Johana  Perleche

JohanaPerleche

En Facebook, se ha viralizado una entrevista en la que se habla acerca de la candidata a vacuna peruana de Farvet. Esta publicación del 21 de marzo ha alcanzado más de 216.000 interacciones en solo tres días.

Con anterioridad, en Verificador hemos comprobado que es falso que la “vacuna peruana” sí funcione y que su costo sería de 5 soles, así como que es falso que Manolo Fernández haya dicho que “ninguna institución del Estado” ha apoyado la potencial vacuna peruana.

Video acerca de la candidata a vacuna peruana contiene información falsa. Foto: captura de pantalla Facebook

No, la candidata a vacuna de Farvet no es la “única que realmente inmuniza”

En el video que circula en redes, el químico farmacéutico Juan Panay señala lo siguiente: “Esta (la candidata a vacuna de Farvet) es la única vacuna que realmente inmuniza, porque una vez que te la pones, acaba con los virus que tienes en tu cuerpo”. Sin embargo, para afirmarlo se necesita realizar las pruebas de esta inoculación en humanos, cuestión que hasta el momento no ha iniciado.

Esta potencial vacuna solo ha pasado la fase preclínica, de ensayo en animales. Los resultados de esta fase fueron publicados en el repositorio bioRxiv, pero estos no pasaron por la revisión de pares. Es decir, todavía no han sido observados por equipos de científicos/as que puedan comprobar que los resultados sean fiables.

Aunque se mostró efectos prometedores en ratas, ratones y hámsteres, esto puede variar cuando se aplique en humanos. De ahí la importancia de la investigación clínica, que implica al menos tres fases antes de su uso masivo.

Conoce las fases de desarrollo de una vacuna. Foto: La República

Erika Castillo Carrion, PhD en Ciencias Médicas y divulgadora científica en cienciagenérika, sostiene para Verificador que no se sabe si la candidata a vacuna peruana “simplemente funciona o vale la pena” debido a la falta de estudios en humanos, lo que tardaría, en el mejor de los casos, más de un año. Ello, debido a que “Farvet no tiene ni estructura ni equipos para producir vacunas de uso humano, (...) y requiere dinero, logística, bioseguridad y tiempo”.

También aclara que “no es que los que refutamos la propuesta de la vacuna peruana digamos que no funciona, es que simplemente ni siquiera ha entrado a estudios clínicos para decir que funciona o que no funciona. Por eso, decir que funciona y peor aún que es ‘la única que funciona’ es una mentira, porque hasta ahora no se sabe”.

En el video también se menciona que luego de la vacunación una persona puede quitarse la mascarilla, cuestión que ha sido criticada por Castillo Carrion. “Ahí sí está lo peligroso, la candidata vacuna peruana ni ninguna te da licencia para quitarte la mascarilla, porque estamos en pandemia y aunque no te enfermes, podrías transmitir el virus a otros aún no vacunados”, afirma.

Asimismo, resalta que las vacunas no impiden que te infectes, sino que prepara a tu cuerpo para que combata al virus con más fuerza y rapidez si te infectas. Entonces, “o no llegas a desarrollar la enfermedad, o los síntomas serán leves, y, sobre todo, los efectos a tu organismo no serían dañinos para comprometer tu salud o tu vida”, afirma la científica.

Las vacunas de ARNm han sido estudiadas desde inicios de la década de los 90

Juan Panay también señala en el video que las vacunas de ARN mensajero (ARNm) son “innovaciones tecnológicas que no tienen estudio a largo plazo”. Esto es engañoso.

En un artículo publicado en agosto de 2004 en la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, titulado Vacunas basadas en ARN mensajero, se menciona que desde inicios de la década de los 90 han surgido investigaciones científicas con la propuesta tecnológica del ARNm.

La bióloga genetista Erika Castillo Carrion explica que si bien esta es la primera vez que se usa las vacunas de ARN mensajero para inoculaciones masivas, ya se han registrado estudios clínicos para otras enfermedades antes de la pandemia. En estos ensayos se evalúan los efectos a corto, mediano y largo plazo.

“Si bien para el COVID-19 no hay resultados a largo plazo, hay estudios anteriores (de vacunas de ARNm) que no presentaron efectos adversos, lo que podrían dar una buena señal, pero obviamente los estudios para el caso específico del COVID-19 continúan”, sostiene Castillo Carrion.

En esa misma línea, Ignacio López-Goñi, catedrático de Microbiología en la Universidad de Navarra, señala en un artículo para The Conversation que son amplias las ventajas de las vacunas de ARNm. Una de ellas es que este tipo de inoculaciones son relativamente más baratas que otro tipo de vacunas.

Además, el diseño de prototipos de candidatas a vacunas ARNm es rápido y se puede realizar en unas semanas, lo que la convierte en una excelente herramienta ante la aparición de nuevos patógenos en los que se necesite una vacuna con urgencia, como en el caso de las pandemias. Por ejemplo, López-Goñi menciona que “Moderna fue capaz de diseñar su vacuna de ARNm contra SARS-CoV-2 tan solo seis semanas después de que el genoma del virus se hiciera público”.

