Verificador LR

VerificadorLR

Un post de Facebook difundió una teoría conspirativa en contra de las vacunas. Este bulo supone que las vacunas elaboradas contra la COVID-19, específicamente las de ARN-mensajero, introducen nanorrobots que modifican el organismo.

Vacunas contienen nano tecnología (nano robots), una vez activados van a hackear tu ADN, esos nano robots te conectarán a las torres 5G, y estas a su vez a la inteligencia artificial”, alertó el post compartido más de un centenar de veces.

Sin embargo, se trata de información falsa. Aunque algunas de las vacunas aprobadas de emergencia sí hacen uso de la nanotecnología, ninguna introduce dispositivos tecnológicos que modifiquen el ADN ni conecten el organismo a redes.

Publicación viral comparte teoría antivacuna. Foto: captura de Facebook

Las vacunas no contienen nanorrobots

Ninguna de las vacunas aprobadas de emergencia (13 en total) ni las candidatas a vacuna en fases clínicas ni preclínicas (85 y 184, respectivamente) utilizan como parte de su funcionamiento “nanorrobots”.

De acuerdo con los datos recopilados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), son cinco los principales tipos de vacunas y candidatas a vacunas contra la COVID-19: las de virus inactivado, virus atenuado, vector viral, subunidad proteica y de ácido nucleico o también denominadas genéticas. La entidad internacional precisó que la diferencia entre estas radica principalmente en si utilizan un virus completo o “solo las partes del germen que activa el sistema inmunológico; o simplemente el material genético que proporciona las instrucciones para producir proteínas específicas”.

Al respecto, el médico epidemiólogo Manuel Loayza explicó a Verificador que las vacunas de ARN-m utilizan una porción del material genético del virus para que las células produzcan la proteína necesaria (no todo el virus) y así el cuerpo lo reconozca y genere una respuesta.

En cuanto al uso de la nanotecnología, un artículo publicado en la Revista interdisciplinaria en nanociencias y nanotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) resaltó su importancia en el desarrollo de diagnósticos y vacunas contra la COVID-19. El documento señala que las vacunas de ARN-mensajero utilizan la nanotecnología para recubrir con nanopartículas de lípidos el material genético; es decir, que funcionan a modo de cápsula.

En la imagen, la molécula de ARN mensajero está representado por las bolitas azules del interior. Fuente: ATA Scientific

Así también lo explicó el investigador Josh Davies en The Conversation, quien agregó que las cáscaras lipídicas pueden ser tan delgadas como 5 nanómetros (nm) de diámetro. En el artículo, Davies aclaró que la nanotecnología se caracteriza por contener componentes de entre 1 nm y 100 nm de tamaño, y ha sido usada desde 1880 para identificar virus.

Finalmente, un bulo similar sobre la implantación de un microchip a través de las vacunas se desmintió anteriormente. Al respecto, el presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV), José García, dijo a EFE que introducir chip en las vacunas es “prácticamente imposible”, debido a que estas pasan por un proceso riguroso previo a ser administradas a la población.

Asimismo, el jefe de Asuntos Científicos de la División de Vacunas del laboratorio Pfizer, Alejandro Cané, declaró a CNN que “ninguna vacuna tiene algún ‘chip’ para controlar a nadie; lo único que las vacunas están buscando es controlar la enfermedad viral y la pandemia”.

Las vacunas no “hackean” el ADN

En relación a las vacunas de ARN-m también se difundió la creencia de que modificaban el ADN. Sin embargo, en Verificador hemos desmentido ese bulo en notas anteriores (1, 2 y 3).

El especialista en inmunología comparada, Juan More, aclaró que las vacunas de ARN-m no llegan al núcleo de las células en las que se encuentra el ADN, por lo que no es posible que lo modifiquen. “El ARN se ha modificado en el laboratorio para que solamente sea reconocido (...) en nuestro citoplasma”, indicó.

A su vez, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) también han manifestado que las vacunas no afectan al ADN ni interactúan con él de ninguna forma. “El ARNm nunca ingresa al núcleo celular, que es donde está nuestro ADN”, precisaron.

No existe una relación entre las vacunas y las redes 5G

Al inicio de la pandemia de la COVID-19, se extendió la teoría de que la aparición del nuevo coronavirus estaba vinculado a las redes 5G y desde que inició la campaña masiva de vacunación, se intentó establecer esta misma relación con las vacunas. Sin embargo, eso es falso.

En Verificador, hemos demostrado que las vacunas no tienen un ARN controlable por ondas 5G y que el virus no se propaga a través de esas redes. Patricia Diaz, exdirectora de Fiscalizaciones y Sanciones en Comunicaciones del MTC, manifestó en una nota de prensa que “no existe investigación científica que sustente en modo alguno que las antenas tienen alguna relación con el cáncer, el coronavirus o cualquier otra enfermedad”.

Conclusión

Las vacunas de ARN mensajero no contienen nanorrobots entre sus compuestos; además, no ingresan a las células del núcleo; por lo que no es posible que modifiquen el ADN. Por lo tanto, calificamos la publicación viral como falsa.

*En caso desees saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.