Verificador LR

Una publicación, del 17 de marzo de 2021, afirma que en los Estados Unidos murieron 1.000 personas a causa de las vacunas desarrolladas contra la COVID-19.

“En dos meses que lleva la vacunación, 1.000 estadounidenses han fallecido después de recibir la vacuna (...) de ARN ‘anti’ coronavirus, de las marcas Pfizer-BioNTech o Moderna”, alerta . Sin embargo, esta información es engañosa.

Post anuncia que en Estados Unidos fallecieron 1.000 personas por las vacunas. Foto: captura en Facebook.

No hay pruebas oficiales de que 1.000 personas murieron por las vacunas

Hasta el momento, no existe información oficial del país sobre estos supuestos fallecidos a causa de la inmunización. Por su parte, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos han registrado información actualizada, hasta el 16 de marzo de 2021, sobre los efectos adversos reportados durante la campaña de vacunación.

En el caso de muertes, esta institución informa que, entre el 14 de diciembre del 2020 y el 15 de marzo del 2021, el Vaccine Adverse Event Reporting System (Vaers) recibió 1.913 notificaciones que dan cuenta de personas que fallecieron luego de recibir la vacuna contra la COVID-19. Sin embargo, aclara que no hay una relación de causa y efecto por las vacunas.

Notificaciones de muertes durante la campaña de vacunación. Foto: captura en la web de los CDC.

Los CDC explican que, junto con la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA), analizaron información clínica disponible, certificados de defunción, datos de autopsias y registros médicos “para evaluar las notificaciones en mayor profundidad”. Tras la revisión, comunicaron que “no se encontró ninguna evidencia de que la vacunación haya contribuido con la muerte de los pacientes”.

No obstante, indica que, en coordinación con la FDA, continuará con las examinaciones de este tipo de casos notificadas al Vaers.

Las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna demostraron seguridad en los ensayos clínicos

En un artículo de The Conversation, publicado el 10 de marzo de 2020, las científicas Matilde Cañelles López y María Mercedes Jiménez realizaron una evaluación de las vacunas —autorizadas para uso de emergencia— de las farmacéuticas de Pfizer-Biontech, Moderna y Johnson and Johnson-Janssen y AstraZeneca e indicaron que estas funcionan y muestran seguridad.

Explicaron que, en los ensayos clínicos, las vacunas demostraron que pueden reducir el desarrollo de cuadros graves de COVID-19 y muertes, aunque con una cantidad reducida de personas por lo que deben seguir recopilando datos durante la vacunación.

Además, sostuvieron que estas presentan efectos adversos muy similares, que no difieren con las otras vacunas recibidas al nacer. También señalaron que en “ninguna vacuna se han observado reacciones de intensidad severa”, pero que deben continuar en constante vigilancia.

“Sí se han llegado a observar reacciones alérgicas que, por ser extremadamente infrecuentes, se clasifican como ‘de frecuencia desconocida’. Estas, afortunadamente, han remitido tras intervenciones rápidas. Por eso es recomendable reposo y vigilancia unos 15–30 minutos posteriores a la administración”, aconsejan.

Erika Castillo, PhD en Ciencias Médicas y fundadora de Cienciagenerika, declaró en una verificación anterior que todo tratamiento e intervención médica produce efectos secundarios: desde un dolor y picazón hasta un shock anafiláctico —una respuesta exagerada e inmediata de un organismo alérgico o muy sensible a cierto medicamento—. Precisó que estas reacciones están más asociadas a cómo responde el cuerpo de una persona que por la vacuna.

Recalcó que estas vacunas se autorizaron por la urgencia de controlar la pandemia del nuevo coronavirus. Sin embargo, declaró que, para esta modalidad de aprobación, cumplieron ciertas condiciones, que es estar en la fase 3 del ensayo clínico, que no haya un tratamiento alternativo probado para esta enfermedad y que presenten eficacia y seguridad con estudios validados.

Los efectos adversos de las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna generalmente son leves

De acuerdo a los CDC, las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna, con plataforma ARN mensajero, presentan el 95 % y el 94,1 % de eficacia, respectivamente. Ambas presentan similares efectos secundarios, los cuales son calificados como comunes y leves. La personas en el brazo puede sentir dolor, enrojecimiento e hinchazón y en el cuerpo percibir cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular, escalofríos, fiebre y náuseas.

“Estos efectos secundarios son signos normales de que su organismo está generando protección y deberían desaparecer al cabo de unos días”, señala.

Efectos secundarios. Foto: captura en la web de los CDC.

Conclusión

Los CDC informaron el 16 de marzo de 2021 que hubo reportes de casos de muertes después de la vacunación, pero que fueron evaluados y no hallaron una relación de causa y efecto. Tampoco a la fecha existen registros oficiales que prueben que las vacunas causaron la muerte de 1.000 ciudadanos en Estados Unidos. Por ello, calificamos el post como engañoso.

*En caso desees saber si una publicación en las redes sociales es cierta o falsa, puedes pedir a La República que compruebe la información. Envía tu solicitud al apartado Contacto o escríbenos a nuestro WhatsApp (+51 997 883 271).

Newsletter Verificador LR

Suscríbete aquí al boletín de Verificador de La República y recibe en tu correo electrónico los artículos de fact checking desmintiendo la información falsa que circula en internet.