Erika Castillo Carrión también recuerda que no todas las vacunas autorizadas hasta el momento para combatir la COVID-19 usan el ARN mensajero; solo Pfizer y Moderna lo hacen. “Todas (las vacunas y candidatas a vacunas) incluyendo la peruana están usando innovaciones tecnológicas porque se está modificando en laboratorio, así se usen vectores virales, igual es una inducción artificial para que nuestro cuerpo produzca defensas”, explica. Asimismo, afirma que es importante que todas las vacunas contra la COVID-19 sigan con los estudios a largo plazo.

Cómo funciona la vacuna de ARN mensajero? Las vacunas de los laboratorios #moderna y #Pfizer emplean la nueva...

Publicado por cienciagenerika en Jueves, 7 de enero de 2021

El caso de Chile

Otro de los bulos que se dijeron en el viral es que Chile compró “80 millones de dosis para una población de 17 millones y está en una emergencia peor que la peruana”. En referencia a que la campaña de vacunación no habría dado resultados.

Declaraciones similares acerca del número de inoculaciones adquiridas por el país sureño ya fueron desmentidas con anterioridad por PerúCheck. En la nota del 23 de marzo, se esclarece que Chile cerró acuerdos con farmacéuticas para la adquisición de casi 39 millones de vacunas: 10 millones de Pfizer-BioNTech, 14 millones de Sinovac, y el resto de AstraZeneca, Johnson & Johnson y la alianza Covax.

De acuerdo con el rastreo de vacunas que realiza la Universidad de Oxford, este país se ubicaba en el tercer lugar mundial en dosis administradas por cada 100 habitantes, solo superado por Israel y Emiratos Árabes.

¿Cómo se explica que a pesar de su avanzada vacunación, Chile esté en una emergencia sanitaria grave que ha obligado a endurecer las medidas?

Claudia Cortés, académica de la Universidad de Chile y vicepresidenta de la Sociedad Chilena de Infectología, menciona a BBC que las vacunaciones y el aumento de casos de coronavirus no tienen una correlación. Explica que aún no se puede mencionar un descenso de los contagios porque la campaña de vacunación nacional es relativamente reciente. Además, detalló que algunos chilenos se confiaron porque estaban inoculados y no siguieron con los cuidados necesarios.

“Con el inicio de la vacunación, hubo un mal manejo de la información que se le entregaba a la población y con la comunicación de riesgo, dando a entender que con la vacuna ya esto se había solucionado”, cuenta Cortés

Por su parte, Juan Carlos Said, máster en Salud Pública por el Imperial College de Londres, también señala a la BBC que “no hay contradicción entre el aumento de los casos y las vacunas. Realmente estaríamos pidiendo algo que no se puede esperar de las vacunas. Las vacunas no actúan de inmediato”.

Cortés, Said y Castillo coinciden es que es muy pronto para ver los efectos de las campañas de vacunación.

En ese sentido, Said estima que el número de muertes y casos graves aminoren para finales de marzo o inicios de abril. Sin embargo, sostiene que es poco probable que los contagios disminuyan en corto plazo.

El caso de China

Juan Panay también desinforma al decir que “la vacuna china, los chinos no la usan. No ha sido inscrita en el órgano regulador chino para su uso de emergencia. (...) Los únicos que la han aceptado son los peruanos”.

En una nota anterior de Verificador, comprobamos que la vacuna de Sinopharm se aprobó en julio de 2020 por las autoridades chinas bajo el esquema de “vacuna de emergencia”. Luego, en diciembre de ese mismo año, esta vacuna fue la primera en lograr la autorización para “comercialización condicional” por la Administración Nacional de Productos Médicos de China.

Citado por el diario El País, Zeng Yixin, subdirector de la Comisión Nacional de Salud, sostuvo que desde la aprobación de la vacuna de Sinopharm para uso de emergencia en julio, la campaña de vacunación de grupos especiales ha generado que ya se haya administrado a más de 2 millones de personas.

Por otro lado, es falso que los únicos que aceptaron las vacunas chinas son los peruanos. Según cálculos de la agencia de noticias The Associated Press (AP), China ha comprometido alrededor de 500 millones de dosis a más de 45 países. Entre ellos, se encuentran países latinoamericanos como Perú, México, Argentina y Brasil, que ya se han beneficiado de la producción del gigante asiático. También lo han hecho más de 20 de naciones en Asia y Medio Oriente.

*Tratamos de contactarnos con el químico farmacéutico Juan Panay y con el médico veterinario Manolo Fernández para obtener sus descargos acerca de estas declaraciones. Sin embargo, hasta el cierre de esta nota no contestaron nuestros mensajes.

Conclusión

Aunque la candidata a vacuna peruana ha mostrado resultados prometedores en ratas, ratones y hámsteres, todavía no ha sido probada en humanos. Para afirmar si “realmente inmuniza” se necesita pasar satisfactoriamente al menos por las tres fases clínicas que demuestren su seguridad y eficacia. Por ello, es falso que esta potencial vacuna peruana sea la “única vacuna que realmente inmuniza”.

*En caso desees saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.