, no bastan los resultados para determinar el estado clínico porque esto debe ser complementado con otros procedimientos, como, por ejemplo, los síntomas del paciente.

Castillo indica también que dicho criterio se debe tener en cuenta no solo para la COVID-19, sino para otras enfermedades. Asimismo, apuntó que existe la posibilidad de los falsos negativos y positivos por estos test, que son casos inusuales, pero que pueden ocurrir.

Por algo decimos que no es 100% efectivo. Nada es 100% efectivo. Ni tampoco por eso podemos decir que no sirve (el test PCR) porque sí sirve (...). Ningún examen te da la respuesta a todo”, sentencia.

En esa línea, un artículo del 14 de abril de este año, alojado en Science Direct, reconoce a las pruebas RT-PCR “como el método estándar de oro para la detección de la infección por SARS-CoV-2”. Añade que “es muy específica para la detección del virus” y puede dar “un resultado en un período corto”.

Sin embargo, especifica que es “demasiado difícil para ser ampliamente utilizada y requiere equipos de laboratorio costosos y personal de laboratorio altamente capacitado”. Además, señala que “adolece de un nivel de insensibilidad”, lo que implica que “se deben tener en cuenta otras pruebas clínicas e inmunodiagnósticas a la hora de interpretar los resultados de las pruebas de RT-PCR”.

“En conjunto, la prueba RT-PCR sigue siendo la mejor opción para el diagnóstico de la infección por SARS-CoV-2 en pacientes; sin embargo, debido a los inconvenientes mencionados anteriormente, la prueba de RT-PCR debe usarse con sensatez y las características técnicas de la RT-PCR deben mejorarse”, puntualiza.

Artículo en Science Direct. Foto: captura de Science Direct

Otra investigación, publicada el 30 de marzo de 2021 en la referida base de datos de búsqueda científica y médica, determina que los test RT-PCR nasofaríngeos son un estándar importante para el diagnóstico de la enfermedad del coronavirus. Sin embargo, argumenta que estos pueden dar resultado de falsos positivos.

En ese sentido, también recomienda: “El diagnóstico de COVID-19 debe realizarse mediante la combinación de RT-PCR, radiografía de tórax, tomografía computarizada de tórax, manifestaciones clínicas, prueba de anticuerpos y antecedentes de exposición de los pacientes. Esta consideración es urgente para identificar, aislar y tratar a los pacientes lo antes posible para reducir las tasas de mortalidad y el riesgo de transmisión”.

En tanto, un estudio del 19 de enero de 2021, publicado en la revista británica The Lancet, también reconoce las “limitaciones prácticas de la vigilancia virológica” de esta prueba.

“Aunque las pruebas virológicas deben seguir siendo el pilar de los programas de control de enfermedades y el diagnóstico de los pacientes, son imperfectas, como todas las herramientas. Por lo tanto, es esencial que no dependamos únicamente de los resultados de las pruebas de RT-PCR al tomar decisiones clínicas y de salud pública”, precisa.

La muestra de la saliva es una técnica válida, pero no porque haya “mayor carga viral”

En la publicación cuestionan por qué esta prueba no detecta al SARS-CoV-2 a través de la saliva. Afirman que en esta se encuentra supuestamente la “mayor carga viral”, a diferencia de la nariz. No obstante, esto no es verdad.

Un artículo del 12 de abril de 2021, publicado en The Lancet, compara el rendimiento del diagnóstico de diferentes métodos de recolección de muestras clínicas. “Nuestros hallazgos mostraron que los hisopos nasales y faríngeos combinados ofrecían el mejor rendimiento diagnóstico, con alta sensibilidad (97%), especificidad (99%), VPP (97%) y VPN (99%), lo que la convierte en la mejor opción alternativa para obtener resultados precisos”, concluye.

No obstante, determina también que la saliva y los hisopos nasales dieron un diagnóstico similar y muy bueno, con sensibilidades moderadas y altas especificidades, PPV (valor predictivo positivo) y VPN (valor predictivo negativo). (...) La autocolección de estas muestras clínicas no se asoció con ningún deterioro significativo de la precisión del diagnóstico”, detalla.

Artículo en The Lancet. Foto: captura de The Lancet

“¿Por dónde es el lugar de contagio? Por la nariz y por la boca. Entonces, ¿dónde se toma la muestra? En la nariz y en la boca. (Esto) porque se espera que ahí se encuentre más virus”, apunta Castillo a Verificador.

Comenta que la muestra nasal con el hisopo es una técnica que se conoce y se ha usado antes. “Se tiene que usar las tecnologías y conocimientos que ya existen. Esa puede ser la técnica de por qué las nasales fueron las que se produjeron primero, ya que era lo que ya se conocía y luego se van sacando diferentes muestras”, acota.

La especialista expone que existen laboratorios en el que toman muestra de la fosas nasales, algunos de la garganta y otros de la saliva. Sin embargo, aclara: “Se han desarrollado muestras de saliva no porque las de nasal y garganta no funcionen, sino para hacerlo un poco más fácil, menos invasivo como una mejora. Cada forma de tomar la muestra tiene detrás un estudio de que de verdad sirve (...), pero no es porque una sirve y la otra no (...). Todas sirven porque el fundamento es tomar la muestra donde se cree que hay virus”.

En ese sentido, manifiesta que en la saliva se puede encontrar carga viral, pero que encuentre más en uno que en otro depende del contagiado”. " Hay tanta variabilidad sobre dónde exactamente se multiplica el virus (...). Si la persona tiene una carga viral alta, es mucho más probable que encuentren gran cantidad de virus en cualquier zona que le tomen la muestra, incluido en la saliva”, finaliza.

Conclusión

No existen evaluaciones en las que se haya demostrado que las pruebas PCR “no sirven” para detectar el virus de la COVID-19. Por el contrario, hay evidencia científica de que estos test son los más óptimos para identificar al SARS-CoV-2 en el organismo. Sus resultados, en general, no se usan para definir el estado clínico del paciente, sino solo como un proceso que contribuye al diagnóstico. Por ello, calificamos el post como falso.

*Si deseas saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puede pedir a La República que compruebe la información. Envíe su solicitud al apartado Contacto o a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact-checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.